/hisrol/ - Hispa Rol

Donde lo que importa, es que te diviertas roleando

Index Catalog Archive Bottom Refresh
Mode: Reply
Name
Options
Subject
Message

Max message length: 8000

Files

Max file size: 32.00 MB

Max files: 5

Supported file types: GIF, JPG, PNG, WebM, OGG, and more

Captcha
E-mail
Password

(used to delete files and postings)

Misc

Remember to follow the rules

The backup domain is located at 8chan.se. .cc is a third fallback. TOR access can be found here, or you can access the TOR portal from the clearnet at Redchannit 2.0.

Global Moderator Recruitment is OPEN!

8chan.moe is a hobby project with no affiliation whatsoever to the administration of any other "8chan" site, past or present.

(96.37 KB 1280x720 Backrooms.jpg)

(60.83 KB 547x600 Nivel3.jpg)

The Backrooms 2 08/09/2021 (Lun) 22:50:01 Id: 215f0b No. 22935
Cruzas una puerta. Presionas un piso al azar de un elevador. Caminas distraído por un pasillo. Las razones son variadas y generalmente poco importantes para lo que se te presenta. Acabas de terminar en una dimensión desconocida, el lugar más cercano al limbo. Bienvenido a los Backrooms. ¿Tu misión? Sobrevivir y volver a la realidad. <Información sobre ti >Nombre y apellido >Genero >Edad >Sobre ti >Sobre tu pasado <Tus estadísticas HP: 100 Energía: 50 (Se gasta 1 cada turno/hora. Al llegar a 0 caes rendido e inconsciente) Hambre: 20 / Sed: 20 (Se gasta 1 cada turno/hora. Si llegas a 0 en una, pierdes 1 de vida cada turno, 2 si no tienes nada en ambas y de paso tus dados se reducen a la mitad) -Fuerza: 0 (Suma a tus dados izquierdos) -Agilidad: 0 (Suma a tus dados derechos) -Resistencia: 0 (Resta a los daños que recibas) -Suerte: 0 (Te permite hacer un re-roll. Gastas 1 para siempre cuando se usa) Tienes 20 puntos para repartir. ... <Tutorial sobre el ambiente -Cada piso tiene sus diferentes reglas, algunos pueden compartir mecánicas, otros no. Depende de cada errante averiguarlo. -Hay 2 modos, Exploración y Seguro. Exploración es cuando te andas moviendo por el Backroom. Seguro es cuando estás en un campamento o lugar de descanso, ya sea propio o ajeno. -En Exploración, cada turno es una hora de tiempo. En modo Seguro el tiempo no pasa a no ser que duermas o realices una opción que conlleve pasar horas. -Ganas 1 punto para tus estadísticas cada vez que superes un Backroom por primera vez, o venzas a una de las criaturas que deambulan por los trasteros. -Hay armas y equipo, economías, y grupos de personajes humanos neutrales a ti, u hostiles a ti. -Al comienzo no tienes armas ni herramientas. A lo mucho posees un que otro objeto de uso cotidiano en tus bolsillo. -Cuando estás en modo Exploración, tienes que lanzar un dado 1d50 sí o sí. Este determinará los eventos que ocurran en cada turno. Puedes lanzar varias tiradas en caso quieras avanzar varias horas <Tutorial sobre dados en las batallas -Lanza dos dados 1d50, el primero o izquierdo determina el daño, el segundo la velocidad para ver si pegas, bloqueas, o esquivas primero, para ello debe ser una tirada mayor a la del enemigo. No se falla a no ser que algo te haga fallar, ejemplo: Las luces se apaguen o cosas por el estilo. -Modo Esfuerzo: Por cada punto de energías que decidas gastar, puedes aplicar un +2 en tus dados izquierdos o derechos, o un +1 en cada dado. Pueden activar el modo esfuerzo durante cualquier pelea o acción física y mental. Solo recuerda una cosa, y es que si la energía llega a 0, caerás inconsciente por el cansancio.
>>23348 En ese turno usaba los dados del turno anterior para regresar a los pasillos, pero bueno, da igual. 1d50 = 29 1d50 = 19 1d50 = 6 1d50 = 42
>>23382 ¿Me puedo guardar ambos dados que tiré entonces? Me salió finalmente un 50 y desperdiciarlo... ;_; -Byrone- <Tras decirle que no cometería fechorías ni tonterías le pudieron dejar pasar, aunque terminó un tanto apenado por el hecho de que le hicieron dejar su pepsi... El mundo es así. <Ya dentro, se acomoda y espera a que le llamen, mientras que disfruta el calor y cierra sus ojos para terminar acomodándose en el respaldar, terminando por tomar una breve siesta... <... <... Tras terminar la espera, la voz de una chica lo hace abrir los ojos, y aunque esto no le quita su sonrisa, se termina apenando un poco por no haber despertado en el lugar de antes... Siendo que no le dice nada respecto a estar sentado entonces él se mantiene en su lugar, desde allí empieza a ver el cuestionario que debe llenar... >Nombre: >Genero: >Edad: >Año: ... <¿Y cómo sé yo que este lugar no tiene otro año, sueño? ¿Me estás tendiendo una trampa? <Aunque se dio cuenta de lo que debía hacer, no estaba del todo seguro que fuera una buena idea preguntar el año, ¡pero! ello no significa que no vaya a hacerlo. Oye, me... <Mientras levantó su mirada para hacer una pregunta, la joven le interrumpió, aprovechó para bostezar y, suponiendo que eso le era una respuesta a la muchacha, siguió con lo que iba a preguntar. Me dices en cuál año estamos, ¿Por favor? <Solicitó ese dato para ponerlo en el cuestionario >Trabajos u/o estudios anteriores: Primario completo Dos años de secundario <Tachó lo que ni siquiera podía responder en la sección, y siguió. >Conocimientos prácticos: >Aspiraciones (¿Qué buscas en la vida?): ... <¿Y qué pongo...? >Aspiraciones (¿Qué buscas en la vida?): <Nada más completo, he... >¿Cuanto tiempos llevas en los backrooms? (Da un aproximado): ... <¿Qué? <Por un momento quedó confundido por la pregunta... ¿Se podían ir múltiples veces a estos lugares? ¿Entonces era algo así como un sueño lúcido? >¿Cuanto tiempos llevas en los backrooms? (Da un aproximado): <Corrigió la palabra a la que le faltaba una S y dio su respuesta, después de todo, era su primera vez. <Bostezó nuevamente, y entregó el cuestionario y la lapicera.
(73.29 KB 800x539 BNTGciudad.jpg)

(427.82 KB 720x1030 MEGjoe3.jpg)

(34.63 KB 1370x767 Hether.jpg)

>>23384 <Marie Griffin (Seguro. Día 1, Hora 6) HP: 100/100 Energía: 45/50 Hambre: 10/21 - Sed 13/20 -Fuerza: 4+10 Cuchillo militar viejo -Agilidad: 5 -Resistencia: 5 -Suerte: 6+1 Estampilla de estrella de Julia Inventario: -Bolsillos 4/4 Lápiz Libreta Botella agua del almendra (Incompleta. 8/15) Ficha BNTG -Mochila rosada 6/10 Sándwich simple de huevo (Completo. 10/10) PUNCH (Completa. 10/10) Celular (Apagado. Carga 4/8) Botella de plástico (Vacía) Bolsa de plástico (Sándwich simple de jamón y queso. Completo. 10/10) Smiler Fluid Nivel 1 El guardia se te queda mirando, y al verte tan llena de curiosidad por lo que te rodea, decide echar un poco más luz sobre a donde se dirigen. Joe: Vamos al lugar donde crecí. Espera que con eso baste para que preguntes menos. Pero hay algo que te preocupa más allá de eso, el saber si King podrá encontrar una salida y regresar a su hogar, como aparentemente parece querer. Joe: Como pensé, Julia no te lo dijo... Deja de andar un momento para encararte. y en su cabeza se debate si decirte la verdad o no: El hecho de que nunca se ha registrado un escape exitoso de los Backrooms. Hay desapariciones, pero nunca un hecho empírico que un indique una huida sin echar mano a la incertidumbre, suposiciones, y chismes poco fiables en plan Ayer vi a Carlitos volver del mundo real, y entonces voló sobre mí y me disparó con su rayo láser. Ahora el misterio está en saber cómo reaccionaría una niña como tú frente la noticia de tal vez nunca regresar donde pertenece. Joe ha visto a muchos hombres y mujeres desmoronarse tras saber, y espera que contigo no se repita el caso. Joe: Más tarde tendremos una charla corta... Una charla larga... Le cuesta decidirse. Joe: Tendremos una charla que espero sea corta. Y respecto averiguar donde asignaron a King, Joe te dice que preguntará con Anastasia luego. Lo que ninguno sabe es que el fontanero se fue a probar suerte en el exterior del trastero, en una cruzada cuyo mayor logro de momento ha sido quitarle la sed a Brandon Marco Gol. Rato después en el interior de la pequeña ciudad, recuperas tus objetos robados y consigues uno más. Aunque la situación no fue a mayores, Joe prefiere evitar que te extravíes de nuevo, así que extiende su mano hacia la tuya. Dices que eres demasiado grande para eso, y el MEG contesta. Joe: Para mí luces pequeña. Terminas aceptando, así que el MEG envuelve tu pequeña mano con la suya más grande, te toma con delicadeza para llevarte por esas calles como si fueses su hija. Se alejan de la zona central para llegar a una parte de la ciudad menos ruidosa y abarrotadas, más pobre. Niños juegan correteando detrás de un perrito. Los mayores platican cerca de estufas y fogatas donde cocinan sus alimentos. Hay varias pilas que sirven de vertederos, y algunas personas escarban entre los desperdicios para ver si encuentran algo de valor o de comer. Desde una mesa donde hombres sombríos juegan alguna apuesta con cartas, recibes varias miradas de evaluación, para luego perder inmediatamente el interés por encontrarte en compañía del MEG. Entre las carpas ves como una mujer desnuda y risueña es perseguida por otro hombre que solo lleva envuelta en la cintura una toalla, se meten en unas de las tiendas de campaña que luego se empieza a mover como los coches del GTA San Andreas cuando hay una sexo-servidora dentro. Tal vez ese no sea el sitio más cristiano de los Backrooms, pero es lo más cercano a un hogar para muchos. Joe te indica que pases a una de las tantas carpas abierta, y luego de que entras, él va detrás de ti, le toca mantenerse encorvado para evitar romper la tienda. En el interior hay una joven acurrucada entre sabanas y almohadones, soplando una taza humeante de café. La joven se mantiene mirando a la nada, perdida en sus propios pensamientos hasta que Joe dice su nombre. Joe: Hether. La joven ladea el rostro hacia la entrada y abre muchos los ojos al ver al MEG ahí, para luego recuperar su expresión tranquila. Es obvio que para ella el soldado es una visión familiar. Joe: ¿Donde están Marco y Birda? Hether deja la taza a un lado y procede a mover las manos en un patrón singular. Joe: Típico de ellos. Te traje esto. El MEG se acerca y le deja las monedas, la tarjeta, y el pan a un lado de donde reposa la mujer, a fácil alcance. Hether ojea los objetos y continua haciendo señas sin musitar una sola palabra. Joe: Busca un coleccionista, o alguien que te lo cambie por comida y leche. En el momento que termina de decir la palabra leche, el llanto de un bebé interrumpe la quietud. Hether se arrastra hasta una cuna de telas ubicada en un extremo de la tienda y carga a un infante que no habías visto hasta ahora. Acuna a la bebé en sus brazos, y esta en poco tiempo deja de llorar y permanece mirando todo con una curiosidad típica de los retoñitos. Cuando la niña está tranquila, es que Hether se da cuenta de la otra niña en la carpa, osea tú. Aun con el bebé entre brazos mueve las manos para comunicarse con el soldado. Joe: Se llama Marie. Es nueva. La llevaré con Charmy. Al oír ese nombre Hether frunce el ceño y agita las manos con más intensidad en gestos inquisitivos. Joe: No, Anastasia la quería con la administración. Sea lo que sea que estén hablando, dibuja enojo en el rostro de la chica muda quien sigue discutiendo sin palabras con Joe. Joe: Claro que puede. Llegó hasta el MEG sin ayuda, y sobrevivió a una ventana. ¿Qué más quieres? Hether suspira y respira hondo como para intentar calmarse pues tiene en sus brazos un bebé. Te mira, y esboza una sonrisa compresiva. Busca decirte algo con el movimiento de sus manos, y en caso de que no entiendas el lenguaje de señas, Joe te traduciría. Joe: Pregunta si quieres café.
(104.78 KB 1200x900 Nivel1e.jpg)

(23.17 KB 400x268 Deathmoth_macho.jpg)

(72.10 KB 914x700 Nivel1agujero19.jpg)

>>23389 <Jake King (Explorando. Hora 14) HP: 100/100 Energía: 40/53 Hambre: 15/20 - Sed: 22/26 Fuerza: 7+10 Cuchillo militar viejo Agilidad: 2 Resistencia: 3 Suerte: 0 Inventario: -Bolsillos 2/4 Lata de Pepsi (Vacía) Sándwich simple de huevo (Completo. 4/10) Nivel 1 Llegas al final del camino, frente a ti está el marco de una puerta que da a una amplia zona, justo como la que has visto múltiples veces antes de alcanzar ese punto, pero con el suelo más encharcado y las paredes más derruidas. Otra diferencia es que te ubicas en un segundo piso, y te toca bajar de alguna manera para poder tomar uno de los tantos corredores que se ofrecen en la planta de abajo. Durante tu descenso, notas en el techo a una docena de polillas muy grandes reposando junto los paneles de luz en el techo. Alcanzas el suelo y observas tu alrededor, ese es el momento cuando descubres un agujero en la pared más cercana, lo suficientemente grande para recibir a un hombre adulto si este se arrastra. Al evaluarlo más de cerca, el aroma a madera podrida y humedad invade tus fosas nasales, y captas un lejano crujido que viene de la oscuridad en el fondo. Te resulta imposible calcular la distancia.
(428.48 KB 1000x750 BNTGsaladeespera.png)

(28.14 KB 992x558 BNTGAnastasia2.jpg)

Ultimo turno de hoy. Aviso que mañana no habrá rol. >>23392 <Byrone Yae (Seguro. Hora 7) HP: 100/100 Energía: 57/60 Hambre: 10/20 - Sed 10/20 -Fuerza: 0 -Agilidad: 10 -Resistencia: 0 -Suerte: 0 Inventario: Nivel 1 La burócrata lee tus respuestas. Lo primero que llama su atención es tu edad. Anastasia: ¿12? Pareces mayor. Lo siguiente que nota es que te faltó escribir el año. Tú no dudas en preguntar cual es la fecha, una interrogante que en la realidad habría dado paso a que te mirasen como un bobo, un loco, o un viajero en el tiempo. Pero en los Backrooms la cosa no está tan clara. Anastasia: Tienes que completar el cuestionario sin ayuda. De lo contrario no puedes entrar. Te toca hacer memoria o abstenerte a las consecuencias, aunque no estás seguro si ella fuese lo bastante cruel para dejar marchar completamente solo a un niño de 12 años. La burócrata sigue leyendo sin cambiar su estoica expresión. Anastasia: Dudo que seas un terapeuta especializado en el sueño... Y jugar videojuegos no es un conocimiento practico. Pasa a las aspiraciones. Anastasia: La felicidad tampoco es practica. Cámbiala. Arquea una ceja frente la sesión final. Anastasia: ¿Uno? ¿Uno qué? ¿Un día? ¿Una hora? Tienes que especificar cuanto tiempo llevas atrapado. No hacemos excepciones. Te devuelve el cuestionario y el lapicero para que completes el test. De momento a la burócrata no se le ocurre donde ponerte, tal vez en mantenimiento, o entrenarte para acopios suministros. Eso sí, ya tiene claro que no te asignará con los niños exploradores ni en estudios administrativos, ya que pareces muy flojo. ... <¿Me puedo guardar ambos dados que tiré entonces? Esta bien. Solo recuerda citar el post cuando vayas a usar los dados.
>>23348 >>23415 >¿Aprendiste telepatía? <Ya quisiera... Después de "evitar" una catástrofe, regalar una Pepsi™ y despedirme, vuelvo a los pasillos con ánimos de encontrar una salida. En el camino no hay mucho, además de la soledad y uno que otro pensamiento pasajero que pasa por mi cabeza como si de una nube blanca en el cielo celeste se tratase. <Entonces... 0 a 40 niveles... Por alguna extraña razón tengo el presentimiento de que la salida estará en el nivel 40, donde se encontraba la puerta gigantesca aquella. Fin del pasillo. Me encuentro con uno de esos lugares amplios como los que ya he visto. La diferencia es que este me da muy mala espina por alguna razón. Quizás sean sus pilares, sus charcos o sus paredes agrietadas. 'Supongo que toca bajar. También sería bueno regresar por el mismo pasillo, pero bueno. Me muevo hasta el borde y observo la altura. No es mucha, pero una mala caída me podría costar uno o varios huesos. Hasta una pierna rota. <Aquí voy. Me doy la vuelta y me agacho. Me sostengo de la "cornisa" del pasillo y ya habiendo disminuido algo la altura de la caída dejando mi cuerpo colgando, me dejó caer. Caigo a la "planta 1" de pie, y el eco del sonido de mi caída no se hace esperar en este sitio extraño. <Bien. Observo el lugar, caminando unos pasos hasta que mi vista queda en el techo, donde se encuentran un montón de polillas de gran tamaño reposando cerca de los paneles de luz. <... Creo que me encuentro en Australia. Pero el chiste malo termina cuando observo hacia la pared cerca donde hay un agujero no muy grande, pero sí lo suficiente para que pueda entrar a rastras. <No. Sin embargo, me acerco, y un aroma invade mi nariz... El no tener olfato es una mierda. <Debe oler a cerrado. Entonces desde la oscuridad del hoyo se escucha algo moverse hacia este sitio. <Por suerte hoy vengo preparado. Me escondo a un lado del hoyo con cuchillo en mano para luego lanzar la lata vacía hacia uno de los pilares, causando ruido en la zona abierta. Espero allí a lo que sea que se arrastre, y cuando salga hacia la lata, le meto una buena puñalada trapera. Eso si es una criatura como aquellos dos gordos, de lo contrario simplemente espero.
>>23426 -Byrone- <No pasa ni un minuto antes de que la chica empiece a soltarle una extensa devolución respecto a su mal resuelto cuestionario... >¿12? Pareces mayor. Em... bueno, tampoco es como que pueda mostrarte lo contrario... Además, tampoco pareces tan mayor, quizás... ¿20? <En su rostro, una breve, pero notoria sensación de picardía se mezcló con su regular sonrisa de paz y tranquilidad mientras por un momento quitó su mirada de la muchacha al decir lo primero. Después de todo, así son los pubertos en esa edad. >Tienes que completar el cuestionario sin ayuda. De lo contrario no puedes entrar. Bueno, bueno... <Será entonces el año de siempre, supongo. <Con lapicera en mano, completó la parte en blanco. >Año: <Listo. >Dudo que seas un terapeuta especializado en el sueño... ¿Y? Soy de los mejores en dormir, puedo enseñarle a cualquier cómo dormir cual bebé >... Y jugar videojuegos no es conocimiento práctico ¿Ehhhh? ¿qué eres, una madre preocupada? Se puede ganar mucho dinero por jugar bien o por jugar para las masas, no es 1900... <La actitud soberbia le hizo imposible el no contestarle casi burlonamente a alguien que, según él y sus ideas, dijo algo mal. >La felicidad tampoco es practica. Cámbiala. <... ¿No que no podían ayudar? <Por un momento su mueca reveló un tanto de incredulidad y leve pesar, ¿cómo no iba a estar bien la felicidad? Pero tras un inminente bostezo el asunto pasó a segundo plano, y corrigió. >Aspiraciones (¿Qué buscas en la vida?): <Tras terminar de corregir, el simple pensamiento de una cama cómoda le hizo soltar otro bostezo lleno de deseo. >¿Uno? ¿Uno qué? ¿Un día? ¿Una hora? Tienes que especificar cuanto tiempo llevas atrapado. No hacemos excepciones. ¿Hm...? Esa no es la pregunta, mira, aquí dice... <Se levanta de su asiento, y poniéndose a un lado de la muchacha le indica "cuantos tiempos llevas en los backrooms". Si fuera "cuánto tiempo" si sería de tiempo, pero aquí no dice eso... ¿O no viste lo que me entregaste? <Tras terminar de explicarle su error a la burócrata, volvió a bostezar, y se frotó un ojo, tenía sueño. Le entregó el cuestionario y la lapicera una vez más, pues ya todo estaba lleno, y tomó asiento a la espera de una quizás inminente devolución o directamente el permiso de entrar... Y dime... ¿Tienen buenas camas? <Mientras esperaba a que ella revise, hizo una pregunta mientras se relajaba en el sofá tan cómodo y atrapante... aunque intenta no cerrar los ojos, sus párpados caen un poco.
>>23409 >Marie Su duda es medio respondida. <Vamos al lugar donde crecí. "Hm... ¿bueno...?" (¿A su casa? ¿o dónde...? No responde mucho...) Sin estar satisfecha pero habiéndole sacado lo que podía, deja eso de lado y pregunta otra cosa... con respecto a King, a quien quería ayudar. <Como pensé, Julia no te lo dijo... "¿Hm...? ¿Decirme qué?" El hombre para... y en consecuencia, la pequeña también. <Más tarde tendremos una charla corta... Una charla larga... "¿...?" <Tendremos una charla que espero sea corta. "Bueno..." -responde incómoda- (Eso... no suena bien...) Luego de confirmar que el soldado le diría donde fue asignado el hombre, ambos llegan a la ciudad, en la que por culpa de un robo, le ofrecen ir de la mano... algo para lo que se sentía muy mayor. <Para mí luces pequeña. "T-tú eres muy grande..." Aún así, acepta... y comienza a ser guiada a una zona alejada del centro, donde todo se volvía menos bonito. Con gente haciendo cosas de pobre, donde la miran con ojos extraños que la incomodan... donde ve a una mujer desnuda siendo perseguida por un hombre, haciendo que la chica ponga un rostro de desagrado y casi de horror. (No quería ver esoooo, ¿Por qué no pudimos llegar unos momentos despuéeees?) Siguiendo indicaciones, el la chica entra a una de las tiendas de campaña... donde se encontraba una mujer con una taza... (¿...? ¿Qué hacemos aquí...?) Marie se mantiene en silencio... y su escolta habla, recibiendo sorpresa y eventualmente palabras en forma de señas inentendibles para la chica. Joe le entrega lo conseguido a la joven... ese le parece un buen destino para el botín a la niña... excepto por la tarjeta, cuya utilidad es un misterio para Marie. <Busca un coleccionista, o alguien que te lo cambie por comida y leche. (¿La tarjeta...?) Entonces, el inconfundible llanto de un bebé lleva la mirada de la chica a una cuna, de la cual Hether saca un bebé que hace que la mirada de la pelirroja se vuelva una de preocupación... El bebé es calmado y la chica finalmente es notada... lo queda lugar a más señas. <Se llama Marie. Es nueva. La llevaré con Charmy. "H-hola..." -saluda- La mujer parece molesta, lo que que hace a la niña entornar las cejas con confusión pero manteniendo su preocupación. <No, Anastasia la quería con la administración. (Es cierto...) <Claro que puede. Llegó hasta el MEG sin ayuda, y sobrevivió a una ventana. ¿Qué más quieres? "¿E-eh...? ¿Qué...?" -quería respuestas también- La mujer se calma y cruza miradas con la pequeña, regalándole una sonrisa... lo que Marie responde calmando su carita para recibir sus señas... "¿Hm...?" -no entendió- <Pregunta si quieres café. "A-ah..." -niega con la cabeza- "N-no, gracias... No puedo tomar café..." -responde- Era demasiado fuerte para ella. No había mucho que agregar kek
(61.29 KB 600x525 buaaa.jpg)

¿Hasta aquí llegamos OPecito?
(279.75 KB 1366x672 BACKROOMS.jpg)

Aquí OP. Aviso que no he muerto, solo he tenido ciertos percances. En palabras cortas, digamos que mi proveedor de internet fue apuñalado, y hasta que resuelva ciertas cosas no podré continuar en rol. Estaré disponible durante el día de hoy, por eso si están dispuestos a regresar a jugar cuando la cosa se normalice en las siguientes semanas, me gustaría saberlo.
>>24162 Ah, pues me alegro. Pensé que morimos kek Yo sí esperaré, me quedaré hasta el final como dije.
(120.55 KB 800x1200 peque-brujulas.jpg)

>>24176 He guardado los turnos, aunque seguramente solo pueda postear respuestas para el siguiente fin de semana. En pro de compensar el tiempo perdido, dejaré unas preguntas para cada anon y de ese modo poder implicar lo que harían sus personajes en las siguientes escenas. Necesito las respuesta a esta noche a más tardar para poder escribir los turnos y publicarlos cuando tengan chance Implicando que los otros negros quieran seguir. PREGUNTAS PARA MARIE >Conoces a una chica bajita que cuida e instruye a niños y niñas en la exploración de los Backrooms. Su grupo se hace llamar Los Peque-Brujulas, nombre que hace alusión a los Brújulas profesionales. Joe planea dejarte con ellos, ¿qué piensas y cómo reaccionas? >Te enteras de la existencia de los Artefactos, objetos anómalos que se encuentran los errantes en los Backrooms y ofrecen características especiales a quienes lo utilizan, ¿cómo reaccionarías al "ver" en acción una capa que te hace invisible a lo Harry Potter? >Joe tiene una conversación contigo, te cuenta que no hay ninguna salida, y que todos se mantienen en la búsqueda de una. Te aclara que no tiene idea de cuando podrás regresar con tus padres, o si podrás regresar con tus padres alguna vez. ¿Qué haces? >En caso de que te quedes con los Peque-brújulas, ¿cómo sobrellevarías dos semanas de trote y ejercicio? ¿Cómo te comportarías con los otros niños? ¿Qué harías si alguno se burla de ti? PREGUNTAS PARA BYRONE >Poco contenta con tu actitud y tu querer pasarte de listo, Anastasia te asigna un puesto en los archivos, donde te tocaría lidiar con la tediosa labor de guardar los papeles en su orden requerido o rebuscar en los interminables archivadores, ¿aceptarías el puesto a cambio de un dormitorio en la BNTG? >En caso de que aceptes, ¿cómo realizarías tu trabajo? ¿Serías perezoso o te esforzarías en cumplir las ordenes? Dependiendo de lo que contestes, te haré nuevas preguntas. PREGUNTAS PARA KING >¿Atravesaste el agujero en la pared, o te fuiste a otro lado? >Llegas a una especie de ático quebradizo tras atravesar la pared, ¿te regresas al Nivel 1 o sigues explorando? Dependiendo de lo que contestes, te haré nuevas preguntas.
>>24182 ¿No sería mejor sólo rolearlo cuando puedas OP? ¿Debo responder como off-rol o como rol? Porque es mucha información para que Marie procese en poco tiempo y creo que hacerla pasar por ello a ritmo normal sería lo mejor
>>24183 <¿No sería mejor sólo rolearlo cuando puedas OP? Es una opción, y la que más preferiría. Pero desconozco cuando pueda mandar el siguiente turno, y me gustaría mandarte algo más que un turno de transición entre escenarios. <¿Debo responder como off-rol o como rol? Me basta con que sea off-rol. Si se te hace más sencillo, solo contesta la primera pregunta para saber donde se dirigirá la escena. La pregunta de si Marie se quedará con los Peque-brújulas luego de la chica que los dirige le cuente lo que hacen (Explorar y aprender cómo sobrevivir en los diferentes trasteros). Le tocaría quedarse junto a varios niños y niñas en un sitio parecido a un orfanato..
(101.24 KB 710x710 1627983654422.jpg)

>>24184 >Es una opción, y la que más preferiría. Entonces esperaré OPecito, no me iré así que no tengo ningún problema y ambos lo preferimos, es lo más natural kek >Pero desconozco cuando pueda mandar el siguiente turno, y me gustaría mandarte algo más que un turno de transición entre escenarios. No es necesario que mandes algo más, estoy bien con ese turno de transición. Como dije, no me iré a ninguna parte y siento que sería lo mejor desarrollar las escenas como ibas a hacerlas desde un inicio. Aún así aprecio tus intenciones OPecín.
>>24186 No problemo. En ese caso te mandaré un turno normal, aunque seguramente sea para el fin de semana que viene si no logro resolver el tema con el internet.
>>24162 Cuando tu estés disponible OP pues que se siga a buen ritmo, tampoco es como si tuviera apuro alguno por rolear. >>24182 Tampoco es como si estuviera todo el día pendiente para responder en cuanto envías turno kek >Poco contenta con tu actitud y tu querer pasarte de listo, Anastasia te asigna un puesto en los archivos, donde te tocaría lidiar con la tediosa labor de guardar los papeles en su orden requerido o rebuscar en los interminables archivadores, ¿aceptarías el puesto a cambio de un dormitorio en la BNTG? Es... un trabajo fácil, tranquilo, cómodo... Acepto sin problema ni queja alguna. >En caso de que aceptes, ¿cómo realizarías tu trabajo? ¿Serías perezoso o te esforzarías en cumplir las ordenes? Perezoso, cuanto menos. >>24184 En cuanto a esto, me da igual, lo que más te acomode OP, pero ya dejo respondidas por si acaso kek
(104.78 KB 1200x900 Nivel1e.jpg)

(72.10 KB 914x700 Nivel1agujero19.jpg)

>>23429 <Jake King (Explorando. Hora 14) HP: 100/100 Energía: 40/53 Hambre: 15/20 - Sed: 22/26 Fuerza: 7+10 Cuchillo militar viejo Agilidad: 2 Resistencia: 3 Suerte: 0 Inventario: -Bolsillos 1/4 Sándwich simple de huevo (Incompleto. 4/10) Nivel 1 Tus manos quedan manchadas de polvo de pared por sostenerte de la cornisa, pero es una nimiedad. Caes en la planta baja sin sufrir una herida. Las polillas permanecen tranquilas en el alto techo, revoloteando de vez en cuando contra los bombillos, haciendo que se balanceen y la proyección de la luz cree sombras retorcidas. Ahora tu atención queda en el agujero de la pared. Interpretas los crujidos como la presencia de alguien que se viene arrastrando a tu dirección desde la oscuridad, así que te escondes a un lado del hoyo, cuchillo en mano, y lanzas la lata vacía contra uno de los pilares para que cause ruido y sirva de diversión... Esperas, pero nada sale del agujero. En un momento presencias como el hoyo se contrae y se vuelve a expandir a su diámetro original, como si el concreto que lo compone fuese el tejido interior de alguna especie de ser vivo. Los crujidos se continúan oyendo en lo profundo de la abertura, y la humedad vuelve a golpearte en el rostro en caso de que regreses a asomarte. No importa desde qué angulo mires, la negrura dentro de la boca de la pared es insondable.
(96.24 KB 1300x731 BNTGciudad2.jpg)

(248.03 KB 1280x905 Anastasia.png)

>>23431 <Byrone Yae (Seguro. Hora 7) HP: 100/100 Energía: 57/60 Hambre: 10/20 - Sed 10/20 -Fuerza: 0 -Agilidad: 10 -Resistencia: 0 -Suerte: 0 Inventario: Nivel 1 Tu notoria sensación de picardía mezclada con tu regular sonrisa de paz y tranquilidad pasa como un aeroplano sobre el interés de la burócrata, ni lo roza. Ella se guarda para sí el asunto de su edad. Se lleva una mano a la boca, tose como para aclararse la voz, y luego vuelve a evaluar las respuestas que pusiste en el cuestionario. Asiente conforme al ver que colocaste el año, requisito de naturaleza misteriosa, pero que igual se exige. Anastasia: Nadie necesita aprender a dormir, es un conocimiento natural, viene de serie en nuestros instintos biológicos. Para tratar males como el insomnio o la narcolepsia se requieren conocimientos, credenciales, y cierto profesionalismo que obviamente no cumples... Parpadea varias veces y lanza una mirada de reflexión al techo. Anastasia: ¿Pero qué hago discutiendo esto con un niño? Vuelve sus ojos cansados al papel, y después a ti. Anastasia: Tal vez de donde vienes baste hacer el tonto con un mando para convertirte en celebridad, pero en nuestra sociedad eso es inútil, eso no salva vidas. Puede que existan niveles donde sirva para algo, pero este no es uno de ellos. Desprecia lo poco que sabes, y tú como deseando meterle un gol, te acercas y apuntas a una falla ortográfica en el cuestionario. Anastasia se reacomoda los lentes y mira la hoja. Cuando ubica la falta, sin cambiar un solo rasgo de su expresión de póquer, se le enrojece la cara como un tomate durante varios segundos de bochorno, hasta que de nuevo sin estremecer su semblante recupera su color pálido original. Anastasia: Error de imprenta. Aclara y disimula el ligero temblor en su apagada voz. Te vuelve a pasar la hoja y te pide que firmes a pie de pagina. En cuanto lo haces, recupera el papel y te echa una mirada como si cavilara qué hacer contigo. Anastasia: Tenemos camas. Si son buenas o son malas, depende de que tan exquisita sea tu espalda. Este no es lugar para andar de exigentes. Pero ese tema es lo de menos, hay algo crucial que tenemos que hablar... Pensé en asignarte a mantenimiento o a algún gremio de comerciantes particularmente estricto donde aprendas a sufrir, pero se me ocurrió una idea mejor. Deja ese sofá y acompáñame, te pondré al tanto en el camino... ¿Me oyes? Como nota que te andas durmiendo, le pide a uno de los centinelas que patrullan que le pasa un vaso de agua de almendra y este no demoran en cumplir el pedido. La burócrata se acerca y antes que te des cuenta el agua choca contra tu cara. Anastasia: Esto no es un dormitorio. Si realmente quieres conseguir una... Vuelve a leer el papel, la parte de aspiraciones. Anastasia: Compañera, sea lo que eso signifique. Regresa la vista a ti. Anastasia: Será mejor que abandones tu mentalidad de haragán. A nadie le gustan los perezosos... Los animales sí, tienen encanto, pero no las personas. Sígueme. Ambos dejan la sala de estar y enfilan por un largo pasillo de cemento, patrullado por ambos lados por grupos de tres protectores, equipados con armas y armaduras cada una de su propio estilo. Anastasia te hace varias preguntas en el camino. Anastasia: ¿Tienes padres? ¿Familia...? ¿Los quieres? ¿Que harías si te toca separarte de ellos durante mucho, mucho tiempo? Las realizar sin dejar de andar. Anastasia: ¿Qué hacías antes de acabar aquí? Ladea el rostro hacia ti. Anastasia: Creo que es obvio, pero por si acaso lo aclaro... No estás en un sueño, ni en una fantasía, ni tampoco alucinando o muerto. Esta es tu realidad ahora, y es casi tan solida como la anterior. 1/2
(403.93 KB 600x742 Wesker.png)

>>24777 >>23431 <Byrone Yae (Seguro. Hora 8) HP: 100/100 Energía: 56/60 Hambre: 9/20 - Sed 9/20 -Fuerza: 0 -Agilidad: 10 -Resistencia: 0 -Suerte: 0 Inventario: Nivel 1 Un poco de todo, esa es la frase idónea para describir a las callejuelas de la BNTG, caminos estrechos llenos de gente, sonidos y aromas, con decoraciones vintage, hippies, góticas, o post-modernas, que salpican ese paisaje de modestos edificios hechos de hojalata y plástico, interpuestos uno sobre otros hasta alcanzar la altura de aquel Backroom con forma de carcasa de fabrica. El silencio sobrenatural de los corredores exteriores no tienen lugar en la pequeña urbe, es un sitio lleno de vida y de chusma, de locales y letreros, todo apretujado como la concurrida avenida de una gran ciudad. En mitad de la calle principal algo llama la atención. Una multitud forma un arco que se concentra alrededor de un hombre, este, de pie sobre una caja de cervezas, alza las manos y alza la voz. ???: ¡Y entonces lo vi...! Apunta a las alturas con su mano tatuadas y su rostro vendado. ???: ¡Más allá de la luna de plástico! ¡Más allá de la barrera de cristal! Su publico revela muecas de sorpresa e inquietud. ???: ¡Un gigante! ¡El gigante del nivel 20! Las muecas se convierten en jadeos de impresión. ???: Elegante y mortal, y peor aun, deseoso de hacer limpieza. No tuve más opción que cubrirme en uno de los tantos cráteres y esperar lo mejor. Lo siguiente que sucedió se puede describir como un terremoto, un huracán, y un tornado combinados. Realmente sentí que estaba experimentando el fin del mundo, y me aferré como pude del plástico de la superficie lunar hasta que mi consciencia se desvaneció. Cuando desperté, estaba tirado en la base del nivel, mareado y con varios huesos rotos. Las preguntas de la gente no se hacen esperar. Gritan para saber cómo salió de esa trepidante desventura, y este cuenta cómo usó sus fuerzas restantes para arrastrarse hasta un campamento minero, donde estuvo en cama durante tres semanas hasta que tuvo las fuerzas para seguir. Sí, seguir, porque no es un errante sedentario, es un explorador, avatar de aventuras que ilumina los corazones de quienes lo escuchan, y les hace imaginar cómo sería sus vidas si decidieran dejar la BNTG para empezar a subir cómo los valientes. Aquel hombres les habla de un desierto infinito donde se mecen las maravillas de arabias; De una playa en un perpetuo atardecer; De una galería de arte dirigida por una hermosa entidad capaz de convertir sus pinturas en ventanas hacia el futuro. Relata de lo hermoso de los Backrooms pero también de lo terrible; Hordas de Smilers y de una misteriosa habitación donde se reúnen; Infames trollges que solo quieren ver el mundo arder; La dama del dolor cuya simple sombra convierte a quienes caen bajo su cobijo en un amasijo de carne cortada y vísceras. La mayoría no entienden de lo que habla y solo se lo pueden imaginar sin saber cuanto es realidad o cuanto es mentira, mientras que algunos retroceden con gestos desdeñosos y hasta temerosos. Anastasia: ¿Qué está pasando aquí? La burócrata no tiene que alzar la voz para hacer que la multitud se divida en dos mitades. Fulmina con la mirada al hombre vendado que cuenta las historias. Anastasia: Wesker... Lo reconoce, y él parece sonreír bajo su maraña de vendas. Anastasia mira a los reunidos y les dice que regresen a sus asuntos, que no hay nada que ver ahí. Las personas obedecen, cosa que demuestra en parte la autoridad que representa la burócrata en la BNTG. Cuando ya nadie está prestando atención al explorador, es que la burócrata se permite intercambias palabras con él. Parece darle igual que tú escuches la conversación. Anastasia: Oí que estabas muerto. Wesker: He muerto en más lugares que en los que he vivido. Así funcionan los chismes. El hombre vendado se inclina hacia adelante con una mano en el pecho realizando una tosca reverencia desde la caja. Una mano cercenada de pelaje oscuro cuelga de su cuello como un grotesco amuleto, y se agita por el gesto. La mano tiene un dedo contraído. Anastasia: Guarda esa cosa. Pone nerviosa a la gente. Wesker: ¿Pone nerviosa a la gente o te pone nerviosa a ti? La mayoría ni sabe lo que es. La mano del mono es solo un mito, ¿a qué si? Puro cuento. El hombre ríe. A Anastasia no le hace la más mínima gracia y se cruza de brazos. Anastasia: ¿Para qué viniste? El ministerio te busca. Wesker: Sí. Pero están demasiado ocupados con los asuntos de arriba como para meter sus narices acá, en el trasero de los trasteros. Les daría asco la simple idea de regresar tanto en el lodo. Anastasia: Conozco tu juego, quieres que la gente suba y se arriesgue. No funcionará, mejor vete. No quiero alborotadores en mi ciudad. Tal elección de palabras parece impresionar al hombre, o eso es la interpretación que da por la forma en que echa su cuerpo hacia atras. Wesker salta de la caja y cae muy cerca de Anastasia, envuelve los hombros de ella con un brazo y la atrae hacia él. Wesker: ¿Tú ciudad? ¿Te has oído? ¿Tú ciudad? Anastasia permite que el hombre vendado la acerque, pero el ceño fruncido que mantiene demuestra lo poco que le agrada. Wesker: Puede que tu predecesor hubiese tenido el control. Pero seamos sinceros, Anastasia, de todos los dueños que tiene la BNTG, tú no eres una de ellos. Da igual lo tanto que buques disfrazar tu falta de poder real con protocolos y papeleo. Es entonces que, por el rabillo del ojo, Wesker nota tu presencia y te mira. Wesker: ¿Y quien es el enano? ¿Tu novio? ¡Ya era hora! A decir verdad siempre creí que eras lesbiana. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. La burócrata parece llegar al culmen de su tolerancia, porque aparta a Wesker con un brusco empujón. Anastasia: ¿Ya terminaste? Bien, ahora largo o llamaré a los guardias. Wesker: ¡Sí, haz eso! El hombre asiente enérgicamente. Wesker: Mantén cerca a los guardias, porque un pajarito me contó que alguien muy travieso anda esperando el momento justo para tomar tu cabeza. Podrás saber cero de la política de aquel lugar, pero has visto lo suficientes programas en la tele para entender que el tipo habla de un golpe de estado. Anastasia permanece en silencio un rato con una expresión insoldable, hasta que finalmente habla con la misma monotonía que al principio, al parecer sin creer. Anastasia: El MEG no lo permitiría. Wesker: ¡El MEG permite más cosas de las que crees! Pero allá tú si me haces caso. Yo solo cumplo con advertir. Anastasia: Y debo creer que bajaste porque te preocupaba mi seguridad. Wesker: ¡No! Baje por otro asunto. Algo mucho más importante que el destino de la BNTG. Anastasia: ¿Y me dirás de qué se trata? Wesker: ¡Quizás! No lo sé. Tengo que recopilar más información y para ello, te pido tu humilde permiso para quedarme aquí unos cuantos días. Después, si mis sospechas están bien encaminada, te visitaré. Anastasia: ¿Para qué pides mi permiso? ¿No que no tengo poder? Wesker: Solo no avises al ministerio que estoy acá. Eres una de las pocas que pueden reconocerme, y aunque mantengo lo que dije, prefiero estar en buenas pases contigo. La burócrata una vez más se queda evaluando en silencio, entonces suelta un suspiro y asiente. Anastasia: Muy bien, pero no causes ningún destrozo. Wesker: ¡No puedo prometerte eso! Pero intentaré ser bueno. Hace otra reverencia tosca y retrocede hasta el espacio entre dos locales, donde desaparece. Anastasia te observa. Antastasia: Perdón por todo eso... Continuemos. Sin molestarse en aclarar lo que acaba de pasar, reanuda sus pasos. 2/2
(421.32 KB 1080x1920 BNTGcallejon.jpg)

(125.55 KB 848x1200 MEGJoe4.jpg)

>>23578 <Marie Griffin (Seguro. Día 1, Hora 7) HP: 100/100 Energía: 44/50 Hambre: 9/21 - Sed 12/20 -Fuerza: 4+10 Cuchillo militar viejo -Agilidad: 5 -Resistencia: 5 -Suerte: 6+1 Estampilla de estrella de Julia Inventario: -Bolsillos 4/4 Lápiz Libreta Botella agua del almendra (Incompleta. 8/15) Ficha BNTG -Mochila rosada 6/10 Sándwich simple de huevo (Completo. 10/10) PUNCH (Completa. 10/10) Celular (Apagado. Carga 4/8) Botella de plástico (Vacía) Bolsa de plástico (Sándwich simple de jamón y queso. Completo. 10/10) Smiler Fluid Nivel 1 Que Anastasia te quiere dentro de la burocracia no es un secreto para ti. Por la impresión que le diste, y los datos entregados por Julia, llegó a la conclusión de que no eras una chica de acción, que tu lugar era estar entre papeles en una oficina detrás de un escritorio, catalogando, escribiendo, manejando información en tareas tediosas, importante para mantener el correcto funcionamiento de aquella aislada sociedad. Joe, sin embargo, quiere para ti justo lo contrario. Aun sin darte respuestas directas, solo tienes que recordar como su intención antes de toparse con King, era llevarte a cazar unas criaturas llamadas smilers. Joe: ¿Hum? El MEG enarca una ceja tras el casco y te observa. Joe: Puedes tomar café. Le pareció extraña tu elección final de palabras. Joe: Te doy permiso. Pensando que tal vez esa es tu preocupación, el permiso, te lo concede aunque desde su perspectiva no haga falta. Que una joven beba café no es tan irreverente. Hether le señala que tal vez lo que pasa es que no te gustan las bebidas fuertes, que prefieres cosas más dulces y juveniles. Joe: Coincide. Acepta la teoría. Ya con el botín del ladrón entregado a buenas manos, el MEG indica que ya es momento de partir. Hether le extiende el bebé ofreciendo a Joe que lo cargue un ratito, pero este niega con la cabeza. Joe: Tengo dedos toscos. Me asusta que se caiga. Admite con franqueza, como todas las veces que Hether le ha ofrecido lo mismo. A la chica muda le gustaría que el brújula fuese más cercano con la bebé que tanto ha ayudado a cuidar, pero Joe se ha mantenido firme y distante. Hether alza la mano en un ademan de despedida, ese gesto sí lo puedes entender. Joe sale primero de la tienda y luego te toca a ti. Afuera te recibe con una mano por delante, para que la tomes y así vuelve a llevarte por aquellas ramificaciones de calles, de regreso a la zona más poblada. Toma un atajo por un estrecho callejón para ahorrar tiempo, o al menos esa era su intención, pero más adelante divisó algo que le hizo apretar con una pizca más de fuerza tu mano. El grupo de hombres estuvo a unos diez pasos de distancia, eran media decena, bastante fornidos, con cicatrices, de brazos desnudos y musculosos reluciendo a la luz de los paneles que cuelgan del backroom. No se comparaban en físico con la musculatura entrenada del MEG, pero si te dieron la impresión de ser capaces de dar problemas. Joe echa la vista detrás de su hombro, en el momento justo en que otros dos maleantes aparecen por la única salida. En el BNTG los "edificios", si es que se pueden llamar como tal, suelen ser de uno a dos pisos de altura, máximo 3 chocando contra el techo, y en general andan muy juntos, de ahí que en esos callejones exista muy poco espacio para ubicar a alguien de casualidad. Un grupo grande, un grupo capaz de lidiar con un MEG, no se reúne de forma espontanea, tuvieron que ficharlos en el momento que salieron de la tienda de Hether. Tal vez incluso de antes, de cuando llegaron a la ciudad. Tanto los cinco de adelante como los dos de atrás, se acercan y quedan a solo 6 pasos, la mayoría tiene navajas y machetes, uno guarda dos 9mm en fundas gemelas de su cinturón. Joe no te suelta en ningún momento, su mirada sigue al sujeto de las pistolas cuando este da otro paso. Es el más bajo y esbelto de todos, pero a su vez el más confiado, cosa que se nota por la ancha sonrisa en su rostro surcado de arriba abajo en diagonal por una blanca cicatriz. ???: Soy Reno. Habla satisfecho de su importancia, como si el nombre tuviera que significar algo para Joe o para ti. Reno: Si quieren continuar po' mi territorio, toca dar guita. Sin excusa. Tu guardián no contesta de inmediato, sino que te mira, como sospesando sus opciones. Al volver la mirada hacia Reno por alguna razón se muestra complaciente. Joe: Bien, ¿cuánto? Reno: To' lo que tengan. Los MEG van de acá pa' ya por los trasteros. Seguro tienen buena cosa. ¡Entrégala! Joe: No. Reno: ¿Pa' qué te complicas? Le echaremos el diente sí o sí. Joe: ¿Crees que siete de ustedes sean necesarios? Reno: Uno solo. Yo. Joe: ¿Sin ayuda? Reno: Sólo yo. Joe: Que valiente. Reno: Tú igual. No ta's asustado. La niña sí... Te diré una cosa. Me la llevo. Si no te gusta eso, dame to', equipo, suministros, to'. Si dices que no, luego que me encargue de ti, y termine con ella... Y eso va a llevar rato largo... Suelta una risotada. Reno: La venderé a los rosas. O a los ricachones del 5, pa' ver si llega a los tres días con ellos o acaba tira' en zanja... ¿A qué suena mal? Descansa las manos sobre sus pistolas. Joe: Son personas. No quiero matarlos delante de... Vuelve a mirarte a ti. En ese mismo instante de oportunidad Reno desenfunda como un rayo y apunta, ese gesto es tomado por los dos sujetos de atrás como una señal y se lanzan sobre el MEG con sus armas blancas. Joe te jala contra su cuerpo, se encorva y te envuelve con sus brazos justo en el momento que se escuchan dos disparos. La primera bala revienta contra el chaleco sin hacerle daño, la segunda entra en su brazo izquierdo causando que el MEG se estremezca hacia adelante. El machete del primer maleante que viene detrás golpea el casco de Joe y le hace asentir. El cuchillo del otro termina apuntando hacia ti, y antes que pueda rozar tu mochila Joe lo para con su mano derecha. El guante es resistente y evita ser perforado por el filo dentado, y no importa cuanto jale el sujeto que lo empuña, no lo puede liberar del agarre del brújula. Los pasos de los otros cuatro matones se escuchan, vienen todos a atacar como un enjambre. Joe sin dejar de protegerte ni musitar un solo sonido más allá de su profunda respiración, lleva su mano libre hasta una especie de alforja militar que cuelga de su cinturón, la abre y de este saca con rapidez dos engranajes unidos a una cuerda, a primer vistazo de aspecto ordinario, pero no tardan en revelar su extraña capacidad tras el momento en que uno de ellos se ilumina de dorado. El fulgor cubre todo el espacio del callejón y a los presentes, dándole un aspecto como de estática amarillenta. Solo Joe y tú se mantienen al margen del extraño efecto visual. Desde tu posición, cubierta por Joe, es difícil presenciar lo que sucede. En primer lugar ninguno de los matones puede moverse, pero por sus dientes apretados y sus expresiones de malestar, es evidente que son consciente de lo que pasa. Un segundo después todo empieza a retroceder, primero lentamente y luego con más rapidez. El cuchillo se separa de la mano de Joe. El hombre del machete vuelve sobre sus pasos. La bala sale del brazo izquierdo de Joe y regresa a su recamara, cosa que hace soltar al MEG un jadeo ronco. El brújula se levanta, se separa de ti y encara a los maleantes ahora devueltos a su posición original, paralizados como estatuas. Reno: M-Mierda... Tiene un artefac- El puño enguantado del MEG lo calla y lo tumba al suelo, cae con varios dientes menos. 1/2
(96.48 KB 700x394 BNTGciudad3.jpg)

(52.39 KB 640x411 BNTGprotectores.jpg)

(151.42 KB 1000x1200 BNTGPeque_brujulas_base.jpg)

>>24784 >>23578 <Marie Griffin (Seguro. Día 1, Hora 8) HP: 100/100 Energía: 43/50 Hambre: 8/21 - Sed 11/20 -Fuerza: 4+10 Cuchillo militar viejo -Agilidad: 5 -Resistencia: 5 -Suerte: 6+1 Estampilla de estrella de Julia Inventario: -Bolsillos 4/4 Lápiz Libreta Botella agua del almendra (Incompleta. 8/15) Ficha BNTG -Mochila rosada 6/10 Sándwich simple de huevo (Completo. 10/10) PUNCH (Completa. 10/10) Celular (Apagado. Carga 4/8) Botella de plástico (Vacía) Bolsa de plástico (Sándwich simple de jamón y queso. Completo. 10/10) Smiler Fluid Nivel 1 Seís hombres se encuentran desplomados en el callejón. Todos vivos, porque Joe mantuvo su postura de evitar matar personas contigo delante, pero si les propinó una paliza que les dificultaría levantarse de nuevo, no tuvo temor en reventar huesos a puñetazo limpio. Al último, a Reno, lo sostiene del cuello de la camisa contra una pared. De la nariz torcida del hombre, y de su boca cae un reguero de sangre. Joe: ¿Quien te mandó? Reno: ¡¿Qué dices, viej-?! El puño de Joe embiste a un centímetro de la cara de Reno, el crujido que hace a atravesar la pared es el empujón que necesitaba el matón para resultar más convincente. Reno: ¡Nadie, nadie! ¡Lo juro po' mi doña que está en el cielo! S-Solo vinimos po' que pensamos tenías merca buena... Joe: Bien. Solo quería asegurar. Toma de la cabeza al ladrón y lo estrella contra la pared del otro lado. De esa forma Reno queda KO y termina en el suelo junto los demás. El callejón permanece tranquilo, y no tardas en sentir la mirada del MEG sobre ti. Joe se acerca donde estás y se pone de cuclillas para quedar más o menos a tu altura. Una linea roja le resbala por la parte posterior del brazo y gotea hasta el suelo, pero Joe casi ni parece sufrir el disparo. Joe: ¿Cómo te encuentras? Primero busca confirmar tu seguridad. Joe: A veces... Hace una pausa, como para pensar bien lo que dirá. Joe: A veces la gente mala va a querer causarte problemas, y solo tendrás dos opciones: Defenderte o ceder. Incluso en este lugar considerado seguro, los encuentros desagradables pasan. Mira hacia los tipos derrumbados. Joe: Las personas como ellos no entienden el dolor ajeno. Por eso hay que enseñarlos desde la raíz, en carne propia. Regresa sus ojos a ti. Joe: ¿Entiendes lo que quiero decir? Espera a que reacciones antes de enderezarse y decirte que es hora de seguir. Cuando salen del callejón, Joe detiene a una patrulla de centinelas y le indica lo sucedido con los maleantes, incluyendo donde los dejó fuera de combate. Los guardias de la BNTG marchan para encarcelar a los tipos, mientras que tú y el MEG enfilan hacia su destino original. Pasan a otras "calles" concurridas, pero de sendas más estrechas donde les toca subir y bajar escaleras antes de llegar delante de una "casa", que como todas las edificaciones en la BNTG, comenzó siendo una cosa, en este caso un hogar de ladrillo clásico, y evolucionó a ser algo más industrial. Joe entra contigo, pasa sin necesidad de tocar. 2/2
op, hay cupo?
>>24777 -Byrone- <El tiempo ya estaba pasando, por lo que el sueño que sentía el joven ya se volvía bastante sólido... <ahhh... por favor amiga, no sigamos más, déjame descansar un poco, tan solo un mínimo... diez minutos... <Mientras pensaba sus ojos no se movían de los de la joven, aunque esto era por el hecho de que tenía que poner de si para no cerrar de una vez por todas los ojos y no volver a abrirlos hasta dentro de unas horitas... >Nadie necesita aprender a dormir, es un conocimiento natural, viene de serie en nuestros instintos biológicos. Para tratar males como el insomnio o la narcolepsia se requieren conocimientos, credenciales, y cierto profesionalismo que obviamente no cumples... ... Tengo algunos consejos, si los pruebas podrás comprobar que si sé de lo que hablo... <Aunque el sueño estaba presente, su viveza de preadolescente también se encontraba allí, por lo que no podía evitar contestar de manera confrontativa a lo que le decía la chica, aunque su tono no fuera el más apropiado debido a que estaba cada vez más bajo y apagado... tenía sueño. >¿Pero qué hago discutiendo esto con un niño? <En el momento que ella le quitó los ojos no desperdició ni un milisegundo de descanso, cerró los suyos y se relajó un poco en el asiento... pero luego, tristemente, los tuvo que volver a abrir. <No iba a decirle nada a la chica respecto a lo que le dice sobre la poca utilidad de los videojuegos seguida de, literalmente, una referencia videojugabilística, explicarle a alguien tan extraño al mundo de las pantallas qué era lo que estaba diciendo y por qué se contradecía iba a llevarle demasiado tiempo, y demasiado sueño tenía como para intentarlo. <Pero por suerte, tras una muy buena jugada el joven obtiene su venganza al avergonzar a la joven debido al error que tenía el papel, su presumida expresión opaca el sueño que sentía por unos momentos. >Error de imprenta Claro, claro... <Entre muy bajas carcajadas le responde, claramente de manera presumida. Tras lo cual su atención es llevada a algo mucho más maravilloso: las camas, el lugar perfecto donde dormir. El pensamiento de una cama lo hace bostezar. >Si son buenas o son malas, depende de que tan exquisita sea tu espalda No no no, no hay cama mala, hay gente torpe, cualquier cama es sitio donde dormir, ¿no has escuchado el dicho? <Por lo bajo le respondió, pero no sigió con lo que iba a decir pues... le iban a dar agua de almendra. No estaba entendiendo si eso era un chiste o qué, pero no quiso preguntar ni siquiera observar lo que hacía el guardia, aunque su cara no pudo evitar el mostrar la confusión que le generó aquellas palabras... Hasta que, tristemente, descubre que el agua no era para beber. ¿Q-QUÉ HACES? <Nervioso vocifera confundido, no entiende por qué lo mojaron, no hizo nada malo, pero la chica no tarda en darle los motivos. >Esto no es un dormitorio Pero no había motivos para tirarme agua, me la hubieras pasado para beber, eso hubiese sido mejor, ¿cómo sabes que no tengo sed? O- <Iba a seguir protestando de manera suave con el sueño que tenía encima, pues claramente un poco de agua no lo iba despertar de manera completa, pero la chica empezaba a hablar de cosas un tanto... <Su expresión de presumido volvía con más intensidad que nunca, su cabeza se giraba un poco casi como la de un perro, aunque él no estaba confundido, sino que más bien estaba completamente seguro de cómo responder, casi como si él estuviera listo para ese momento desde hace mucho. >Será mejor que abandones tu mentalidad de haragán. A nadie le gustan los perezosos... ¿Perdóoon? ¿Se encuentra muy solitaria la oficina? Tus gustos no son los de todas las chicas, ya vas a verme pasar con una belleza a mi lado, solo deja el tiempo pasar. >Los animales sí, tienen encanto, pero no las personas. Lo dice la mujer más energética del mundo, ¿Te enseñaron en tu casa a no mirar al resto sin haberlo hecho primero contigo, señora? <Aprovechó y metió dos ataques en uno solo, después de todo, si no sabía la edad que ella tenía porque ella misma no se lo quería decir, tenía toda libertad para atacarla con ello. >Sígueme. ¿Me piensas enseñar a ser tan activo como tú? ¿Hmmm? <Aunque seguía atacando y aprovechando para cobrarse todo el tiempo que la joven no le dejaba dormir, tampoco se pasaba ni se las daba de listo, se levantó y la siguió... aunque, un poco lento por el sueño. <Por el camino, la joven empieza a seguir metiendo preguntas, no sabe si son o no para el formulario, por lo que intenta ser conciso. >¿Tienes padres? Si >¿Familia...? ¿No son lo mismo? >¿Los quieres? ¿Cómo no hacerlo? >¿Que harías si te toca separarte de ellos durante mucho, mucho tiempo? <Aunque a las otras las respondió sin mucha cháchara, esta si lo hizo con un poco más de interés... aunque, era más un pesar y cansancio ante la sola idea de que ello pasara que otra cosa. ¿Ehhh? No, nooo, todavía estoy joven, no me sé cocinar, no he aprendido nada de eso, no me gusta hacerme la cama ni quiero tener que lavarme las cosas a mano, no no, no va a pasar eso, no no no, no me hagas preocupar por favor... <Con la mano en la frente el pesar ante la sola idea de tener que volverse independiente le hizo caer una gota de frío sudor, peor por suerte la joven hizo otras preguntas para evitar que él siguiera con esas ideas raras. >¿Qué hacías antes de acabar aquí? Estaba acostándome a dormir... No sé dónde, creo que en el sofá, no me acuerdo bien... <Por un momento la chica lo miró, pensó que dijo algo mal, pero fue solo para decirle algo... raro. >Creo que es obvio, pero por si acaso lo aclaro... No estás en un sueño, ni en una fantasía, ni tampoco alucinando o muerto. Esta es tu realidad ahora, y es casi tan sólida como la anterior. Hm.... <Lo que le dijo, a alguien que no llevaba ni dos días en ese lugar, le pareció a Byrone totalmente falso, su mueca de presumido e incredulidad se mezclaron mientras le asentía como diciéndole que sí para satisfacerla a la joven, claramente no se lo creía. 1/2
>>24777 >>25092 >>24779 <Como todo pre-adolescente, él no pudo evitar dirigir su mirada a lo único que había por las calles y que le era capaz de llamar la atención: las chicas, de todos tipos y tamaños, mujeres, jóvenes y un poco adultas, planas o de muy buenos atributos, su mirada indiscreta bailó mientras caminaba junto a la ahora ignorada joven. <Aunque, tras unos cuantos minutos, se encontró algo que inevitablemente lo hizo voltear la mirada, un loco gritando. <Ay, no estamos a salvos de estos ni en mis sueños, mierda... <Su expresión de presumido volvió mientras veía a quien creía era mucho más estúpido que él. Veía los movimientos y las reacciones de la gente, aunque claramente no escuchaba nada de él. <Finalmente... <Con un poco de alivio mira a la joven detener toda la estupidez que es lo que estaba sucediendo, tanta gente prestándole atención a un loco cualquiera... Y la realidad que lo hace una vez más poner una expresión de satisfacción al unir los puntos que se le presentaron y entender que a la joven le gustaba el animado loco de, probablemente, similar edad... claramente no iba a aceptar que, en el fondo, le dolió un poco darse cuenta de que había ya perdido la carrera antes de siquiera empezarla. <¿Es esa la mano...? <En cuanto empieza a ver lo que más destaca de las cosas que tiene el sujeto, ve la mano, y tras unos segundos escucha que, efectivamente, es la mano de mono. <¿No había más lugares de donde tomar ideas, pequeño cerebro? <Su expresión de soberbia llega a lo más alto cuando se confirma su sospecha, aunque duda si lo que él llama su subconsciente es realmente una mano de mono como la de aquella historia que ya leyó o no... <... Pero, su cerebro le da un golpe casi similar a lo que podría ser uno en el hígado, le muestra una escena donde descaradamente flirtean los dos jóvenes, se siente desechado y claramente incómodo al tener que ver ello. Su mueca refleja lo vacío que se siente por un momento, se rasca la cabeza y espera a que lo puedan dejar ir cuanto antes, ya se puso muy incómodo el estar allí... <Y, en ese momento, en ese instante en el que casi que él desea que la tierra se lo trague, el rarito lo nota, y hace un comentario un tanto... sospechoso. Byrone ríe en silencio, no hace falta que ese rarito mienta tampoco. <Por suerte, tras ese comentario finalmente la incomodidad disminuye un poco, pero el sujeto raro parece forzarlo al máximo para seguir siendo incómodo. <Gracias a que no lo involucra en nada y ya no están tan amorosos los dos jóvenes que no se quieren decir el uno al otro que se quieren muy mucho, Byrone puede seguir ignorándolos sin sentirse incómodo. <Tras finalmente irse el rarito, la joven le pide perdón, si bien se siente insultado tan solo muestra en su cara la incredulidad ante el hecho de que le pidiera perdón por algo que ni siquiera evitó que sucediera la misma que tantas quejas tenía con él. Resopla y la sigue nuevamente. Solo por si acaso 1d50 = 17 - Por cierto, op, claramente no ha vuelto nuestro amigo Jorge... ¿Qué sucede con él y con, por ende, Malory?
¿Esto lolmurio?
>>25384 Ño, ahora mando turno, perdón kek
(118.86 KB 959x365 Kek.jpg)

>>24784 >Marie Luego de un intento de hurto frustrado, el dúo se dirige a una carpa a entregarle los objetos obtenidos a una mujer necesitada, donde la pelirroja se niega a beber café. <Puedes tomar café. "¿Eh...?" -Algo confundida, la chica cruza miradas con el MEG- <Te doy permiso. "Ah, n-no... No es eso..." La muda hace algunas señas que la niña no entiende, al parecer haciendo a su escolta entender algo. <Coincide. "¿Uh...? ¿Qué dijo...?" Finalmente llega el momento de retirarse, pero antes le ofrecen a Joe cargar al bebé... aunque este se niega, haciendo que la jovencita levante una ceja. (¿Eh? ¿Por qué no...?) <Tengo dedos toscos. Me asusta que se caiga. (¿dedos... toscos...?) La chica pone una carita algo triste de igual modo. Comprendía lo que sentía Joe. (B-bueno... yo tampoco aceptaría...) Tener tanta responsabilidad en sus brazos le daría miedo... incluso si le enternecía la idea de cargar a un bebé. La mujer los saluda con la mano y la niña hace lo mismo, despidiéndose. "A-adiós... gracias..." El brújula sale con la niña detrás, quien esta vez toma su mano sin pensarlo dos veces, comenzando a caminar a su lado una vez más, hacia un nuevo destino... En un momento, el par llega a un callejón... algo que le preocupaba un poco a la niña incluso estando junto a su acompañante... Pero que no fue suficiente como para que esta exprese su nerviosismo con palabras... La chica, preocupada, miraba a los lados, alerta a pesar de lo estrecho del lugar... hasta que su mano fue apretada, haciendo que mire al hombre un segundo, notando aquella mirada fija al frente. Marie ve hacia adelante también, encontrando un grupo de hombres que harían a la niña mostrarse asustada. "N-no..." La chica miró hacia atrás, encontrando a más gente armada, volviendo al frente para ver al del arma. <Soy Reno. Dijo luego de un paso al frente, la chica tragó saliva. Se estaba empezando a preocupar incluso más... ¿Cómo podrían lidiar con armas de fuego? La respuesta en su caso era simple... No podía, estaba paralizada del miedo. <Si quieren continuar po' mi territorio, toca dar guita. Sin excusa. (Oh no... n-no tenemos nada.... ¿q-qué haremos...?) Joe mira a la niña y esta con cara triste se la devuelve, en sis ojos se notaba la desesperación, la pobre no sabía que hacer... <Bien, ¿cuánto? "¡P-pero!" <To' lo que tengan. Los MEG van de acá pa' ya por los trasteros. Seguro tienen buena cosa. ¡Entrégala! "¿Q-qué? ¿Todo...?" Todo era simplemente demasiado. Ni la niña creía poder aceptar ese escenario, incluso aunque debía. <No. "Ay cielos..." <¿Pa' qué te complicas? Le echaremos el diente sí o sí. (...son demasiados...) <No ta's asustado. La niña sí... Te diré una cosa. Me la llevo. "¡¿E-eh?!" -exclama horrorizada, rápidamente mirando a Joe con un rostro triste, esperando que esa idea no se le pase por la cabeza- <Si dices que no, luego que me encargue de ti, y termine con ella... Y eso va a llevar rato largo... La niña tapa su boca con horror ante esas palabras... sólo podía imaginar lo peor. <La venderé pa' ver si llega a los tres días con ellos o acaba tira' en zanja... ¿A qué suena mal? "N-no..." -dice, casi llorando- El tipo desenfunda y la chica suelta un jadeo de miedo antes de cerrar los ojos con fuerza, sintiendo como la arrastran y la rodean unos fuertes brazos... El sonido de la explosión de ambos cañones resuena en el callejón, haciendo estremecer a la pelirroja y a su escolta a la vez... llevando a la primera a abrir los ojos viendo que aún seguía con vida. "¿...?" Mira hacia arriba, viéndose protegida por el hombre que pronto es golpeado por un machetazo. "¡NOO!" -Grita, asustada e impotente- Un cuchillo que la distraída pequeña ni siquiera notó llegar es detenido por el hombre para la impresión de la chica, antes de que que la tortura continúe con el sonido de los ladrones acercándose. "¡NOOO! ¡SUELTAME!" Exclamó, no quería que el brújula siguiera sufriendo por detenerla de esa manera. Sin hacerle caso, Joe saca un par de engranajes que comienzan a brillar y a rodear a los demás presentes con una extraña estática que haría a la jovencita arquear las cejas con confusión. "¿Qué...? ¿Q-Qué está pasando?" La chica trata de ver lo que ocurría... y aunque era difícil al principio, el perderse lo último fue imposible... Todos los afectados por aquella extraña estática comenzaron a retroceder... e incluso cosas como las balas volvieron a las pistolas... Joe la soltó, Marie se encontraba anonadada, boquiabierta, sin palabras... acababa de presenciar un evento sobrenatural realmente difícil de procesar... <M-Mierda... Tiene un artefac- El duro puñetazo que recibió el maleante finalmente hizo que la chica reaccione, cerrando sus ojos con fuerza y evitando ver la paliza que se daría frente a sus ojos... (1/2)
(42.10 KB 353x512 1629935906235.jpg)

>>24794 >Marie Cuando el sonido de los puñetazos cesa, Marie abre los ojos lentamente, encontrando a todos los asaltantes tirados en el piso, a los que les da una corta mirada antes de mirar hacia Joe, quien sostenía al derrotado líder contra una pared... <¿Quien te mandó? Marie miró hacia otro lado y se mantuvo al margen, ni siquiera pensó en interferir... con lo que acababan de pasar no sentía el más mínimo deseo de abogar por un mejor trato a aquella persona. Con la confirmación de que no los envió nadie y el gran estruendo de la pared producido por el cráneo del tipo, la conversación termina y la chica suspira... al menos todo había terminado. Los ojos del soldado se sienten sobre la niña, quien se abraza a sí misma antes de girarse a verlo con un rostro afligido... El hombre trata de ponerse al nivel de la chica, quien entonces ve la herida de bala en el brazo de su escolta... llenándose de culpa por lo ocurrido y reforzando su carita de tristeza. <¿Cómo te encuentras? "..." -la pregunta le incomodaba... No sentía que era el momento para preocuparse por ella- Después de unos segundos de silencio, la chica respondió. "...bien..." Y una vez más calló, sin saber qué agregar... <A veces... "¿...?" -la chica entornó más sus cejas, manteniendo la tristeza pero mostrando su interés en lo que fuese a decir- <A veces la gente mala va a querer causarte problemas, y solo tendrás dos opciones: Defenderte o ceder. "..." -el notable interés se desvaneció de su rostro, dejando atrás nada más que tristeza... la realidad era dura- <Las personas como ellos no entienden el dolor ajeno. La chica se abraza más fuerte, buscando consuelo... todas las implicaciones que había en esa corta seguida de palabras eran algo pesadas para una chica como ella, una dulce niña tan ajena a la violencia hasta hace tan poco... <¿Entiendes lo que quiero decir? Con un suspiro profundo... la chica respondió. "...eso... creo..." Temía aceptar por completo aquella afirmación... si pudiera, ella estaría lo más alejada posible del mundo violento... Pero tristemente, parecía que no podría hacerlo siempre... El hombre se levanta y le indica a Marie seguirlo una vez más, debían continuar con su camino... Pero ella no se quería mover aún. "E-espera..." -decide detenerlo- La pelirroja deja de abrazarse a sí misma y se acerca a su escolta lentamente, deteniéndose hasta estar justo a su lado... donde bajaría la mirada al suelo, llena de culpa. Un nudo se formó en su garganta... Pero no fue nada que la detuviera. En un segundo, Joe estaba rodeado por los brazos de Marie, quien lo abrazaba con fuerza... mientras humedecía el cuerpo del soldado con las lágrimas que brotaban de sus ojos. "G-gracias..." Agradeció todo lo que acababa de hacer por ella. "Lo... siento..." Se disculpó por todas las heridas que recibió por ella. No sabía que más palabras usar... decidió desahogarse soltando algunas lágrimas antes de poder irse de una vez por todas. ... Luego de salir de aquel lugar, la pequeña se mantuvo bastante callada, acababa de pasar por una experiencia aterradora... No quería hablar mucho de momento. Le indican el lugar de los ladrones a unos policías y finalmente regresan a una calle con gente donde pasado un rato encuentran la casa que aparentemente buscaban. Joe simplemente pasa y sin hacer preguntas ni soltar más comentarios, Marie lo siguió... Perdón por no haber respondido antes
(207.64 KB 900x600 BNTGcentro.jpg)

>>24923 <op, hay cupo? De momento no. Pero en cuanto se arreglen mis problemas de internet volveré a abrir los cupos. >>25092 <Byrone Yae (Seguro. Hora 7) HP: 100/100 Energía: 57/60 Hambre: 10/20 - Sed 10/20 -Fuerza: 0 -Agilidad: 10 -Resistencia: 0 -Suerte: 0 Inventario: Nivel 1 La burócrata ignora cualquier consejo que puedas darle. Se concentra en llevarte consigo hasta el centro de la BNTG mientras ignora tus puyas. Su expresión no cambia cuando le dices solitaria y apagada. Solo le afectan comentarios referentes a fallas en su trabajo o metodología, lo que opinen otros sobre su persona le resbala. Anastasia: Puedes tener familia y no tener padres presentes, o no quererlos. Por algo existen los hogares disfuncionales. Pero intuyo que eres un chico blanco privilegiado de clase media, así que estarás poco acostumbrado a los problemas. A problemas verdaderos me refiero. Se lleva una mano hasta sus gafas y reacomoda la montura para después echarte una mirada significativa. Anastasia: Esta es una comunidad y nos apoyamos mutuamente para poder sobrevivir. Tú también pondrás tu granito de arena, da igual que sea pequeño, todo sirve. Que te asigne un área de trabajo es una muestra de que ahí no se aceptan Hikkikomoris o NEETS. Tú desconoces que hay otros pisos, pero las distintas sociedades que existen más arriba tienen su propia manera de lidiar con los inútiles, en la mayoría de casos la consecuencia de la pereza o de ser una carga es el exilio. Te mueves por la avenida principal, aquella carcasa de las áreas de fabrica donde pusiste un pie al entrar al nivel, pero ocupada y modificada por muchas personas. Tus ojos bailan entre todas las féminas que logras ubicar. Las adolescente cuchichean con sus amigas y se distinguen por sus vestimenta de colores y estilos disparen que buscan hacer combinar para lucir bonitas; Las maduras casi siempre andan acompañada de un niño o varios, y no miran tanto las ropas, sino los alimentos y los objetos de uso diario, quizás porque la ocupación que la mayoría tomar tras formar una pareja es la de ser una ama de casa mientras que su marido le consigue los objetos o los vales de comida para intercambiar. Hay muy pocas ancianas, ves solo una y lleva a su pequeña nieta de la mano. Ninguna mujer te presta atención porque solo eres un muchacho de ojos ociosos, tu aspecto no tiene nada que lo haga resaltar. Se encuentran con un tal Wesker, y reconoces la mano del mono que cuelga en su cuello, leíste hace tiempo una historia que trataba sobre ella y su capacidad de cumplir deseos a alto coste. Imaginas toda una tele-novela en tu cabeza sobre la relación entre el extraño y la burócrata, pero no tienes chance de confirmar tus sospechas porque Wesker se va y Anastasia reanuda la caminata. Llegan al centro de la BNTG. Delante de ti se muestra un edificio escalonado hecho de concreto y recubierto por yeso blanco para darle un aspecto impoluto, casi brillante. Cumple los 3 pisos de altura para alcanzar el tope del techo del trastero. Las ventanas que dan al interior son grandes hasta casi cubrir la altura de cada piso, de base plana y parte superior curva. Unos cuantos escalones también enyesados suben hacia las puertas dobles que fungen de entrada principal, altas y bañadas en cobre, con pilares a los lados que imitan el estilo de los panteones griegos, teniendo sobre el umbral un arco que encierra un sobrerrelieve y letras de metal pintadas de oro que construyen las siguientes palabras: Backrooms National Trade Group Center. Anastasia: Aquí se hace la magia. Lo dice cuando se encuentran de pie sobre el primer escalón, sin cambiar su semblante ni mejorar el animo. Anastasia: Quienes me antecedieron buscaban darle un aire solemne, incluso majestuoso. No sé si tuvieron éxito. Subió la pequeña escalera y atravesó el umbral. Los dos guardias junto la puerta de cobre la saludaron, y ella te presentó con ellos, diciéndoles tu nombre, y comentando que seguramente a partir de ahora te verán a ti en el centro a diario. ¿Tal vez ya da por sentado que tienes lo necesario para vivir como burócrata? A diferencia de los guardias de armadura variadas que viste en el camino o en la entrada de la BNTG, la policía del centro comparten un mismo uniforme azul para todos, te recuerda a los oficiales que manejan el transito. Los dos que están de guardia ahora te saludan con sumo respeto a pesar de que eres un adolescente 1/2 <Por cierto, op, claramente no ha vuelto nuestro amigo Jorge... ¿Qué sucede con él y con, por ende, Malory? Arriba te dejé un turno modificado con el encuentro de los caloreros/hombres de vapor. Lo redacté de tal modo que deja el paradero de Jorge suelto. Puedes contestar ese turno con calma y continuar usando a Malory desde allí.
(94.61 KB 600x600 Pamela2.jpg)

>>25790 >>25092 <Byrone Yae (Seguro. Hora 7) HP: 100/100 Energía: 57/60 Hambre: 10/20 - Sed 10/20 -Fuerza: 0 -Agilidad: 10 -Resistencia: 0 -Suerte: 0 Inventario: Nivel 1 El recibido del centro es espacioso, se encuentra bien iluminado tanto por lamparas internas como la luz que entra desde las ventanas, un larga alfombra se echa sobre el suelo pulido y recorre el centro de la sala hasta las patas de los dos escritorios designados para los recepcionistas. En cada extremo antes de alcanzar los escritorios, hay tres hileras de butacas de cine que sirven de banca para quienes esperan su turno para ser atendidos, solo la primera hilera de la izquierda está llena. Del mismo modo solo el escritorio de la izquierda está ocupado por una recepcionista, mientras que en el de la derecha tiene encima un cartel que dice Volveré en la noche. Una pareja se levanta de las butacas al reconocer a Anastasia y se acercan con expresiones joviales. Ambos llevan ropas mundanas, haciendo que sobresalte el velo de bodas de la mujer y el moño en el cuello del hombre. Anastasia: ¿Se casaran? Felicidades. Les mandaré un jarrón de almendras. Les felicita con los mismos ojos cansados y timbre de voz invariable, pero la pareja no parece insultada por su desgane, de hecho aceptan sus palabras de buena gana antes de volver a sentarse a esperar su turno. Un adolescente al verla también se levanta y aprovecha de explicarle su situación. Ella le contesta con la misma escala baja de emoción. Anastasia: Los caloreros hacen un trabajo indispensable en los Backrooms. Si tu abuelo se quiere jubilar y bajar aquí, será recibido con todas las facilidades que podamos darle. Entiendo que pensar en un transito hacia el nivel 10 suene atractivo, pero créeme cuando te digo que realizando las cuentas, es demasiado caro y riesgos, en especial para alguien de su edad. En la BNTG estará seguro. El muchacho agradece su consejo y regresa a sentarse. La siguiente persona con la que la burócrata trata no viene hacia ella, sino que es Anastasia quien se acerca a la mujer cabizbaja y toma su mentón para subirle el rostro, revelando así un pulsante moretón en la esquina del ojo izquierdo que le hizo entrecerrarlo, más un labio roto con la sangre ya seca. Anastasia: ¿Volvió a golpearte? La mujer asintió. Anastasia no cambió su expresión. Anastasia: Hablaré con Harry. Tu esposo podrá ser uno de sus muchachos, pero en la ley no hay excepciones, ni si quiera para los guardias. Presenta la denuncia y deja que me encargue, haré que sirva de ejemplo para el resto. Suelta el mentón de la fémina maltratada y va al escritorio, el izquierdo. La que atiende es una mujer algo rellenita y pecosa, con cabello de corte de honguito, y gafas. A simple vista hay cierto parentesco entre la recepcionista y la burócrata. La primera nota a la segunda, alza la mirada y realiza el mismo gesto que hace Anastasia, el de re-acomodarse la montura de las gafas. La atención de la recepcionista pasa de su prima para seguir con la vista a la maltratada de antes, quien abandona su cita y la butaca para largarse del centro. Anastasia también se gira y lo ve sin mover un solo musculo ni rasgo en su cara. ???: Huyó otra vez. Anastasia: Eso terminará mal. Los golpeadores nunca mejoran, a lo mucho se calman un tiempo, pero siempre les regresa la necesidad de pelar sus nudillos. ???: ¿Verás a Harry? Anastasia: Dije que lo haría. Dejan ese tema para enfocarse en ti. Anastasia: Este es el nuevo, se llama Byrone Yae. Byrone, ella es Pamela. Pamela, que alguien lo lleve al archivador. Aprenderá desde abajo. Pamela: ¿Ahora? La recepcionista luce algo perpleja. Anastasia: ¿Algún problema? Pamela: Acaba de llegar. Anastasia: Sí, ¿y? Pamela: Estará cansado. Posiblemente traumatizado. Es muy joven, necesitará relajarse, dormir, tal vez llorar un rato. Seguro tiene mucho que procesar, Ana. Su vida acaba de cambiar para siempre y eso es un shock para cualquiera. De hecho si no fuese un shock me preocuparía. La burócrata arquea una ceja y te mira. Anastasia: ¿Estás traumatizado? ¿Quieres llorar? Mientras respondes, Anastasia y la recepcionista aprovechan de discutir cosas que no te competen, pero son importante para los asuntos del centro. Anastasia: ¿Ha llegado la chica nueva? ¿Marie? La respuesta que recibe es que ninguna Marie ha pasado por allí. Anastasia: ¿Joe no vino? Pamela: Con lo grande que es, llamaría la atención en cualquier lado. Así que estoy 100% segura de que no se ha pasado por aquí. Anastasia hace una mueca. Pamela: Yo no me preocuparía. No sé cómo sea la chica, pero estará muy segura con Joe. ¿O conoces algo más peligroso que un MEG? Anastasia: Si, un MEG enojado. Pamela: No puedo discutir con eso. Anastasia: Con un par fijo... Fue más un murmullo, pero tanto tú como la recepcionista la oyeron. Pamela: ¿Un par del MEG? Anastasia: Serviría para mantener la paz. Cada uno puede alcanzar la fuerza de 10 hombres, o eso dicen. Pamela: Que codiciosa eres, prima. Anastasia: Ahora que lo pienso, sería muy costoso. Pamela: Y que avara también. 2/2
(545.30 KB 2560x1536 BNTGpeque-brujulas.jpg)

(647.34 KB 900x1080 BNTGCharmy2.png)

>>25402 >>25403 <Marie Griffin (Seguro. Día 1, Hora 8) HP: 100/100 Energía: 43/50 Hambre: 8/21 - Sed 11/20 -Fuerza: 4+10 Cuchillo militar viejo -Agilidad: 5 -Resistencia: 5 -Suerte: 6+1 Estampilla de estrella de Julia Inventario: -Bolsillos 4/4 Lápiz Libreta Botella agua del almendra (Incompleta. 8/15) Ficha BNTG -Mochila rosada 6/10 Sándwich simple de huevo (Completo. 10/10) PUNCH (Completa. 10/10) Celular (Apagado. Carga 4/8) Botella de plástico (Vacía) Bolsa de plástico (Sándwich simple de jamón y queso. Completo. 10/10) Smiler Fluid Nivel 1 Charmy: Solo un par de vueltas más... La voz viene de encima de ti, pero no tienes chance de mirar arriba. Debes concentrarte en mantener el equilibrio con un pequeño cuerpo sombre tus escuálidos hombros. Tus manos se mantienen sobre las botas de la errante para evitar que se tambalee. Es una labor agotadora para alguien como tú, que nunca se destacó en lo atlético, pero allí estás, resistiendo. Joe se encuentra a un paso de ti, sentado en un taburete muy quieto. Charmy: Con esto ya está. Luego de haber limpiado y tratado el orificio de bala del MEG, ahora finiquita la labor envolviendo el área con mucha venda blanca. Con todo terminado, da una palmada sobre la gaza como indicación a Joe para que se ponga de pie. Charmy se sacude las manos y salta de tus hombros al suelo. Pruebas la liberación de no sentir más ese peso. Podrá ser más pequeña que tú, una enana o persona chiquita, pero sigue teniendo su buena cantidad de kilos. Como no alcanzaba la herida de Joe, y le sacaba de quicio tenerte en un rincón como un florero, en vez de otro taburete o una caja decidió usarte a ti como plataforma. Charmy: Hay gente irresponsable, pero pasearte por ahí con una herida de bala no es sano, Joe. Joe: No me dolía. Charmy: Da igual si te duele o no. Convertirte en MEG no te hace invisible o inhumano. Tenlo presente, o un día te romperás tanto que nadie podrá arreglarte. Usa un tono de regaño. Desde que llegaron, la líder de los Peque-brújulas se ha mostrado como una persona dominante, alguien dispuesta a mandar sobre los demás sin importarle que seas unas niña torpe o un soldado de dos metros. Cuando apenas entraron a esa "casa", Charmy, que estaba de pie sobre la espalda del sofá del recibidor para acomodar el angulo de un pez espada disecado en la pared, se giró por el sonido de la puerta y vio a Joe, captó al instante el agujero sangrante y enseguida hizo ir a ambos a la habitación tras la barra de recepción. Si la primera sala era modesta en tamaño pero de un estilo hogareño, la siguiente era modesta en tamaño y abarrotada como un viejo almacén al que no le queda más sitio. Contra la pared observaste barriles con olores fuertes, captaste uno hasta el tope de almendras, otro de inciensos, y otros de distintas especies como ajo en polvo o comino; Sobre esos mismos barriles sobresalían estanterías de pared con mapas; botellas y cantimploras vacías; linternas; navajas; sogas enrolladas; brújulas de plástico; antigüedades como relojes o sombreros; lamparas de aceite; y multitud de cosas que no te dieron tiempo de examinar porque Charmy había hecho sentar a Joe en un banquito mientras que ella se acercaba a ti cargando un botiquín con ambas manos. También viste libros, montones de libros gruesos y de títulos extraños. La mujer le preguntó a Joe cómo lo hirieron, y este contó una versión escueta de lo sucedido en el callejón con el malandrín de Reno. Charmy: ¿Usaste a Anthond y Benjamin? Joe: Solo a Anthond. Charmy: Aun con lo que eso le hace a tu cuerpo... Joe no agregó nada más sobre los hechos, ni si quiera te miró, centró la vista en el primer objeto al azar de su campo de visión y la dejó allí clavada hasta que la exploradora acabó de tratarlo. Charmy si te observó tras terminar y bajarse de ti, por la manera en que entonó la mirada pareció sospechar que tú eras la razón por la que Joe usó a ese Anthond, todo contar de protegerte. Pero su atención no duró mucho tiempo sobre ti, porque dio media vuelta para desaparecer entre los innumerables objetos en busca de algo. Charmy: ¡En fin! Con esta breve crisis superada, imagino que puedo relajarme y tú puedes decirme para qué viniste acá. ¿Tendrá que ver con esa muchacha de hombros débiles que trajiste? El MEG asiente, y la mujer pequeña sigue hablando desde alguna parte detrás de una muñeca rusa más grande que tú. Charmy: Haré un poco de café. Joe: Muy amargo. Charmy: ¿Qué? Joe: Trae algo más dulce. Más femenino. Charmy: ¿Cómo que más femenino? ¿Quieres hormonas? ¿También te dispararon en el cerebro y ahora buscas convertirte en mujer? Dulce y femenino, son las palabras que Joe te comentó antes que captó por parte de Hether luego de sospesar cuales eran tus gustos. Es fácil intuir que su petición no es alguna clase de descubrimiento sobre su propia sexualidad, sino que solo quiere mostrarse atento contigo y hacer que te sientas cómoda, pues aunque esa pelea fortuita contra los ladrones fue una nimiedad para él, entiende que fuese un asunto más demandante para ti. Vuelven a la sala de estar y toman asiento en el sofá donde Charmy estaba de pie cuando llegaron. La líder de los peque-brújulas en vez ocupa una silla de aspecto elegante que trajo del almacén y colocó frente ustedes. Cada uno sostiene una taza de leche tibia endulzada con bien, y notaste como Joe se quedó viendo esa empalagosa combinación con desconfianza. No se quito el casco y tampoco bebió. Charmy si lo hizo, se lamió el bigote de leche y te soltó una pregunta. Charmy: Jovencita, en caso de que Joe no te dijera mi nombre, me llamo Charmy, significa encantito o algo así. ¿Cual es el tuyo y qué significa? Espera tu respuesta para después decir. Charmy: A ver, enséñame la ficha que te dieron. El MEG interrumpe antes que pudieras hacer cualquier movimiento. Joe: Su ficha no sirve. Charmy: ¿Cómo que su ficha no sirve? ¿Como voy a saber si Anastasia la mandó para acá? Si hay una inspección sorpresa, ¿cómo voy a defenderme si hacen preguntas de quien es esta chica y por qué anda conmigo? Pensaría que es una esclava, o una inmigrante ilegal, o algo más chungo. Joe: Deja que yo me preocupe por Anastasia. Charmy: No es solo por Anastasia, también es por mi... Respira hondo y da otro largo sorbo a la taza caliente que sostiene en ambas manos. Charmy: La ficha, y las primeras impresiones de los burócratas, son un filtro para más o menos saber si alguien tiene las aptitudes necesarias para ser parte de mis niños. Mírala. Se vuelve hacia ti. Charmy: Usa gafas, seguro sin ellas no puede ver más allá de su mano, y tienes piernas flacas como las de un cervatillo. Alguien con esas desventajas no debería explorar los Backrooms, estaría mejor y más segura aburriéndose tras un escritorio. Joe: Es fuerte... Hace una pausa para después agregar. Joe: De espíritu. La peque-brújula niega con al cabeza. Charmy: Los niveles están repletos de espíritus fuertes rotos. Un cuerpo fuerte y una mente veloz, eso sí me daría más confianza. Joe: Solo tiene que ir subiendo y mejorará. Charmy: Es verdad que se dice que mientras más subimos, más poderosos nos volvemos. Explica en parte las monstruosas capacidades que pueden alcanzar los Brújulas. Pero si fuera tan fácil todos andaríamos arriba riendo y saltando por alguna clase de pradera pseudo-infinita. Ninguna de las dos partes parece dispuesta a ceder. Joe: Llegó sin ayuda hasta el MEG. Charmy: Pudo tener suerte. Los pasillos son caprichosos. Joe: Escapó de una ventana. Eso llama la atención de la líder, quien vuelve a mirarte pero en vez de desinterés y algo de lastima, ahora hay un brillo de curiosidad en sus ojos. Charmy: ¿Un The Window? ¿De verdad? 1/2
(67.02 KB 700x778 Lecheconmiel.jpg)

>>25796 <Marie Griffin (Seguro. Día 1, Hora 8) HP: 100/100 Energía: 43/50 Hambre: 8/21 - Sed 11/20 -Fuerza: 4+10 Cuchillo militar viejo -Agilidad: 5 -Resistencia: 5 -Suerte: 6+1 Estampilla de estrella de Julia Inventario: -Bolsillos 4/4 Lápiz Libreta Botella agua del almendra (Incompleta. 8/15) Ficha BNTG -Mochila rosada 6/10 Sándwich simple de huevo (Completo. 10/10) PUNCH (Completa. 10/10) Celular (Apagado. Carga 4/8) Botella de plástico (Vacía) Bolsa de plástico (Sándwich simple de jamón y queso. Completo. 10/10) Smiler Fluid Nivel 1 Salta a la vista que Charmy duda que sobrevivieras a cualquier encuentro con un The Window, entidad problemática incluso para los errantes más experimentados que por engaño o azar caen en el rango de caza de una de esas cosas. Sin embargo, las siguientes palabras de Joe toman a la líder por sorpresa. Joe: Yo creo que en ella. Recuerdas lo sucedido en el callejón, cuando le diste el abrazo en agradecimiento por haberte protegido. Él no dijo nada, simplemente se mostró cálido y dejó una mano sobre tu cabello mientras permitió que mancharas su coraza protectora con las lagrimas, te tendió consuelo, esperando tranquilo a que dejases de llorar. Esa misma calidez la vuelve a mostrar ahora, esta vez en lo que dice, y en vez de consuelo extiende confianza. Joe: Trabajará para encontrar una salida tanto o más como todos los demás. Habla con franqueza. Realmente cree en ti. Joe: La base Alfa del MEG a estas alturas es poco importante, por ello me han solicitado en bases superiores donde los asuntos son más urgentes. No puedo quedarme aquí más tiempo del que ya gasté, no puedo entrenarla, tampoco llevarla conmigo. Charmy: ¿Y quieres que yo me encargue? Joe: Enséñale lo básico, las rutas, el cómo moverse, qué puede encontrar en los primeros pisos, cómo usar armas para defenderse de cada entidad. No será gratis, te mandaré objetos de arriba. Charmy: ¿Crees que puedes comprarme? Mi padre me crió para ser una buena chica. No vayas por ahí o te sacaré a patadas. La líder gruñe y vuelve a sacudir la cabeza. Pero no parece rechazar la idea, más bien revela una sonrisa resignada. Charmy: Pero si son regalos de un viejo compañero, no tengo problema en aceptarlos... Joe le iba a agradecer, pero la líder levanto una mano interrumpiéndolo para añadir. Charmy: Eso sí, hay que aclarar una cosa primero. Hace contacto visual contigo. Charmy: Niña, ¿en serio quieres quedarte? Procuro que mis niños no corran demasiado peligro, que tengan una comida y un techo sobre su cabeza. Pero no es una vida fácil. El entrenamiento es rudo porque los Backrooms son rudos. Con Anastasia tendrías una vida relajada, mientras que conmigo te tocará sudar la gota gorda. No quiero saber lo que Joe desea para ti. Deseo saber lo que tu quieres. 2/2
(42.20 KB 223x280 Nnnnnn.jpg)

>>25796 Curioso planteamiento de tiempo, pero creo que lo responderé en orden normal kek >Marie Al estar en el lugar, lo primero que encontrarían es a una chica muy bajita, increíblemente más baja que la misma Marie, que no era muy alta para su edad... (134cm) (¿Una niña...?) Se pregunta en su cabeza con algo de sorpresa, no estaba segura de que esperar del lugar donde se crió su escolta, una niña era una extraña revelación... ¿hermana acaso? No hubo tiempo para charlar mucho... ambos fueron llevados rápidamente a otra sala por la herida del hombre, un lugar lleno de objetos que hacían a la niña mirar para todos lados como si estuviera perdida. Había muchas cosas, barriles, brújulas, sogas, cosas que la joven no pudo evitar relacionar con un típico interior de barco pirata de dibujos animados... no habían muchas cosas que llamaran su atención como para acercarse, excepto algunos libros bastante grandes a los que la chica no le molestaría echarle una ojeada... pero no era el momento para eso. Su curiosidad fue prontamente apagada por la enanita, que se le acercó con un botiquín por alguna razón... Marie no dijo nada, respondiendo sólo con su rostro de leve confusión mientras esperaba que hiciera alguna acción. Pronto, el interrogatorio del brújula llegó, dejando caer algo de información interesante en el proceso. <¿Usaste a Anthond y Benjamin? (¿...?) La curiosidad de Marie aumenta con la mención de aquellos nombres... <Solo a Anthond. (¿Anthond...?) <Aun con lo que eso le hace a tu cuerpo... (¿Eh...? ¿N-no se refiere a... "eso"... verdad...?) La preocupación de la niña se hace inconfundible por su semblante afligido... incluso si a veces parecía demasiado inocente, unir puntos con lógica básica era fácil. Quiso saber a qué se referían con aquello... pero las preguntas en su cabeza nunca fueron respondidas y su mirada triste sobre Joe jamás fue correspondida... ... De un momento a otro, Marie tenía a una niña parada sobre sus hombros... algo que podría no parecer mucho por el tamaño miniatura de la mujer, pero que realmente le estaba costando a la jovencita de anteojos... probablemente por su naturaleza débil. (Cielos... ¿por qué... es tan... pesada...?) Marie respira hondo, intenta contener la respiración a veces... deseando con cada segundo de su existencia terminar pronto con lo que estaba pasando... pero a la vez haciendo todo lo posible por mantenerse firme para que las cosas salgan bien... se lo debía a su compañero después de todo lo que había hecho por ella desde que se vieron por primera vez... y eso no sería ni de cerca suficiente para estar a mano en la cabeza de la joven nerd. <Con esto ya está. La chica se baja de sus hombros y Marie suelta un gran suspiro... y así, aliviada de que al fin todo terminó, acaricia su nuca. (Al fin...) (Ahora que lo pienso... ¿p-por qué yo...? Pudo usar una silla...) Joe aboga por sus decisiones. <No me dolía. (E-esa no es excusa...) <Tenlo presente, o un día te romperás tanto que nadie podrá arreglarte. (N-no... no digas eso...) Entonces, los ojos de la chiquilla se posan en la pelirroja, ojos de duda, de acusación... que a pesar de durar poco sobre ella son suficiente como para sorprenderla, haciéndole dar un sobresalto mínimo, casi imperceptible... sintió casi como si fuera a paralizarse... pero pronto la dejaron de ver, haciendo que Marie se encoja con culpa y comience a sobar su brazo como niñito nervioso. (Se dio cuenta... ¿no...?) Con el básico recurso de "en fin" la enana trata de pasar a otro tema con Joe, mientras Marie sigue demostrando ser buena manteniendo la boca cerrada. <Haré un poco de café. (Más café...) <Muy amargo. "¿Hm...?" Con un rostro de curiosidad a pesar de denotar poco ánimo, Marie mira a Joe luego de aquella frase. <Trae algo más dulce. Más femenino. (¿femenino...?) "Oh..." -se da cuenta, demostrandolo en voz baja- (G-gracias...) No se atreve a meterse tanto en la conversación como para pasar sus pensamientos a palabras esta vez... probablemente se lo agradecería luego. <¿También te dispararon en el cerebro y ahora buscas convertirte en mujer? (Eh...) Marie imagina un sonido de molestia mirando al lugar detrás del que está la chica con ojos entrecerrados de desaprobación... pero sin atreverse a hablar aún. (...mala...) Se cruza de brazos. El reciente formado trío regresa a la sala principal a tomar a siento, los invitados en el sofá y la anfitriona en su propia silla cara. Todos tenían sus propias tacitas listas para beber... Marie miró a su acompañante un momento... notando que no parecía estar muy interesado en probar la mezcla, a diferencia de ella... (Hm... ¿no le gusta...? ¿o... no se quiere quitar el casco...?) (¿Tendrá... labios muy carnosos...? ¿o dientes grandes...?) (Jeje... referencia...) La pequeña sopla su bebida... y con cuidado da un sorbo insonoro a la bebida y al bajar la taza, se limpia el bigote con su sudadera. No era una chica con gracia, pero tampoco la de menos modales del mundo.. o eso creía ella. Entonces, la otra chica habla, finalmente dirigiéndose a Marie... quien no podría callarse mucho más tiempo. <Jovencita "¿E-eh...? ¿yo?" -obviamente sí- <en caso de que Joe no te dijera mi nombre, me llamo Charmy, significa encantito o algo así. ¿Cual es el tuyo y qué significa? "¿T-tú eres Charmy...?" -Marie tenía cara de no entender algo- "e-eh no... eh... él... te mencionó... pero..." Lo que Marie no quería decir, es que no esperaba que la tal "Charmy" fuese una enanita. "Eh... s-sí... sí significa eso... algo así." -cambia el tema rápido, sobando su nuca- "Yo... m-me llamo Marie... Marie Griffin..." -responde, algo nerviosa como siempre- "no... n-no sé qué significa... no se me ocurrió buscarlo..." <A ver, enséñame la ficha que te dieron. "Eh..." No fueron necesarias palabras, pues el brújula interrumpió. <Su ficha no sirve. (Eh... sí... eso...) <¿cómo voy a defenderme si hacen preguntas de quien es esta chica y por qué anda conmigo? (¿Q-qué es esto...? ¿Sólo una casa...?) (¿inmigrante...? ¿cómo es eso aquí...?) <No es solo por Anastasia, también es por mi... (¿hm...?) <son un filtro para saber si alguien tiene las aptitudes necesarias para ser parte de mis niños. (¿Aptitudes...?) <Mírala. La miran, la niña responde viendo Joe y luego a la chica como preguntando qué hay de malo. <Usa gafas, seguro sin ellas no puede ver más allá de su mano (...pues no...) <tienes piernas flacas como las de un cervatillo. "E-ey..." -dice en voz baja, más que nada sólo para ella misma- <Alguien con esas desventajas no debería explorar los Backrooms (¿explorar...?) <Es fuerte... Marie mira a Joe confundida... ni ella podía creerse esa mentira. <De espíritu. (A) Se imagina el meme basura. <Los niveles están repletos de espíritus fuertes rotos. (Rotos...) -Marie piensa en videojuegos- <Un cuerpo fuerte y una mente veloz, eso sí me daría más confianza. (M-mi mente es veloz... al menos eso es cierto...) <Solo tiene que ir subiendo y mejorará. (N-no sé...) Marie infla un cachete incómoda... esto estaba tomando un camino que quizás no quería recorrer. <Es verdad que se dice que mientras más subimos, más poderosos nos volvemos. (...¿e-en serio?) <si fuera tan fácil todos andaríamos arriba riendo y saltando por alguna clase de pradera pseudo-infinita. (...tiene razón...) <Llegó sin ayuda hasta el MEG. (Es cierto...) <Pudo tener suerte. Los pasillos son caprichosos. (...creo que así fue...) <Escapó de una ventana. (E-eso es maquillar un poco la realidad...) Charmy se muestra muy interesada en la niña repentinamente, sorprendiendo e incomodando un poco a esta por el cambio de actitud y una falta de respuesta segura a su pregunta. <¿Un The Window? ¿De verdad? "B-bueno... eh... dos, pero... eh... yo..."
(68.68 KB 840x473 D.jpeg)

>>25800 >Marie Ya se notaba que Marie estaba algo nerviosa, por un par de razones estar segura de qué responder era difícil... pero una vez más, el MEG la saca de un aprieto con algo... bonito. <Yo creo en ella. "¿Eh?" -boquiabierta, Marie mira a su compañero, con total sorpresa por aquello- <Trabajará para encontrar una salida tanto o más como todos los demás. "-" La niña trata de formar una palabra, pero no le sale... oír eso de el hombre más serio que jamás vio era algo que simplemente la dejaba sin palabras. <me han solicitado en bases superiores donde los asuntos son más urgentes. (Oh... cielos...) La sorpresa alegre de la chica pronto se va apagando, otra vez llevándola a mostrarse afligida por aquella revelación. <no puedo entrenarla, tampoco llevarla conmigo. (R-rayos...) Marie cierra sus manos con fuerza, impotente... sabía que no importaba lo que dijera, no era ni decisión de Joe ni suya que este se quedara... ya comenzaba a sentirse mal. <¿Y quieres que yo me encargue? (¿Por qué...? Rayos... justo ahora...) Cuando por fin comenzaba a confiar en él... la niña sentía que era un mal momento para perder a una de las pocas caras conocidas y quizás la más importante en aquel lugar. <Enséñale lo básico. No será gratis, te mandaré objetos de arriba. (¿Te irás... tanto...?) <No vayas por ahí o te sacaré a patadas. (¿e-es un no...?) <Pero si son regalos de un viejo compañero, no tengo problema en aceptarlos... (¿Es un sí...?) Pero antes... había que aclarar una última cosa, la miran directamente... y finalmente le hacen la pregunta que importa. <Niña, ¿en serio quieres quedarte? Silencio... Marie mira hacia abajo, rompiendo el contacto visual. (...no lo sé...) (Quiero volver a casa... Quiero... estar a mano con él... Quiero llenar sus expectativas... Quiero... quiero pero...) (¿Puedo...? Soy débil... no... nunca hice ejercicio y... y no lo sé...) (Y... y se irá... pronto y todo... y estaré sola... y... y no sé si puedo hacerlo sola y...) (Sólo... Quiero yo... él confía en mí... yo...) (¿Por qué todo tenía que pasar tan rápido...? ¿Por qué todo esto me está pasando...?) Los ojos de la niña se ponen vidriosos y suelta un pequeño sollozo, antes de contener la respiración, intentando contener sus lágrimas. (No frente a ella... por favor...) (Confía en ti...) (¿Es la única forma...? De... tantas cosas... es la única forma...) Volver a casa, estar a mano, no traicionar su confianza, volver a verlo... todas esas cosas parecían sólo ser posibles ahí... Realmente no tenía otra opción aunque le diera vueltas... Sin levantar la mirada, asintió con la cabeza. "L-l-lo haré..." -dice con una voz 'temblorosa'- Al mismo tiempo que inhaló hondo, se puso de pie y sin terminar su té ni levantar la mirada se dirigió al exterior con algo de prisa, por la puerta principal por la que entraron en primer lugar, sin decir nada. Necesitaba algo de aire... y dejar salir las lágrimas en donde no la vean.


Forms
Delete
Report
Quick Reply