/hisrol/ - Hispa Rol

Lugar para rolear

Página principal Catálogo Archivar Debajo Actualizar
Name
Options
Subject
Message

Max message length: 8001

Files

Max file size: 32.00 MB

Max files: 5

Supported file types: GIF, JPG, PNG, WebM, OGG, and more

E-mail
Password

(used to delete files and postings)

Misc

Recuerda leer las reglas

The backup domain is located at 8chan.se. .cc is a third fallback. TOR access can be found here, or you can access the TOR portal from the clearnet at Redchannit 2.0.

The server will be undergoing defense system testing Sunday and Monday. Expect brief outages or errors.
(Estamos probando la defensa contra el tercer género en el servidor el domingo y el lunes. Por favor, perdone cualquier interrupción.)


8chan.moe is a hobby project with no affiliation whatsoever to the administration of any other "8chan" site, past or present.

TABLONES HERMANOS Hispa hispachan Tablones regionales arepa / esp / col / cc / pe / mex Tablones de intereses y ocio ac / vt / hispol / arte / av / hispatec / mtv3 / teyvat Próximamente correo propio de contacto

(572.96 KB 1178x664 SRP_Uno.png)

Sacrilegious Resolve: Persona (Capitulo 1) Rolero 07/24/2022 (Dom) 17:37:22 Id: 8ccb50 63022
Algunos lloran la llegada de la primavera, pues les recuerda la frágil y efímera existencia en la tierra; otros la celebran, pues es el triunfo de la vida sobre la muerte. Sea como sea, no caigas en desesperación. La vida un tiene muchas cosas por mostrar...
Lunes 13. Abril 20XX Hoy es un día como cualquier otro, de no ser que es el inicio del ciclo escolar. Mucho se sienten agobiados por el hecho de tener que ir a clases: horas y horas de tu vida que pasan a la velocidad más lenta que cualquiera podría tolerar, profesores variopintos y demás. No obstante, sientes algo de optimismo por este ciclo, algo no que no sabrás describir, pero que lo sientes muy profundo en las entrañas. No es común esta clase de entusiasmo, pero da igual. El destino es incierto, y muchos de ustedes han llegado de muy lejos hacia el norte: Hokkaido. Tierra gélida, pintada por el blanco del hielo, guardada por las bestias que rondan alrededor del lugar. Quizá no es el lugar mas atractivo de Japón, pero puedes sentir la serenidad que sus paisajes proyecta. (Jugadores: favor de reportarse en el rol para lanzar sus turnos)
>>63028 Presente OP.
>>63022 Estoy acá OP
(36.64 KB 310x600 N.(Pokémon).600.1441874.jpg)

>>63028 Talos aqui presente OP
>>63022 Nantokami-san aquí.
>>63031 Tu llegada a la ciudad se puede considerar mundana: Tus padres siempre te han enviado a escuelas de alto nivel, en parte porque pueden costearlo. En tu caso, la soledad no te es desconocida, y la noticia no te movió en lo absoluto. Una oportunidad de negocios en tierras eslavas te ha llevado hasta aquí. Pasaste los últimos días de tus vacaciones hablando con los pocos amigos que tienes, además de perderlo en internet. El día llego y ordenaste tus cosas; un boleto de avión en tus bolsillos y un taxi en frente de ti, el momento de partir esta frente a frente. Te despediste de tu criada, sintiéndote un poco apagada por la idea de separarte de lo poco que tienes, pero hiciste a lado esas emociones y subiste al vehículo. Llegaste a Sapporo como una extraña, pero a la vez como familiar. El frio de la ciudad acaricio tus mejillas, calentándolas al contacto. Tus padres te enrolaron en el LIFB, una escuela “occidental” de renombre en la zona. Además de esto, contrataron una casa decente a las cercanías de la escuela; era una casa mas pequeña de lo que habías acostumbrado, pero la postal hogareña te arrullo el alma. Hoy es el primer día. Hoy es el principio de una nueva “vida”. >>63032 La selección fue fácil: Shizutani es tu caballo ganador. Usualmente no das un carajo por nada y nadie, pero sentiste tu orgullo y decidiste ir por la decisión mas sencilla. El LIFB ofrecía buenas cosas, pero sentiste que te tratarían menos que un perro de peleas. Decidido, Te despediste de manera lacónica de tu gimnasio, sobre todo del dueño, quien te dio una pequeña palmada en el hombro y te exhorto a seguir dando todo de ti. Esta es la oportunidad que, puede, te lleve hasta las estrellas. El dinero no es abundante en tu caso, por lo que decidiste aprovechar los últimos días en pequeños trabajos que te permitieran obtener un extra para el viaje. Llegaste a la estación, con poco cargando, y listo para cualquier eventualidad. El viaje en tren fue cómodo: la clase económica no es tan mala, excepto la comida, la cual parece algo que darían en un hospital, aunque quejarse por nimiedades te parece estúpido. Dos días de viaje fueron los que realizaste, llegaste a Sapporo en tiempo y forma. Te dirigiste a Shizutani, donde te recibió un encargado con gusto: El gran Khan ahora se encontraba en Hokkaido. La promesa de la lucha, en sus filas. Elogios a lado, fuiste acompañado por el encargado, el cual parecía muy joven, quien te regularizo y puso tus papeles en orden. Acabado todo el proceso burocrático, te dio un número telefónico y te recordó que podías contar con él. Para tu fortuna, la escuela contaba con un pequeño complejo habitacional, así que la renta ya no seria un problema. Llegaste a una habitación un poco reducida: unas mesas y una litera, pero sin señales de que alguien la este usando. Dejaste tus cosas en el suelo y tomaste una de las camas para descansar. Recostaste tu cabeza en las palmas de las manos y comenzaste a recordar algunas cosas, pensar en lo que harías y más ideas. Te levantaste temprano, y comenzaste a investigar las instalaciones. Encontraste un campo abierto donde comenzaste a dar vueltas. ¿Les molestara que hagas esto? Quien sabe.
>>63033 Aun te encuentras sorprendido por la capacidad de tu familia. Parece que la suerte si les sonríe al final del día: Lograste entrar al LIFB como becado. Le diste vueltas al asunto hasta que lo dejaste por la paz. Aprovechaste los pocos días que te quedaban y decidiste pasar algo de tiempo en la ciudad, pasando algo de tiempo con aquella chica misteriosa, quien seguía actuando raro a propósito. Aun así, son necesidades que requieren suplirse, por lo que no te importo. Llego el día, te costo trabajo salir, pero tu madre te alentó a ello: antes de salir, poso las manos sobre tu cabeza y te bendijo, esperando que tu viaje y estadía en Sapporo fueran cómodas. Respondiste a la acción con un abrazo. Realmente no querías ir. Paso algo de tiempo y saliste por la puerta, algo indeciso, pero aceptando que esto seria lo mejor para ti. Antes de partir, decidiste buscar a la chica, pero no la encontraste. ¿Sera que ella no quería verte? ¿Sera que ya sabía y no quería importunarte? No encontraste la respuesta y el tiempo corría en contra. Corriste hacia la estación. Pagaste el boleto y te dirigiste hacia el norte: Tus padres insistieron en pagarte una clase mas cómoda. Si bien te negaste al principio, terminaste por acceder y ahora tenias una pequeña litera dentro del tren. Un poco pequeña, pero ahora podías dormir y esperar a que el viaje terminara. Pasaron los días en el tren, entre escalas y exploraciones; platicaste con algunos pasajeros, comiste bien para lo que se podía esperar, admiraste las vistas rurales de Japón. Llegaste a tu destino, el viaje no fue tan desastroso, lo disfrutaste, de hecho. Después de tomar un taxi llegaste a la escuela. La imponencia de la institución te abrumo, pero seguiste adelante, observando los confines de la institución. Llegaste al vestíbulo y preguntaste por la matricula. Una dama de porte imponente y voz serena te atendió, reviso tus papeles y te dio el visto bueno. La dama te pidió que esperaras un poco, y sentiste como el tiempo se alargaba. Una chica joven te pidió que la acompañaras, accediste y llegaron hasta los dormitorios. No eran cuartos muy grandes, pero contaban con mas de lo que esperabas: clima y televisión. Ahora si que te ganaste la lotería. Observaste tus alrededores y viste que ya había alguien usando la habitación, si, ahora tienes un compañero de habitación. Sin darle vueltas, acomodaste tus cosas y te quedaste en la habitación: Te dio por ver un poco de tele y, como no podría ser de otra forma, la programación esta en un idioma que no comprendes. Te quedaste viendo algo de monos chinos hasta que te aburriste, y decidiste dormir. Tu compañero de cuarto aun no se presentaba, pero no le diste importancia lmao >>63034 Uno en un millón. Una oportunidad que no podía desperdiciarse, eso es lo que se paso por la mente al revisar tu correo. Parece que el programa de intercambio Intra-nacional te ha recompensado a pesar de que no sabias que es lo que habías hecho para merecer tal oportunidad, pero qué más da. Hokkaido, es el destino. Una tierra de riqueza cultural y espiritual. La idea de estar en dicho lugar te entusiasmo, pero lo disimulaste muy bien. Decidiste aprovechas los días y te pusiste a buscar formas de obtener dinero para llegar a tal lugar. Hiciste de todo, hasta que obtuviste dinero para el tren. Llegado el momento, te despediste de tu madre, quien bendijo tus andanzas, además de otorgarte un amuleto, el cual, te protegerá de cualquier fuerza maldita que se oponga a ti. Marchaste hacia la estación y te despediste de tu hogar sin arrepentimientos o rencores. Tu mente se encontraba serena y tus ideas muy claras. Entregaste el boleto al inspector y te fuiste junto al viento de la primavera, quien es tu guardián. Los días dentro de un tren pueden ser aburridos, así que decidiste entretenerte con los pasajeros. Lecturas y predicciones hicieron las delicias de propios y extraños, quienes comenzaban a acercarse a ti con el propósito de conocer un poco del destino. Sin pedirlo, ganaste una sustanciosa cantidad de efectivo jugueteando con oficinistas y turistas. Aunque tuviste que detenerte so pena que te botaran del tren por estar vendiendo algo que la compañía ferrocarrilera no puede ofrecer. Arribaste a Sapporo con los bolsos medio llenos y lo primero que hiciste fue dirigirte a la escuela que te recibiría. Arreglaste la documentación y dejaste tu equipaje dentro de tu habitación. No eres el único, pues viste también algunas pertenecías dentro del cuarto, por lo que tu deducción te dijo que tendrías un compañero de cuarto: Te preguntaste como seria y si es que se llevarían bien. Acabada la ronda de preguntas, saliste de la institución y gastaste tu ultimo día en la ciudad, investigando sitios de interés y utilidad. Uno no puede controlar el destino, pero si que puede torcer su designio a favor. ¿Por cierto, que escuela escogiste?
(22.12 KB 500x499 Changes.jpg)

>>63070 >Una ciudad extraña, padres confusos, nueva vida. >Una pequeña brisa de viento pasa a mi lado mientras me dirijo a mi nuevo instituto. Con cada paso que doy mi corazón empieza a latir con más fuerza, siento como mis pies tambalean de vez en cuando. Trato de ignorarlo y sigo mi camino. >Durante el trayecto me es imposible no mirar con curiosidad a mis alrededores, a fin de cuentas debía empezar a acostumbrarme. Todo aquí parecía ser tan extraño pero a la vez tan reconfortante, no sabia por que razón. De repente, me siento un poco más optimista. —("Quizás, no sea tan malo") >A lo lejos ya puedo visualizar el Liceo internacional Franco-Belga (LIFB), una de las instituciones más prestigiosas que el dinero puede comprar. Había oído que también estaban estudiantes extranjeros, con suerte uno de ellos seria lo suficientemente marginado para que pudiera hacer amigos. >Antes de darme cuenta ya estaba a solo unos pasos de ingresar ante esa gran entrada. >Por alguna razón, ya no me latía tanto el corazón.
(6.36 MB 2800x2200 98902810_p0.png)

>>63070 La "inesperada" visita de tu madre para motivarte a asistir al aclamado instituto, fue un momento que te agarro en frio al peliverde pero era aquello que necesitaba y seguramente una movida realizada por su tia, a veces Talos olvidaba lo perspicaz y convincente que podría ser Desde que subió al tren hasta que llegaste a tu nueva habitación, el joven sintio como el tiempo se iba volando sin que diera cuenta y que todo transcurría de forma automática como si fuera un mero observador en su propia vida Antes de sumirse en los brazos de Morfeo, dejo su celular cargando y programo algunas alarmas para que el intenso ruido te ayudara a levantarte temprano El sueño que tuvo fue uno muy bien extraño pero lo recordó vivamente, el yacía en un campo de flores rojizas donde paso el rato jugando alegremente con un ser que asemejaba a una serpiente mezclada con un tallo, con espinas amarillas, una cabeza en forma de flor roja y un llamativo bulbo por cola
>>63242 La fachada “occidental” de la institución hizo tu corazón correr. No sabias porque, si no te era raro ver esta clase de arquitectura, pero sentías que esta ves seria muy distinta. Entraste, y pudiste ver el mar de alumnos arremolinándose por el patio principal, entrando en orden y caos al mismo tiempo. Seguiste adelante, sin percatarte de nada en especial, salvo que se encontraban algunos carteles con flechas pegados. Los carteles decían “Auditorio”. Es obvio, el primer día de escuela siempre se inaugura con una charla en el auditorio, para pasar eventualmente al salón y recibir a los profesores. Seguiste viendo a tus alrededores, y no has encontrado señales de europeos rondando por los pasillos, hasta donde puedes ver, la mayoría son compatriotas, quizá embellecidos por la idea de recibir una educación “elevada” o porque realmente no quieren perder su tiempo en actividades obligadas y poder usarlo en mejores cosas. Quien sabe. La vista de Auditorio, aunque algo modesto, no ocupa el mismo lugar que el gimnasio. Ese pequeño detalle ya mejoro las cosas, quieres pensar. Otra vez, no eres rara a este tipo de escuelas, pero tu mente estaba revolucionada, buscando algo, alguien. Tomaste asiento, esperando a la presentación del director:
(813.02 KB 1024x683 TS-blog-pic-1024x683.png)


>>63343 Dormiste con pesadez. Ya te conoces, y sabes que ningún dios podría levantarte, aun si tu vida dependiera de ello. Programaste el despertador y le arrojaste a tu cama; Es extremadamente cómoda, sabias que la institución es buena, pero tampoco esperaste que tu lecho fuera una caja de nubes. Dejaste que el colchón te reclamara como suyo y terminaste adormilado por tan excelsa sensación. (…) Te encontraste en un campo de flores, de todo color y forma, bellas plantas irradiando color a donde vieras. Te sentías cómodo, pero extrañado por la imagen. Inesperadamente, ahí está, cara a cara: Es una serpiente, o mas bien, una planta asemejando a una. De cabeza carmesí como las rosas, y de cascabel blanco cual clavel. Repto a tu alrededor, enjaulándote en su cuerpo de enredaderas, como si quisiera matarte, pero eso no ocurrió. No sabias porque, pero aquella cosa te daba calma, y ella respondió acorde, irguiendo su cabeza, observándote. Tocaste la rosa, y la bestia se mantuvo en sitio, serena. Sentiste como si ella vehementemente deseara estar contigo, como un guardián. (…) Te levantaste extrañado, recordando a la bestia floral y su maternal semblanza. No entendía que podría significar, y tampoco es como que lo supieras, pero decidiste escribirlo en algún lado para recordarlo, o que alguien té ayude a interpretar esta imagen. Tomaste tus prendas y te dirigiste a los baños del edificio: Había gente adentro. Dudaste si deberías compartir espacio con ellos, pero las necesidades te obligaron a desprenderte de tus ropajes y presentarte al mundo como te habían traído. Rezaste para que no hicieran algo estúpido y entraste a las duchas. El gélido beso del agua recorre tu espalda, haciéndote temblar. Naturalmente seria muy caro pagar agua caliente para todos, pero se tenían que hacer sacrificios. Al terminar tu ducha, tomaste una toalla y te dirigiste al cuarto, donde encontraste a un joven arreglándose: Era alto, pero esbelto, de cabello agrisado. Su tersa piel es pálida, contrastando su rostro con un par de lentes de pasta. Te observo con detenimiento, hasta que decidió preguntar: ¿Eres nuevo? —Mascullo con duda—. Intentaste responder, pero él te callo, respondiéndose: Olvídalo. Llegaremos tarde al Auditorio, deberías apurarte— Y salió de la habitación. Decidiste que debías hacerle caso y forzaste las marchas hasta que estuviste listo para la acción. Bajaste escaleras como un bastardo hasta que llegaste al cuarto principal, corriendo hasta el auditorio. Eras como en las películas americanas. Grande y espacioso, con butacas en satín rojo, mullidas. Lograste ver que aún no había nadie, por lo que observaste alrededor hasta que diste con el peli cenizo que salió corriendo. Caminaste hasta donde se encontraba sentado, esperando respuestas. El te observo, y sonrió con anchura. Te sentaste a lado. Antes de que pudieras entablar conversación alguna, comenzaste a oír voces. Volteaste a ver y un mar de personas comenzó a invadir el auditorio. Todos comenzaron a sentarse, listos para recibir el día. El chico se dirigió a ti, respaldo con algo de chulería. No te preocupes, Habrá tiempo para hablar— Te sentaste y esperaste a que dieran el mensaje.
TURNO GENERAL LIFB Una voz se escuchó, retumbando las paredes del recinto: ¡Atención, por favor! Comenzamos en breve— El barullo comenzó a morir de poco en poco, hasta que solo quedo silencio. Se abrió el telón: en frente del escenario se haya un atril y dos banderas a los lados; Una figura salió de las bambalinas, un hombre, joven y de cabello purpureo se acerco y tomo el micrófono. Probando, uno-dos, uno-dos, ¿todo bien? — (…) *Talos* El joven se levantó de su asiento, sacudiendo el polvo de su ropa. No volteo a verte, pero te dirigió unas palabras: Bueno, esta es mi parada. Heh— Después de bromear, camino hacia una puerta que se encontraba al lado del escenario. (…) Buenas tardes a todos los presentes. Me presento: Mi nombre es Darragh Lynnden. Director del Liceo Internacional Franco-Belga. Les doy la bienvenida a este ciclo escolar a todos ustedes— El señor Lynnden se acomodó la corbata y prosiguió: Como todos los años, pretendemos entregar una educación de calidad y con visión a todos los estudiantes de esta institución, y para esto, nuestro cuerpo de profesores y consejo se preocupan por cada uno de ustedes y sus inquietudes. Y por esto, voy a pasar el micrófono al presidente del consejo de estudiantes. Darragh se hizo a un lado, dando paso al chico de la ropa formal el atril. Este saludo al director y se dirigió a los estudiantes: Buenas tardes a todos ustedes. Quizá ya me conocen, pero a los estudiantes de nuevo ingreso, me presento: Soy Raymond Konig, presidente del concejo escolar, y quiero darle la bienvenida a este nuevo ciclo. Como siempre, quiero recordarles que, si necesitan ayuda de cualquier tipo, el concejo está a su disposición. — Raymond acomodo la mano en el corazón e hizo una pequeña reverencia— Sin mas por el momento, les deseo un feliz comienzo de ciclo y espero estar a su disposición.
>>63357 El peliverde despertó con una sensación extraña recorriendole el cuerpo tal vez como un subproducto por haber descansado tan profundamente mas no le presto atención por tener que redactar todos los detalles de su sueño en el aplicativo de bloc de notas de su teléfono    Como a Talos le sobraba algo de tiempo antes de ir a clases opto por bañarte en vez de solo lavarte el rostro como suele hacer, para su fortuna no hubo ninguna clase de novatada de parte de demás estudiantes en las duchas aunque ya venía mentalmente preparado para anteponerse a sobre ello Cuando regreso a su habitación para cambiarse se tomo con un extraño pero extravagante muchacho del cual pensaste en un inicio que era una clase de miembro del comité escolar por su forma formal de vestir pero mas tarde que temprano, asociaste la idea de que aquel chico era tu compañero sin embargo Talos no tuvo ni tiempo para presentarse, el tipo solo abandono rápidamente recinto tras una breve e abrupta conversación Como no quería dejar un primera mala impresión en sus compañeros y profesores, el peliverde acato el consejo del joven agrisado, apresurándose en vestir sus prendas cotidianas e inmediatamente salir corriendo como una gacela perseguida por un león La fascinación de Talos por la estructura del auditoria fue fugazmente desplazada por un ligero resentimiento hacia su extraño compañero nacido del su sentir de haber sido engañado por el, fruto de lo vacío que se mostraba dicho entorno y el tono había en su voz Nuevamente el peliverde fue callado tajantemente las circunstancias, en esta ocasión fue una ingente cantidad de estudiantes que llenaron el auditorio y por lo cual solo le toco resignarse a tomar asiento y seguir siendo una marioneta mas de la vida >>63471 Como al peliverde no le interesaba mucho la clásica presentación de inicio de clases, ignoro parcialmente esta misma al centrar sus pensamientos en el sueño que tuvo, solo su atención regreso mamertamente a la misma cuando el joven agrisáceo le hablo, solo para hacer un gesto con la mano para indiciar que se vaya Talos asumía que el chico elegante debía irse para apoyar en la presentación como parte del consejo estudiantil y esa clase de pensamiento le ayuda a resistir el baño de agua fría que fue la revelación de que ahora en adelante iba compartir habitación su maldito presidente, sabia que a veces atraía la mala suerte pero esto era un directa patada en los huevos de parte del universo
(181.46 KB 1296x1617 Beginning.png)

>>63356 >>63471 >Al entrar lo primero que me percato es la gran aglomeración de estudiantes dentro del instituto, parecía que otra vez me había perdido en mis pensamientos. A la vez que me adentraba más me fije de algunos carteles, todos decían: “Auditorio”. >No fue difícil encontrar el lugar, sobretodo porque todos se estaban dirigiendo ahí. Aun así me preguntaba si debía empezar una conversación o algo, Mayu ya no estaba cerca. Y creo que ella se sentiría más tranquila si le cuento que tengo algunos amigos aquí. ... <Buenas tardes a todos los presentes. Me presento: Mi nombre es Darragh Lynnden. Director del Liceo Internacional Franco-Belga. Les doy la bienvenida a este ciclo escolar a todos ustedes >Contrario a lo que esperaba el director era... joven, muy joven. Juraría que no podría ser mayor que mi padre, o incluso mi madre. Lo que más me llamaba la atención era su cabello, no creo que mi padre pusiera demasiada atención a este instituto. Ya que siempre había catalogado cómo: "Perdedores maricas", a todos los que tenían en cabello teñido. >Ignorando aquello la presentación siguió normalmente, siendo ahora el turno del presidente del consejo de estudiantes. <Buenas tardes a todos ustedes. Quizá ya me conocen, pero a los estudiantes de nuevo ingreso, me presento: Soy Raymond Konig, presidente del concejo escolar, y quiero darle la bienvenida a este nuevo ciclo. Como siempre, quiero recordarles que, si necesitan ayuda de cualquier tipo, el concejo está a su disposición. >Una vez que había acabado de hablar me di cuenta que tanto su nombre como el del director sonaban extranjeros. Quizás eran americanos o europeos. >Si ya no quedaba nada mas que decir ahora mis mayores preocupaciones eran donde encontrar mi salón, si es que no me perdía antes.
>>63072 Escogí Shizutani. No sé si sea importante anunciarlo, pero el fin de semana estaré ausente por si quieres adelantar sin mí esos días y luego actualizarme, o hacer eventos en solitario con el otro jugador de mi escuela. Intentaré justificarlo en el turno de todas formas. Por último, lo siento si es algo escueto o muy largo, culpo al apuro, pero intenté cubrir un poco más. El destino y el espíritu humano son cosas que se entretejen y van de la mano una con otra. Entender el destino es una tarea difícil; entenderse a sí mismo aún más todavía, pero aproximarnos a nuestro propio núcleo viéndonos reflejados en el espíritu humano que rodea y murmura en nuestro entorno es crucial. Quién se entienda a sí mismo y entienda dónde está parado, es quién será capaz de torcer su propio destino. Un largo, largo viaje en tren cuya tardanza lo había hundido en prolongadas reflexiones que ya lo habían aburrido, por lo que decidió tomar las riendas de su propia experiencia llevándolo a su estilo dinámico, carismático e interactivo. Era un lugar llamativo para hacerlo: los trenes tenían su encanto. Algunos, al trabajo; otros de vacaciones, y otros en mudanzas que significaban un punto de cambio en sus vidas y, al igual que él, el principio de un nuevo ciclo. Sus pensamientos caminaban más hacia el último grupo y hacia los fines más que a los comienzos, y se debía a que él tampoco dejaba de pensar en sus propios por qués al momento de este cambio tan abrupto. Se veía evidenciado en el tema que más acosaba sus ponderaciones y meditaciones antes de cansarse y ponerse de pie: "¿He decidido mi destino al abandonar Kyoto, o era Hokkaido a lo que ya estaba destinado...?" Una pregunta de más abstracta y sin respuesta. Sus predicciones, la gran fortuna de ser electo y las estadísticas numéricas se pisaban intrincadamente entre sí, pero, a pesar de todo, dentro suyo, sentía cierto orgullo en problematizarse con cuestiones tales. No le dio mayor importancia, y deseoso de oír las historias que transporta el tren que abandona Honshuu, con ingenua ligereza abandonó también su asiento en pos de acercarse a pasajeros solitarios y entablar una conversación; que no hace falta decirlo, siempre concluiría el servicio que brinda mezclando su habilidoso oído empático con la meticulosidad de sus dedicados pasatiempos. Las remuneraciones vinieron con el tiempo cuantas más almas confundidas deseaban esclarecer sus dudas u oír algo que les fuese a traer calma en el punto exacto de transición entre un momento y otro que significa un viaje. Tenía sentido. Algunos deseaban saber cómo sería esta nueva etapa y cómo comenzar con el pie derecho; otros, asuntos más banales como cuánto tiempo más tardarían en volverse ricos para dejar su trabajo actual; o los números de la suerte para la lotería, algunas de las preguntas de siempre que ya se había acostumbrado a responder. La gran sensación de liberación y de sus propias alas abiertas que sintió al entregar su boleto al conductor se ancló una vez más al tener que pasarse otras cuantas horas en su asiento bajo amenazas. Tragándose el mal momento junto con un poco de saliva, se consoló pensando en que no valía la pena tirar a la basura tantas horas corriendo detrás de estudiantes para costearse el viaje mientras que sostenía firmemente en su puño su valioso amuleto, antes un abalorio pero ahora, un tesoro del hogar. Uno que además lo protegería de la negatividad que se cargan esos guardias. "Escuela Preparatoria Shizutani", como lo había memorizado, fue su elección. La propuesta del LIFB no lo sedujo en absoluto. Durante el otoño, la Vieja Capital, su hogar, se llenaba de turistas de países extranjeros de los cuáles ya no se sentía sorprendido. La Capital de las Flores hospedaba a tantos de ellos durante la temporada de Momijigari, que la misma experiencia podía pagarse en tiempo en lugar de dinero. Habría sido un desperdicio de sus mil oraciones a Ebisu y de su fortuna tanto económica como inmaterial; y al mismo tiempo, del rico patrimonio local, los foráneos se mezclarían entre sí bajo sus propias costumbres, y a pesar de contar con la ventaja del ojo sensible del japonés, opacaría un poco todo el encanto del lugar. Shizugani, en cambio, le permitía adentrarse en las venas de Sapporo mezclándose entre sus ciudadanos más corrientes y competitivos. Pasaría de ser un privilegiado para ser uno más en una enorme multitud que humildemente hace mover el mundo día a día, y al ser del tipo de persona que escucharía a un anciano antes que a un catedrático, se sintió profundamente identificado. Quizás las exigencias sean pesadas, pero no lo tuvo tanto en cuenta y se justificó con algún proverbio budista sobre la existencia del sufrimiento y las alabanzas al esfuerzo. Tampoco tuvo en cuenta que la clase media de Sapporo quizás no sea la misma que la clase media tan snob, tan moderna y artística que se encuentra en los suburbios de Kyoto atiborrados de cafés con menúes franceses. Los deslices de su análisis no habrían sido suficientes para alterar su decisión en lo más mínimo: estaba decidido. Desempacó luego de agotar sus energías en una caminata gozando de la imagen de ser un turista que carga con sus bolsos arropándose del icónico frío de Hokkaido en su coqueto abrigo de piel. Había llegado a un dormitorio con rastros de presencia y actividad, pero al haber llegado más tarde por atrasar su arribo en pos de conocer los aledaños, se había quedado sin saber de quién se trataba, elevándose un breve vaivén de incógnitas: ¿a quién le estaba presentando la vida de manera indirecta? Observó dichas propiedades con disimulo para intentar ver al menos un rezago del tipo de persona del que se trataba antes de cuestionarse que había traído demasiadas cosas y que tendría algunos problemas con el espacio. Sin más, abandonó el dormitorio para una vez más, perderse entre los callejones decorados por tulipanes en lugar de cerezos para conocer la ciudad, usando la gran torre del reloj como su brújula. Aprovechó el día o la mañana siguiente a riesgo de meterse en problemas, para justificar la ausencia en el día escolar para algo que consideraba de suma importancia; quizás de más importancia que su imagen escolar: dirigirse al primer templo que encontrase para rendir tributo a Tenjin y "saludar" al Kami local, cuyo nombre no sabía y por quién deseaba consultar.
>>63578 No te preocupes, esta bien. Voy a lanzar tu turno y voy a esperar a que khan de señales de vida.
>>63578 Las preguntas se acumularon de tanto en tanto, pero tu decisión se mantuvo en pie. La idea de Hokkaido se instalo en tu mente, y con ese tiempo adelante, te decidiste a pasearte por los confines de la ciudad. Llego el día, y decidiste no ir, pues, a pesar de tener que presentarte al día escolar, decidiste ir a agradecer a los dioses; el problema… El templo mas cercano se encuentra en Nishi. Tu escuela se encuentra en Chuo. La distancia entre las dos localidades es relativamente alta, aun si viajaras temprano usando el metro, llegarías tarde si o si. Después de investigar, descubriste que hay otro templo a lado de la estación Kotori, por lo que tendrás que usar la ruta Tozai que conecta en el centro de Sapporo hasta Nishi. Aun así, prometiste visitar aquel templo cuando tuvieras tiempo, pero por el momento, Kotori seria tu destino. Decidiste tomar el riesgo y te dirigiste al templo para entregar tus agradecimientos. Compraste un boleto de tren y te embarcaste a esta “pequeña aventura”. El concurrido vagón seguía siendo el mismo vagón a “petar” de personas, cual sardinas empacadas. No llegaba a los niveles ridículos de Tokio, pero seguía siendo incomodo. te acomodaste como pudiste y te mantuviste en sitio hasta que llegaras al enlace con la ruta de Nishi para trasbordar. Afortunadamente, al llegar a la estación, notaste que no se encontraba tan lleno. Esto te extraño, pero decidiste ignorar esta imagen y seguir hasta el templo. Lograste encontrar un asiento libre y te sentaste. Una chica con ropas muy mullidas se encuentra tu lado: su gran bufanda comienza a molestarte, pues rosa con tu cuello, dándote una sensación de cosquilleo. Observas que no te presta atención, pues esta ocupada en su celular escribiéndole a alguien. Aun faltan varias estaciones… >/ESTACION ACTUAL: SUSUKINO/ </PROXIMA ESTACION: NISHI-JYUHACHI/
Al finalizar su discurso, Raymond procede a dar unas cuantas indicaciones generales antes de retirarse junto al director: Les recuerdo que las listas de grupos se encuentran en el corredor principal de la escuela. No se presionen, este día es uno de presentación y descubrimiento. Mañana comenzamos con las actividades esperables, por lo que estaremos publicando las listas de los clubes y actividades de este año. Les deseo un feliz día y nos veremos pronto-- >>63498 Aquella revelación te revolvió el estómago: Raymond Konig, presidente del concejo estudiantil del LIFB…Compañero de cuarto. Un grito infinito atravesando la naturaleza golpeo las fibras de tu ser. No lo podía creer, y jurarías que estabas a punto de lanzarte de la ventana mas cercana, pero sabias que esto no ocurriría. Mas temprano que tarde, la resignación fue lo único que te quedo, aceptar que el destino no esta contigo, y que tendrías que aguantar las manías de un presidente escolar. Acabada la sesión, te levantaste del asiento y te dirigiste a la salida a buscar las listas de grupos en la sala principal. Una muchedumbre de estudiantes se arremolina por los pasillos de la institución, acercándose con frenesí a los tablones. Comenzaste a forcejear con tus compañeros hasta que pudiste llevar a ellos. leíste nombre tras nombre hasta que encontraste el tuyo: Athanasiou Talos. 1C. >>63517 Te sentiste igual que siempre. El hecho de encontrarte con “gaijins” no te es rara, y parece que en Hokkaido es sentimiento es mutuo. La imagen del director se tomo por sorpresa: alguien tan joven, y con ese particular estilo, siendo la máxima autoridad de una escuela te costo algo de trabajo de creer, pero lo digeriste rápido. Te levantaste de tu butaca y caminaste sin mucha presión hacia las listas. Viste las listas de estudiantes: llenas y caóticas. Decidiste que esperarías hasta que bajaran los ánimos para poder leer en donde te asignaron. Los estudiantes comenzaron a retirarse; uno en uno hasta que los tablones comenzaron a verse con mayor claridad desde tu ubicación. Diste unos pasos hasta ahí, y comenzaste a buscar tu nombre. No tardaste demasiado, hasta que lo encontraste, escrito en tinta: Kobayashi Akane. 1C.

(299.60 KB 500x706 Entrenamiento matutino.png)

(461.38 KB 2048x3540 ru.jpg)


>>63070 Creo que mp3 related pega bastante con Persona y Kan, viendo que falta algo de fondo para los turnosSonic R también tiene muchos temas que pegan bastante bien con Persona, ahora que lo pienso, kek >Kan ... Eran las palabras de aquellos en el pasado que jamás habían pasado de él lo que lo motivaba a seguir estudiando, incluso cuando realmente no lo necesitaba, después de todo tenía ya a un Entrenador, que solo ha creado Campeones Mundiales, listo para introducirlo como su nuevo Prodigio en el mundo profesional tan pronto tuviera 18... Pero, aun así, no le gustaba la idea de abandonar la escuela aun. <"... Esos dos bastardos" Recuerda a sus dos compañeros de Gimnasio mientras giraba hacia el otro lado de su cama. Tenían bastantes amigos, ahora que lo piensa, habían pocas personas en la Ciudad que esos dos no conocían. Era obvio, su Entrenador no les había dado la tarea de guiarlo por la ciudad por nada. Pero... Quería al menos intentar experimentar esas cosas antes de entregarse por completo al duro mundo de los Profesionales. De todas formas, jamás abandonaría sus ambiciones por una vida mediocre. ... No pudo dormir, pensando en que iba a moverse de la Ciudad antes de que pudiera acabar de acostumbrarse ya al lugar donde estaba. Sus manos sangraban desde sus nudillos desgarrados y con ampollas, las zonas de las tibias en sus piernas estaban hinchadas y moradas. Su entrenamiento hogareño usualmente es más brutal que el que recibe en el Gimnasio, después de todo, en Birmania no entrenaban solamente para una pelea con reglas, en Lethwei entrenaban para destruir al oponente así sea a costa de uno mismo. De ahí nacía su confianza en sus puños, y su creencia de que no necesitaba nada más que su fuerza, que era lo único que la daba valor, y que todo lo demás era una ilusión "... Yo... ¡Soy el mejor!" Exclamó a nadie en particular, dando uno-dos un poco mas lejos de los troncos con los que estaba practicando. "¡Soy un Dragón! ¡Un huracán! ¡Una tormenta de dolor y fuego!" Empezó a hacer Shadowboxing en su patio, siendo esa su forma de sacarse esos pensamientos de la cabeza. ... En la mañana tuvo la oportunidad de despedir al hombre que lo había recogido de su pueblo natal, y dado la oportunidad de demostrar lo que valía, al igual que a las otras personas que había conocido en el Gimnasio, se negó a si mismo los sentimentalismos, las personas van y vienen en su vida de todas formas. Aparentemente el viejo no iba a pagar su "extra" para el viaje a pesar de estar forrado, y ser un Coach prestigioso que todo sujeto que valiera un centavo en la MMA debía conocer, pero supone que es porque ya le ha pedido demasiado a estas alturas. ... El resto fue fácil, aunque fue una tortura no hacer nada en sus dos días de viaje, básicamente fue acompañado de la mano a través de todo el proceso administrativo y dejado por su cuenta en una habitación del Instituto. Nuevamente no tenía por que preocuparse de la renta, aunque ahora que lo piensa, jamás fue una preocupación suya cuando era el pupilo del anciano. ("Ugh, ese viejo... Ahora me siento como un mantenido inútil") Se sentó en su cama sin preocuparse por la litera o la aparente implicación de que tendrá que compartir su cuarto con alguien más. Recostó la cabeza en su almohada y cerró los ojos... Para luego salir volando de la cama tan pronto recordó que estuvo en un viaje de dos días sin hacer ejercicio. "¡NI DE CHISTE VOY A DORMIRME AHORA MISMO! ¡MI TRASERO ESTÁ TODO APLASTADO Y NO PUEDO SENTIR MIS PIERNAS! ¡VOY A CORRER 50 KILÓMETROS UNA Y OTRA VEZ HASTA EL AMANECER! ¡FUOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOH!" Y así recorrió toda la pista por el resto del día de forma ininterrumpida, sin preguntarse si tenía permitido hacer eso en primer lugar.
>>63951 El peliverde luego de leer su nombre en el tablón, intento escapar de la marea de estudiantes, lo cual le tomo un minuto e algunos roces incómodos con desconocidos Tras arreglar sus prendas para que su figura no se vea desalineada, Talos empezó la busquéda del aula que fue designado "Posteriormente a algunos intentos fallidos, hacer algunas preguntas a otros estudiantes y ver las señalizaciones, por fin el griego pudo llegar a su aula' Lo primero que hizo fue tocar la puerta no solo para indicar su llegada sino también como gesto de cortesía antes de pasar
>>64428 Pensamientos intrusivos amenazaron con apoderarse: la impotencia, el autodesprecio. Es cierto que has requerido de la ayuda de otros para algunas cosas, mas no has estado encerrado en una vitrina; Olvidaste aquellas ideas y volviste a levantarte. La terquedad a ratos es virtud, y eso siempre lo has demostrado. Acomodaste todas las pertenencias que pudiste llevar contigo dentro de la habitación y dispusiste a descansar… hasta que decidiste hacer vueltas alrededor de la institución. Ni siquiera te vestiste, simplemente decidiste comenzar a correr y ya. No te percataste de nada, y seguiste hasta que tus piernas se cansaran. jurarías que estuviste horas enteras corriendo. Una sombra se aproximo hacia ti, lo captaste con el rabillo del ojo, y bajaste la potencia de tu andar: Un estudiante, exhausto, se acercó hacia ti. Jadeaba como un pobre diablo— Ah, Ah. Khan, ¿Tu eres Khan? —Agrego el moribundo compañero. Callo sobre las rodillas y respiro con pesadez hasta recuperar su compostura. Me han enviado a encontrarte. Te perdiste el evento de bienvenida. Tienes que reportarte a tu salón— Tuviste compasión por aquel chico y lo levantaste. Estando de pie, comenzó a caminar con lentitud. Una observación rápida te indico que el individuo en cuestión se ve con una figura muy marcada. Cosa que te extraño, puesto que se veía fatal mientras andaba contigo. Hijo de puta, sí que eres rápido— Fue la respuesta que te entrego aquel chico, el cual recupero su respiración— Intercambio, ¿Cierto?
>>64481 Llegaste a tu salón: Nuevos compañeros, nuevo año. La imagen que obtuviste es un tanto esperable: muchos estudiantes del país, nada interesante. Ahora te diste cuenta de que eres el centro de atención de tu salón. Aquella idea comenzó a carcomerte por dentro, como un acido potente. Recuperaste la compostura y te dirigiste a un pupitre; recibiste algunas miradas, pero morían rápido como nacían. Te alegraste, pues eso quería decir que, no eres el único, y no eres tan especial. De las pocas veces en las que ser uno más del montón es algo mas bueno que malo, te recostaste en tu pupitre y esperaste a que comenzaran las clases que no son clases. Hoy sigue siendo el primer día, por lo que vas a recibir a más profesores. La atención se desvío de ti para recibir al profesor: Pálido, alto y de cabellos como el oro, envestido en finas prendas, camino con una aura opresiva hacia el escritorio y se presento ante ustedes con una voz seca. Buenos días, estudiantes. Soy el Sr. Gelb, profesor de literatura universal— Comenzó a hablar de el: su breve vida, la importancia de las letras y sobre un altercado en la mañana involucrando tempura y salsa de soya. La platica te mantuvo expectante, hasta que… Bueno, considero que ha sido suficiente de mi. Comencemos con ustedes— Observo al grupo, y su mirada comenzaba a penetrarte. Esperaste a la obvia respuesta, la cual se hizo realidad— Usted, el chico de cabello verde, ¿Seria tan amable de introducirse a su salón?
>>63951 >Finalmente el discurso había acabado, y por suerte para mi las listas estaban en un lugar que podía ubicar. Sabia que debía empezar con el pie derecho... Y bueno, seguramente a estas alturas las presentaciones ya seria cosas para niños. Así que no me preocuparía por eso. >Entrar, buscar un buen asiento, esperar la oportunidad de hablar. Estoy al tanto de las películas y canciones que están de moda, podría ser un buen tema de conversación, también era una buena estudiante, ayudar con las tareas era una buena excusa para conocer a la gente. Eso... eso seguramente debía bastar. >Me levante con algo de optimismo de mi asiento. Con suerte esto no terminaría en un desastre. ... >No tarde en llegar al corredor principal, estaba decidida a buscar mi clase para encontrar un buen asiento, pero tenia un problema... habían demasiado personas, y la idea de meterme allí era un poco abrumadora. Quizás lo mejor era esperar un poco. >Unos minutos después uno por uno se iban retirando, dándome paso al fin de poder encontrar mi nombre en la lista. Lo leí lo mas rápido que pude hasta que encontré mi nombre, estaba en el salón 1C. >Sin pensarlo mucho comencé a recorrer los pasillos fijándome en las puertas, con la esperanza de ver algún nombre o numero para guiarme.
>>64830 Teniendo esta información en regla, comenzaste a observar puerta tras puerta, buscando el salón de clases. No te costo mucho trabajo, solo subir unos cuantos pisos. Te jodio la extraña organización de la escuela; te molestaste un poco tu suerte, pero lo dejaste pasar. Entraste al salón: Una vista muy típica, de no ser por algunos estudiantes que llamaron tu atención de inmediato. Entre estos puntos, un chico de larga cabellera, verdusca, llamo tu atención. Lo observaste por mucho tiempo, mas del que realmente reconocerías. Pero aquella postal no es muy común, bueno, común, sí. Pero te referiste en el sentido de ver a un europeo de piel pálida como la de un muerto, y encima con el pelo color pasto. Tu atención paso al profesor. Por su apellido sospechaste que podría ser alemán, como ese chico del concejo estudiantil: El señor Gelb. Escuchaste su introducción y encontraste algo confuso el hecho que les estuviera platicando de como estuvo a nada de desfigurarle la cara a un pobre diablo por haber puesto salsa de soya en su plato de tempura, a pesar de que él había pedido que le entregaran un bol para remojarlo a su gusto… Vaya que ese si es un profesor singular. Al finalizar su historia, pidió que algún estudiante se presentara al grupo, al ver que nadie estaba dispuesto a hacer nada, llamo al peliverde a presentarse. El se mantuvo estático, y tu a la expectativa.
(587.58 KB 1551x1080 kotoni_shrine_sapporo.JPG)

(90.74 KB 550x412 0ww4x120006psljp3A5A0.jpg)

>>63949 Estación tras estación se mantuvo la conversación: Pregunto sobre tu persona, tu destino y porque de tu viaje. Explicaste tus orígenes y entiendo que eres alguien que viene de un contexto religioso. Pregunto si tu madre es encargada del santuario, si es que algún día podrías ser sacerdote de dicho santuario o hay otra familia administrando dicho lugar. Pregunto si estudiaste teatro kabuki… Te costo trabajo digerir la idea que alguien del país confundiera el noh con el kabuki. Dejaste pasar el desliz y siguió hasta que llegaste a tu destino. Te despediste de ella y llegaste al santuario de Kotoni. Una vista satisfactoria. Las puertas del santuario te recibían. Entraste al santuario, y viste que se encuentra vacío, por lo proseguiste con los rituales de purificación antes de entrar a orar por tu exitoso viaje.
>>64820 Un sensación viscosa recorrió la espalda del peliverde ante las palabras del profesor de literatura universal pero no había mucho que el muchacho pudiera hacer así que solo le tocó asumir el destino Talos se levanto de su asiento, se posición en el centro de la pizarra y sin pelos en la lengua comenzó a hablar de forma seca, no tenía el mejor estado de ánimo para improvisar algo y quería terminar con la presentación de una buena vez BUENO...mi nombre es Talos, T-A-L-O-S Athanasiou Tengo 16 años, soy de Grecia, crecí en la capital Athenas, soy algo bueno en los deportes y me gusta el pasear por ahi Muchas gracias por su tiempo Tras aquella breve presentación, el joven regreso a su asiento y se quedó en posición casi lista para dormir, el por qué tenía sueño tal vez se deba a la ligera brisa de aire que le llegaba a la piel por estar sentado cerca a una ventana
>>65018 Estaba escribiendo el turno antes de que se me mande el mensaje spoiler por accidente, ya lo tengo terminando. ¿Respondo sólo al primero para tener un diálogo más completo prefiero esta opción o paso con ambos?
>>65037 Como te sientas mas comodo.
(32.31 KB 500x408 Smile.jpg)

>>65017 >>65023 —("Vamos Akane, solo son otros estudiantes igual que tu. Todo saldrá bien...") >Trate de darme unos cuantos ánimos antes de entrar al salón. Era el primer día, debía dar una buena impresión, o por lo menos no parecer toda una perdedora, quizás muchos estaban en mi situación, no tenia que pensarlo mucho. >Di unos pasos adentro y rápidamente vi a alguien particular. Un chico de cabello verde y largo, muy largo. Por alguna razón no pude dejar de verlo hasta notar que podría ser incomodo para él, o que causara un malentendido. >No sabia en donde sentarme, pero aquel chico parecía ser de los tipos "cool". Si me hacia amiga de él probablemente podría formar amigos más fácil. Por lo que decidí poner mis cosas junto a su pupitre, esperando que no lo molestara. ... >Después de un rato escuchando sobre una raro altercado, él profesor pidió que alguien se presentara. Algo que realmente esperaba que nunca sucediera, ¿qué haría si me llamaba a mi? No tenia nada, improvisar algo era arriesgado... Lo único que me quedaba era esperar que eligiera a alguien más, algo que por suerte sucedió. Siendo el chico peli-verde quien debía sacrificarse. >Al parecer su nombre era Talos, y era de Grecia. Cosa que era asombrosa. Rápidamente termino su introducción y sin esperar más empezó a volver a su asiento. —("¿Se supone que debemos aplaudir? M-Mejor lo haré por si acaso") >Con una sonrisa empece a aplaudir esperando en el fondo de mi corazón que los demás hicieran lo mismo
>>65023 Por un momento te sentiste vacío. Algo dentro de ti te detenga, pero no te dejaste tomar por el miedo. Te levantaste con brusquedad y caminaste hacia el frente, listo para tu presentación. Los observaste, no sin antes darle una mirada a tu profesor, quien mantenía su estoica mascara. Regresaste la vista a tus compañeros y te presentaste. Ya estando ahí, diste santo y seña de tu ser: desde tu nacionalidad, edad, gustos y más. Terminaste de hablar, y seguiste mirando. Una chica comenzó a aplaudir, y como una ola, el resto comenzó, bañando el salón de algarabía. Te cubriste en jubilo, y solo con tu férrea determinación. El señor Gelb se unió a la ronda, dando sus observaciones mientras regresaste a tu asiento: —Muchas gracias, joven Athanasiou. Admiro su confianza; Ablando de Atenas, vamos a estar dando un repaso a los grandes de la literatura griega en este mes— >>65221 Concluyendo estas indicaciones, la mirada del profesor se comenzó a fijar en ti. Sabiendo que ahora tenias que superar a tu compañero, comenzaste a pensar en algo. Antes de poder pensar en algo, escuchaste aquella voz seca: —Usted, la chica de la bufanda. ¿Usted es nueva, cierto? ¿podría pasar a presentarse al salón? —
(187.41 KB 1765x1877 Disgrace.jpg)

>>65223 <Usted, la chica de la bufanda. ¿Usted es nueva, cierto? ¿podría pasar a presentarse al salón? —"... ¿Eh?" >Respondí, quizás más por instinto que otra cosa, aún procesando sus palabras. No había escuchado mal, pero podría haber estado hablando de otra chica con bufanda. Voltee hacia atrás pero no encontré a nadie las mismas características. Él me estaba señalando a mi. >Me levanté de mi asiento, con unos pasos rígidos me dirigí al frente. Sentía como subía mi pulso al ver el resto de las clases, todas esas miradas, el silencio. Se supone que debía decir algo. —"Uhm... Este... Yo soy Gusto Kobayashi. Y es un Akane conocerlos" >No... No acabo de decir eso. Seguro debí decirlo bien. —"Hace poco cumplí 16 años y y crecí aquí, bueno no aquí, aquí, pero si dentro del país, u-ustedes entienden. Me gustan muchos los comi-... Digo tocar instrumentos musicales. Y... a veces puedo ser algo problemática, pero en el sentido de una chica "cool", porque romper las reglas no es divertido, ¿cierto?" >No sabía que estaba diciéndo. No sabía que estaba haciendo. Solo sabía que quería que se abriera un agujero en el piso y me tragara. Trate de dar una ligera risa para no llorar y hacer todo esto aún más incómodo. —"Muchas gracias". >Baje mi mirada el piso no queriendo mirar los rostros de mis compañeros y volví a mi asiento donde esperaba que el maestro siguiera con las presentaciones y todos olvidarán todo esto.
>>65223 >>65221 El sentir de la intensa mirada sobre la figura del peliverde de parte de chica con bufanda hizo que Talos le devolviera la mirada y observa su cuerpo de arriba hacia abajo en un intento de averiguar algún aspecto de ella por la prendas con las que se vestía Al Athanasiou le sorprendió un poco que la jovencita escogiera su pupitre al costado de el mas su elección le hizo caer en cuenta de la joven tal vez estaba buscando un buen sitio donde sentarse y lo observaba para verificar que tan cómodo estaba en dicho sitio Incluso si su pensamiento fuera errado, el peliverde hizo el signo de paz con los deseos de su mano derecha como una forma de saludar a la pelicastaña (-----) El peliverde se sentía algo raro por los aplausos que recibío y el júbilo que invandio su ser pero no en un mal sentido es que solo se dejó ser y hablo con honestidad Tanto fue la extrañeza por este sentimiento que Talos se llevó su mano izquierda a su nuca de forma inconsciente 'Cuando el profesor anuncio que la chica de la bufanda iba ser la siguiente en salir, el chico de la gorra blanca cerro su mano derecha en un puño y alzó su dedo pulgar hacia arriba haciendo el pulgar de César como una forma de desearle suerte Sin presiones lo harás bien
(308.55 KB 1200x900 859162.png)

>>65456 Tu primer día. Hoy es tu primer día, has logrado dejar una buena impresión para con tus compañeros; te sentiste en la gloria, como un campeón que había logrado ganarle al destino, y la aprobación del profesor solo potencio esa grata sensación dentro de tu ser. No obstante, te sentiste algo confuso por la festividad del salón. Decidiste regresar a tu asiento, no sin antes darle tu aprobación a la chica de la bufanda. Tomaste asiento, pero las miradas dejaron de agobiarte. Recostarse tu espalda y flexionaste las piernas, mientras observabas a la chica. >>65453 Te tomo sin cuidado; volteaste a los lados y no encontraste a nadie alrededor. Eras tú, solo tú, la única estudiante con una bufanda puesta. Caminaste hacia el frente, arrastrando los pies. Te sentías muy nerviosa, pero hiciste tu mejor esfuerzo para presentarte con tus compañeros. Un ataque de dislexia ataco tu presentación, confundiendo las palabras y su orden. Intentaste recomponer la situación, intentando dar una imagen atractiva de tu ser, terminado en una suerte de apología al desorden… Sin mas que hacer, concluyes tu introducción y te sientas en tu lugar. Mantienes la mirada baja, pero sientes que las miradas no son tan intensas. El señor Gelb procede a mencionar algo: —Bueno, no es raro sentir nervios en una presentación, —menciona mientras se encoje de hombros. Camina hacia el lado de la puerta para seguir con sus observaciones— y sobre romper reglas… No voy a decir que este bien o mal, ustedes ya usan su razón como para saberlo. Pero voy a aclarar que recomendaría no meterse en problemas—El señor Gelb se detiene en seco, sus manos tiemblan, peleando por recuperar su temple— Excepto si el maldito idiota que-que los atiende pone salsa de soya sobre su plato. En ese caso, tienen mi permiso para sacarle la m.— El bendito ruido de la campana silencio el insulto, haciendo que el profesor suspirara . —Bien, es hora del receso. Salgan de manera ordenada y recuerden llevar sus cosas de valor consigo— Todos comienzan a rondar por los pasillos, en busca de hacer cualquier cosa que no sea estar en el salón, otros se quedan a comer dentro de ellos.
>>65529 >>65453 El peliverde guardo silencio mientras se sentía algo mal por Akane, no era la primera vez que veía un caso de nerviosismo frente a un público amplio y no creia que seria a la última, es más el de niño había padecido de dicho pánico cuando era un crío pero sabía más o menos como superarlo A Talos le daba un poquito igual las palabras y recomendaciones del profesor rubio pero comprendía el sentimiento respecto a la salsa Al sonar el sonido de la campana y presenciar como la mayoría de los estudiantes abandonaban el salón, el Athanasiou volteo su mirada a hacia la chica de la bufanda antes de lanzarle una propuesta So...Akane ¿Quieres salir a comer o pasear el rato conmigo, si quieres te invito algo de la cafetería como un té de anis?...carajo que insensible soy, estás pasando por un mal rato, disculpa por molestarte El joven tras su garrafar error, se levantó de su asiento y se encaminó a la cafetería
(44.63 KB 550x586 Opportunity.jpg)

>>65529 >>65601 >Lo arruine, lo arruine todo. Solo debía presentarme, decir quien soy, no parecer una especie de bicho raro... Antes de darme cuenta estaba sudando, era asqueroso, ¿y si alguien lo notaba? ¿en qué estarían pensando mis compañeros ahora? No, no quería saberlo, probablemente ya sabia la respuesta. >No preste mucha atención a lo que él profesor dijo después, ni a nadie en general. Solo me sentía mal por haber decepcionado al mismo chico peli-verde que me había dado ánimos. —("Ese el sonido de la campana, finalmente puedo irme... Pero no quiero encontrarme con nadie, de seguro nadie querrá estar conmigo...)" >De pronto soy sorprendida por la voz de uno de mis compañeros, Talos. Mi cerebro apenas estaba procesando sus palabras cuando me percato de su disculpa. Sin que mi cuerpo respondiera veo como poco a poco él se va del salón. >Pero no, no podía dejar que esto pasara de nuevo. Apretó mis puños tratando de armarme de valor, rápidamente tomo mis cosas y salgo con prisa del salón. —"¡Espera!" >Dije en voz alta esperando no haber llamado demasiado la atención. —"Em, si no te importa. Me gustaría ir a la cafetería contigo" >Exclame a la vez que me ponía a su lado. Sentía como mi pierna estaba titubeando, hacer el ridículo era una cosa, pero hacerlo dos veces seguidas... >Di un respiro hondo para calmar mi cuerpo esperando una respuesta de su parte.
>>65601 No es fácil afrontar el pánico escénico. Esto lo sabes de primera mano, pero has logrado mantener en control tus emociones y mantener tu imagen en buen estado. La campana del descanso aviso de su llamada, y tu sientes algo de sed. Observas a la Akane, confundida y avergonzada: la invitas al comedor para romper la tensión, y poder conocer a tu compañera con mas profundidad. Dándote cuenta de tus acciones, te disculpas por tu insensibilidad y sigues tu camino; la voz de la chica llama tu atención. Ella esta de acuerdo, ella quiere ir. Suspiras aliviado y ambos se dirigen al comedor. >>65622 Te sientes anonadada por tu actuación; sin deseos de compañía alguna, apresuras tu paso hacia cualquier lugar. Talos te detiene, preguntando si deseas acompañarlo. Lo piensas por un momento, estática. El te observa, se disculpa por considerar su petición como insensible. Te armas de valor, y accedes a la invitación de él, no sin antes sacarle un susto al pobre Talos debido a tan efusiva afirmativa de tu parte. Suspiras aliviada al ver que su expresión se relaja; esperas una respuesta de él, y asiente con serenidad. Estando de acuerdo, ambos se dirigen al comedor. TURNO GENERAL Caminan hacia la cafetería: durante el inter, mantienen silencio. A pesar de haber esta de acuerdo, deciden que es mejor dejar esto morir por el bien de los dos. Llegan al destino y se sorprenden por el tamaño del lugar: Si bien la escuela se ve antigua desde la fachada, desde que entraron, solo han encontrado paredes de vidrio por todos lados. La cafetería no es excepción, y la iluminación producto de los ventanales levanta su ánimo. Sin perder tiempo, deciden entrar a la fila y esperar a poder hacer sus pedidos. >Talos Decides esperar junto a Akane hasta que la fila se sanee. Te cruzas de brazos y observas a tu alrededor con la finalidad de quitarte un poco del aburrimiento que traes encima. Desde cierta distancia, logras ver una figura familiar: Es Konig, otra vez. Parece que también esta consciente de tu presencia y te regresa la mirada. Al ver que te encuentras en compañía de Akane, el solo sonríe y se pierde en el mar de gente. Frunces el ceño, entendiendo que tu compañero de cuarto acaba de entender algo que no es. Ya habrá tiempo de hablar con él. Por el momento, decides enfocarte en cualquier otra cosa. >Akane Mantienes los brazos al frente, balanceando tu cuerpo mientras esperas a que la fila se haga más pequeña y así, poder ir a comer. Mientras te pierdes en tus pensamientos, observas que tu compañero comienza a ver a las personas. Esto no te sorprendería de nada si no fuera porque su expresión se volvió un poco rígida. Quizá el no se dio cuenta de ello, por lo que decides ver que es lo que esta causando incomodidad en el y te topas con una sorpresa peculiar: Es el presidente del consejo estudiantil. Los esta observando a ambos. Él sonríe al verlos y se da la vuelta, perdiéndose entre la multitud. Esto te deja confundida. ¿Talos lo conoce? ¿Son amigos de antes? Decides dejar esto de lado por el momento y esperas a que el peliverde te de una respuesta.
>>64819 Kek, calma con las descripciones de como se siente Kan, deja que yo me encarge de eso OP >Kan Sus pasos se volvieron lentos mientras sentía como sus piernas se endurecían con todo el sobreesfuerzo que estaba aplicando en su trote, hasta que se detuvo por completo. Miró hacia atrás de reojo, ahora con las manos en los bolsillos. "¿Y que es lo que TU crees que estas haciendo?" Interrogó con algo de desinterés al completo desconocido que solo lo ha notado hace unos segundos. >Ah, Ah. Khan, ¿Tu eres Khan? Se volteó por completo sin cambiar de expresión, entregándole una mirada displicente desde arriba. >Me han enviado a encontrarte. Te perdiste el evento de bienvenida. Tienes que reportarte a tu salón Su mirada se arrugaba más cada segundo que pasaba en el que el chico se veía incapaz de levantarse por cuenta propia, hasta que, de forma repentina y subita, posicionó su pie debajo de su axila, y lo levantó del suelo al no soportar verlo de forma tan patética. "¿Y porqué demonios no esperaste a que diera una vuelta entera?" Cuestionó algo consternado "... Entrenar tanto el cuerpo y la mente es algo importante viejo" Lo decía con una sonrisa mientras ignoraba la posible ironía que tales palabras salieran de su boca. >Intercambio, ¿Cierto? "Jo, no tienes idea, chico Japonés" Responde con algo de orgullo "Si, vengo de muy lejos... Estoy a un año de convertirme en un peleador profesional de MMA" Se apuntó con el dedo pulgar, mientras se marchaba. "Y, en dos años, seré el Campeón Mundial de MMA más Joven de la Historia... ¡Así que toma una foto, que quizás luego puedas venderla por mucho dinero!" Luego de anunciar su ambición casi fantasiosa, pero de la que no parece dudar ni un segundo, se retiró a asearse y vestirse con paciencia antes de presentarse, absolutamente calmado respecto a lo tarde que estaba por llegar.


(345.44 KB 1200x900 200712.png)

>>65764 Me disculpo por la ausencia. Imprevistos con mis actividades Tu compañero te regalo una mirada mordaz ante tu declaración. No es raro ver a personas así de pasionales en el deporte, pero a ratos uno puede pecar de arrogante. —Vaya— mascullo el chico con un aura displicente— Ok. Me alegra saber que nuestra institución apoya al talento deportivo. Solo te aconsejare algo: intenta que no se te suba a la cabeza. Ya he tratado con esa clase de gentes, y créeme, no es nada agradable— Finalizo con un tono sardónico. Ahora que ya te has tragado el sermón de tu compañero, este produce a darte santo y seña de tu salón, retirándose de tu vista. Llegas a tu habitación y tomas tus prendas; das un viaje a las duchas y comienzas a darte un baño “express”. Intentando ganarle tiempo al tiempo, aceleras tu marcha hacia el salón. Llegas al salón, y tu presencia irrumpe la dinámica que estaba desarrollando. Una mujer de pelo rojo y piel pálida te observa. Ella se queda en silencio, mientras tu haces lo mismo. En la tensión del momento, aquella mujer de traje habla, rompiendo el silencio: —Disculpe. ¿Puede explicarme porque llega tarde? —
>>63949 >el primer NPC es mi waifu Ha de ser el destino. Masayuki was right. https://www.youtube.com/watch?v=l0pQ1trVJzc Encendió su celular, el cual había traído apagado en su bolsillo durante el viaje con el objetivo ahorrar batería en caso de emergencias, para improvisar una breve investigación antes de encaminar la primera aventura de esta nueva etapa. Acelerados movimientos dactilares con el dramatismo de una interpretación teatral sobre la pantalla del móvil marcan oficialmente el comienzo de su rito de llegada. Desengranar una ciudad entera de este modo en lugar de prefecturas y distritos es nostálgico. Ríe mientras piensa. Francamente, semejante inmensidad hasta me hace sentir algo pequeño. Una risilla ingenua. Sus ojos se deslizan desde la pantalla del móvil hacia sus bordes azules hasta terminar en una mirada perdida y pensativa que apunta sin rumbo al techo. Rara vez, suele abstraerse de esta forma cuando está en soledad. El lujo hogareño de permitirse omitir este paso sistemático al conocer en detalle las localizaciones y puntos de referencia de su pueblo natal se hacía extrañar, pero al mismo tiempo, existía en él cierto regocijo en este inmenso juguete nuevo que es una ciudad desconocida con locaciones que esperan ser descubiertas, de las cuales, su primer objetivo fueron los templos. Tampoco es que hubiese a quién preguntarle. La app de "Mapas"; una poco frecuente compañera de caminos, marca una larguísima franja azul entre su localización y lo que parecía ser el templo más cercano. El indicador de distancia en tiempo era aún más preocupante. Su sonrisa pícara de ojos reflexivos se transformó rápidamente en una expresión de desconcierto. Por primera vez, experimentó esa extraña dicotomía entre el responsable sentido del deber adulto, y el deseo juvenil de vivir a su propio ritmo de manera despreocupada gracias a de tratarse de un contratiempo tal en el primer día; pero no tuvo mayor trascendencia: su rebeldía joven ganó la pulseada con facilidad acompañada de las tendencias supersticiosas y la necesidad de aire fresco de Masayuki. Era raro que se preocupase por asuntos tan mundanos. No es esta la mejor manera de poner su futuro en sus manos. Su preocupación terminaría de desvanecerse al encontrar otro santuario cercano por una ruta distinta y Nishino Jinja pasaría a ser un pendiente futuro. Las palabras de su madre, su consejera menos favorita, resuenan en su mente hablando sobre no romper las promesas hechas a los Kami. Abandonó el complejo de habitaciones y fue por su boleto para dirigirse a la estación. El segundo viaje en tren en menos de un día; y el primero desplazándose dentro de Hokkaido. El primer día de clases; y su primera clase salteada. La suerte que necesitaré para mantener un registro académico estable a partir de ahora justificará completamente mi ausencia por esta visita a partir de ahora. - pensó con ironía al ponerse el tren en movimiento. No había vuelta atrás. Se agarró con fuerzas al amuleto de su madre. No ver el tren de una ruta principal colmado de uniformes, trajes, maletines y mochilas a esta hora era sin dudas exótico. Conseguir asiento así de fácil jamás era sencillo, en el mejor de los sentidos. El tren despoblado en este horario provocaba una sensación extraña; como si estuviese moviéndose dentro de un mundo alternativo; aunque, era posible que no hubiesen motivos para alejarse de Sapporo. La persona a su lado llama su atención. Al ser la moda uno de sus principales intereses. aprovecha el estado de concentración de la chica para observar su atuendo en detalle. Abrigos de invierno con patrones estilo americano, diseños relajados y cómodos para colores vivos. Los inviernos de los que tanto se oye parecen no perdonar a la moda pero también convivir con tranquilidad al mismo tiempo. Aunque estemos en primavera, tampoco retaría el clima de las afueras. La indumentaria de la gente de las niveles. Emocionante. Para revisar el mapa, busca su teléfono en su bolsillo, pero el cosquilleo de la lana se vuelve cada vez más pesado. Parece ser una buena excusa para saber un poco más, de quién se trata. ーNishi y Sapporo parecen estar un poco lejos de sí, pero las largas distancias son placenteras cuando se viaja con tanta calma. Arroja el comentario al aire con la mirada puesta al frente para crear un hilo indirecto de conversación en un tono de voz suelto, despreocupado. Parecía estar muy metida en lo suyo e irrumpir de manera tan directa podría ser poco respetuoso; aunque lo que esté haciendo no sea muy distinto. este turno tenía días hecho. siempre ocurre algo.
>>65984 El viaje comenzó. Tu estadía en el tren es un tanto comida, pero el tren seguía lleno. Encontraste a una viajera en tu estadía, cuyas ropas comenzaron a rozar con tu espalda y cuello incomodaron un poco tu viaje. No obstante, encontraste esta oportunidad demasiado tentadora para comenzar una pequeña charla. Llamaste la atención de la pequeña, quien respondió a tu llamado: —Nishi… ¿A dónde vas? — Pregunto la chica con curiosidad— ¿Es importante? — Encontraste aquella compañía acogedora, pues ya tenias a una compañera de charlas. Y juzgando por su mirada, parece que esta deseosa de conocer mas de ti. —¿Eres de aquí, ¿no? — Volvió a preguntar —
>>65631 >>65622 Que situación mas incomoda que habias generado y peor aun tu compañero de cuarto seguramente se vaya a montar sus propias teorías como que estes seduciendo, chantajenando o saliendo con Akane pero como tal no sabias que te pasaba, no era tu primera vez teniendo una conversacion con una señorita aunque Yuzu era una chica extraña en si misma Como no sabias que hacer para romper el hielo optas por ser honesto, lo cual no era de lo mejor de las ideas pero es la mejor carta que conocias Sigh...el pequeño bromista que nos acaba de sonreír aparte de ser el presidente estudiantil es mi compañero de cuarto..voy a tener que hablar con el para que no haya maltendidos ¿Y tu de que prefectura de Japon eres? ¿Piensas unirte a un club de musica o la banda del colegio o tu hobby te lo reservaras para ti? Yo tengo en consideracion unirme a un club de basketball o de atletismo Tengo una idea ¿Que tal si tu y yo buscamos gente de nuestro salon para crear un grupo de estudio e así apoyarnos en los exámenes y tareas?
(139.56 KB 500x664 19156420_p1.jpg)

(253.10 KB 531x850 27765221_p0.jpg)

>>65904 >Kan "Je. Gracias por el consejo, chico Japonés" Su actitud seguía siendo igual de llameante que siempre, un Joven de espíritu inquebrantable y que solo dependía de si mismo "Pero aun así te falta mucho cardio hermano. Intenta correr 30 Kilómetros al día, al menos para empezar. No olvides el agua" No tenía más que decirle al muchacho, luego de haberle dado una idea para su rutina. Su actitud no era la misma que la de un sujeto arrogante debido a sus talentos o la suerte con la que nació, sus palabras nacían del corazón, caminaba con la barbilla hacia adelante y las manos en los bolsillos como alguien pacientemente esperando su turno para estar bajo el reflector, un Guerrero en un Jardín esperando una guerra que se avecina, o un Marinero olfateando el aire, y bajándose la gorra antes de asegurar de que pronto una tormenta se cerniría sobre él. La llama de su Espíritu de Pelea brillaba con violencia e ímpetu, asegurandole de que todo por lo que ha peleado desde su nacimiento no ha sido insignificante, y de que el trabajo duro jamás lo iba a traicionar... Pues su único valor como ser vivo, carente de vínculos cercanos que no estén ligados a su talento para pelear, era el de ser un Peleador. ... Luego de un baño rápido, haciendo algo de Sombra bajo el agua cayendo sobre él, llegó al salón de clases que se le había sido asignado, al menos según lo dijo el chico Japonés con el que había hablado, sujeto que enseguida buscó con la mirada al ser la única persona cuya cara le era familiar ahí para asegurarse de que era el lugar correcto. Siendo fiel a su carencia de consciencia social, era completamente ajeno al ambiente que se había generado con su llegada al salón. >Disculpe. ¿Puede explicarme porque llega tarde? "Um, me quedé dormido, supongo" Respondió con algo de desinterés e indispuesto a intentar inventar una excusa, demostrando la mejoría que tuvo con su Japones durante su instancia en el Gimnasio, y entendiendo que era una falta de disciplina de su parte el no llegar al horario establecido "Ya memoricé el camino aquí, no volveré a llegar tarde" Miró a su alrededor, abarcando el interior del salón de clases siendo esencialmente su primera vez como un alumno en una Institución decente, o más bien, en una Institución en general.
>>66512 La profesora te observa con severidad. Parece que ha pasado una eternidad hasta que su rígida mirada se suaviza y te responde con algo de cansancio: —Entiendo. La próxima vez, pregunta a uno de tus compañeros si necesitas ayuda— Cerro los ojos mientras respondía, como si no le importara del todo a ella que a ti. —Por cierto. Soy Hana Hamada, pero puedes llamarme “Han” —Dijo Hana con mas tranquilidad. Te hizo una seña y buscaste un asiento vacío. Mientras buscas asientos, te das cuenta de que no eres el único que le da hasta los primeros días; como cinco asientos se encuentran sin dueño, esperando a ser usados. Tomas el asiento que mas gusto te da y prestas atenciones a la clase de la profesora. La señorita Han proseguía su clase, y a juzgar por su explicación, parece que está hablando de ciencias: —Entonces, las aplicaciones de esta ciencia son mas comunes que lo que creen: Desde a agricultura hasta la medicina, pasando por la higiene y la ingeniería. La transformación de la materia y el entendimiento de esta para nuestro beneficio; ¿Alguien puede decirme que clase doy? Algunos me conocen, pero los que no, espero que respondan. Voy a dar un punto gratis por la respuesta— ¿Deberías responder?
(91.40 KB 858x1352 Comfortable.jpg)

>>65631 >>66490 —"¿Malentendidos? Ah, sí. Claro..." >Respondí un poco desanimada. Claramente alguien como Talos ya era amigo de quién no era nada menos que el presidente del consejo estudiantil, es más, incluso estaban viviendo juntos. En cambio yo solo era la chica nueva, lo único en lo que podía destacar era la cantidad de absurda de dinero que estaba detrás de mi. >Esto iba mal, ¿no parecíamos dos amigos desayunando juntos? ¿Talos solo se estaba compadeciendo porque hice el ridículo? No quería eso, no quería que estuviera conmigo si se sentía obligado... <¿Y tu de que prefectura de Japon eres? —"Soy de Tokyo, he estado allí casi toda mi vida." <¿Piensas unirte a un club de musica o la banda del colegio o tu hobby te lo reservaras para ti? —"Ni en mis sueños, mi padre me daría en adopción si supiera que ando en algo así, sabes inclu-... B-Bueno, ¿qué hay de tí?" >Trate rápidamente de detenerme, había hablado sin pensar. Ni si quiera se por que había dicho que tocaba instrumentos, aún cuando una y otra vez había escuchado a mi papá decirle unos pobres diablos a todos los músicos que conocía. Ahora más que nunca debería pensar antes de hablar. <Tengo una idea ¿Que tal si tu y yo buscamos gente de nuestro salon para crear un grupo de estudio e así apoyarnos en los exámenes y tareas? —"Oh. De hecho, esa si suena como una buena idea. Me gustaría ayudarte Talos... ¿E-Esta bien si te llamo Talos?
>>66490 La suerte parece no haberte sonreído del todo; el castigo de tener a un compañero de cuarto, y encima, presidente, es mas que suficiente para sacar las emociones más frías de tu interior. Ya considerabas este hecho como una mala señal, pero ahora, estando en compañía de Akane, y siendo observado por el y su sonrisa burlona, hacían que tus entrañas se revolvieran con cierta vehemencia. Ciertamente es incomodo y molesto tener a alguien malinterpretando las cosas. Decides ignorarle y concentrarte en la chica: decides preguntar sobre sus gustos y vida. Obtienes respuestas de manera inmediata; notas que no se encuentra muy cómoda hablando de ella, y omitió la idea de presentarse al club de música. Supones que viene de una familia restrictiva, y pones en la mesa la idea del club de estudios. Akane recibe la idea con animo y prosigue su conversación hasta que te das cuenta de que ya te encuentras frente a la caja de la cafetería. Que rápido pasa el tiempo cuando decides platicar. >>66646 Aquella idea te sentó mal: Tu compañero, siendo nuevo en estas tierras, obteniendo amistades a velocidad ridículas es algo que te recordó tu soledad. Como es que antes de hoy siempre te has encontrado sola, salvo una reducida compañía. Dudaste. Sentiste que la razón por la cual te encontrabas con el es mas una lastimera condescendencia, pero ¿Qué tal si no es así? Decidiste ignorar esto y concentrarte en cualquier cosa. Talos decide preguntarte algunas cosas a las cuales respondiste. Fuste sincero con él, al menos en lo que realmente te gusta, pero callaste de inmediato. Esto no paso por alto para tu compañero, quien no indago en ello. Talos trajo a la discusión la idea de organizar un grupo de estudios, idea que encontraste bien. Antes de darte cuenta, ambos ya se encontraban en su turno para pedir sus alimentos.
(47.23 KB 301x600 N.(Pokémon).600.1155735.jpg)

>>66769 El peliverde saca su billetera y hace rápidamente su pedido para no incomodar al resto de estudiantes en la larga fila, lo que compra es una botella de agua, una botella de jugo de naranja y un par de sandwich's (Uno de jamon y el otro de pollo) como tal no tenia mucha hambre pero considerar que era mejor prevenir que lamentar El joven espero que Akane haga su pedido antes de proseguir con la conversación, la cual la llevo a una mesa un tanto alejada de las demás con el fin de tener mayor privacidad si Konig volvía a rondar por ahi Bueno en donde lo dejamos...ah si Supongo que debes tener alguna red social como facebook, whatsapp. line entre otras o por lo menos un celular Asi que antes de que tengamos que sepáranos para buscar gente, obviamente luego ¿Quieres que yo escoja el medio por donde nos nuestro se va a comunicar o quieres ser tu la que tome aquella elección, Akane? por mi parte no hay problemas y puedes llamarme como quieras
>>66512 TURNO GENERAL El sonido de la campaña retumba por todo el salón; la clase ha finalizado. La señorita Hana da unas ultimas palabras antes de retirarse: —Bueno. Hoy concluimos con la introducción de la materia. El miércoles comenzamos con las clases. Pasen un buen día— Sin mas que decir, se retira del salón; Algunos salen del salón, y otros se quedan dentro, sacando sus loncheras y juntándose en pequeños grupos. Esta libre para explorar un poco las instalaciones. >>66967 Parece que la presencia de Konig se ha esfumado como llego. Aun así, decides que es mejor prevenir y haces un poco de vigilancia mientras convives con Akane. Puedes ver al mar de gente entrando y saliendo del área; en tu caso, la cafetería no parece tan concurrida como creíste que seria, aunque las ventanas hace un poco incomodo el comer por el molesto calor de la luz que se filtra de ellas. Ella se comienza a abrir hacia ti, por lo que su conversación sigue por un largo tiempo. >>65984 Puedes responde el turno anterior si quieres. Pero vamos a hacer de cuenta que ya te encuentras ahi. Mientras caminas por el tempo, una imagen llama tu atención con una fuerza inusual: Una sacerdotisa se encuentra sentada en una zona verde del templo. Observas que tiene cintas en sus manos; deduces que esta haciendo “omamoris”, pues esta anudando estos a unas pequeñas bolsas con inscripciones. Una mascara festiva se encuentra a un lado suyo. Parece aburrida, puesta dejo de hacer su actividad y se recostó en el pasto. No parece haber presta atención, pues no percibe tu presencia.
(51.70 KB 492x600 Clumsy.jpg)

>>66967 >>67334 >Me quedo pensativa un momento al decidir sobre que debería pedir, aunque al ver que Talos había pedido un par de emparedados me animo a hacer lo mismo. >Con nuestros pedidos listos soy guiada por Talos hasta una mesa alejada. Me alegraba un poco no comer sola durante el receso, de hecho, creo que había sido la primera vez que estaba comiendo con alguien en años, muchos años. —"S-Sí. En japón es más común utilizar line, incluso pensaba en abrir una cuenta en Tik-Tok, hay vídeos muy graciosos ahí jaja..." >No sabia si eso era cierto, solamente lo dije por ser un tema popular en mi anterior escuela. —"Creo que deberías tu quien tome la decisión, siempre he sido pésima para dirigir. P-pero bueno, ¿dijiste que eras de Grecia no? Debe de ser un lugar encantador para vivir." >Dije forzando una sonrisa. Haciendo un esfuerzo para que él me vea como una chica "cool".
>>66627 >>67334 >Kan Luego de que Han-sensei expresara su indiferencia al mismo tiempo que se molestaba en decirle su nombre de forma algo contradictoria, confundiendo al muchacho moreno, la Clase prosiguió sin que fuera interrumpida por más ocurrencias suyas... Pues, se había quedado dormido con los ojos abiertos en su pupitre, debido a pasar más de 3 minutos sin hacer nada. "Zzzzzz... Bastardo... Mis huesos son tan duros como el acero... Gastas demasiada energía..." Balbuceaba incoherencias en su sueño, a penas podía mantenerse despierto a la hora de leer o escribir algo en su cuaderno, pero escuchar a la Sensei hablar era una historia distinta. Al final, despertó de forma súbita con el sonido de la campana retumbando en sus oídos, luego de la pequeña sorpresa, se levantó de su pupitre con las manos en los bolsillos. "Ugh, tengo hambre..." Salió del salón, sin importarle los demás estudiantes compañeros o no. Tenía ganas de visitar la Cafetería por ahora, pero estaba también interesado en investigar acerca de los Clubs.
>>67334 >>67358 '"El peliverde tal vez no era la persona más perceptiva pero podía notar la torpeza en la sonrisa de Akane''' Esta bien aunque yo tampoco soy el más experimentado en la gestión de grupos pero haré mi mayor esfuerzo e intentare aprender sobre la marcha Por el momento hasta que tengamos una mejor alternativa el grupo lo mantendremos en "Line" y mi tierra natal más que encantadora es relajante, sentir la brisa del viento sobre tu piel, mientras recorres extensas calles o pasijes llenas de historia es una sensación fantástica, por lo menos siempre tenía algo que hacer cuando está aburrido Y un pequeño consejo...no debes forzarte a ti misma para actuar genial, la genialidad de uno recae en lo auténtico de si mismo o en otras palabras solo relajate y se tu misma Ay estoy dívangando, ahorita me bajo Line al móvil y te envío la invitación al grupo El peliverde tras aquellas palabras, saco su celular de su bolsillo izquierdo, activo su plan de datos y se encomendó en su tarea antes de empezar a comer
(38.02 KB 640x381 Pregunta preguntosa.jpg)

¿Respondo turno o te espero OP? Lamento la tardanza, recién me di cuenta que Talos respondió.
>>68130 Ya respondo. Pueden interactuar entre ustedes si lo desea. Ya lanzo evento.
>>67641 La clase no podría interesarte menos; si bien omitiste las palabras de Hana, el cansancio producto de tus rutinas te envió a las manos de Morfeo a toda marcha. La clase prosiguió de manera lenta, pero sin nada que te llamase la atención. Mientras descansabas en el pupitre, llegaste a sentir una mirada intensa que desvaneció en corto. El balbuceo llamo la atención de algunos de tus compañeros, que decidieron no indagar y seguir con sus vidas. Tu rustico japones fue suficiente para hacerles saber que eras una persona de cuidado, o más bien, un peleador. Nadie quiere tener que enfrentarse a un delincuente juvenil o contra un artista marcial. Vaya forma de dejar impresionado a los tuyos. El sonido de la campana resonó a lo largo del salón, zumbándote los oídos. Aquel infernal sonido te levanto de tu letargo y te levantaste con una asombrosa rapidez; esto solo podía significar una cosa: es hora del receso. Tomaste algunas cosas contigo y te dirigiste al comedor: los pasillos de la escuela se veían muy arcaicos, a pesa de la “moderna” fachada de tu nueva escuela. Decidiste perderte en algunas ideas que tenias pendientes, hasta que sentiste el choque de algo, o más bien, alguien. —¡Oh! —Repeliste a la figura, quien revoto en su trasero al tocar el piso. Observar al sujeto en cuestión: Una chica de cabello rubio, complexión esbelta y chaqueta azul-rosada, portando una gorra negra. —¡Deberías tener cuidado! No puedes andar por ahí sin ver…— Callo la chica al verte. Parece que se encuentra sorprendida o asustada. No lo reconoces hasta que regresa a tomar la voz. —Ah. Ok. Lo siento. — La chica se quedo en silencio mientras te observa de pies a cabeza—¿Eres nuevo? Te vez muy… atlético. ¿Eres del club deportivo?
>>67358 >>67658 Akane no supo que decir; las palabras no salían. Decidió conversar sobre temas juveniles y canales. Talos escucho con atención y respondió en consecuencia. El saco el tema de a que clubs deben inscribirse. Los miedos de la señorita le impidieron dar una respuesta efectiva, cosa que no paso por alto para el joven peliverde, quien propuso que debían hacer un grupo de estudios como una forma de estar en contacto. La chica accedió, mencionando que, en estas tierras, “Line” era por mucho el servicio de mensajería más popular y común. Talos se puso manos a la obra y comenzó a navegar por la tienda de aplicaciones, buscando la aplicación en cuestión. El peliverde se dirige a la chica de la bufanda, mencionándole que no debe forzar el ser algo que no se es, pero que tampoco debe dejar que el pánico la domine. Aquellas palabras resonaron en el alma de la chica, quien se sintió mas tranquila en la compañía de su compañero. Talos instalo la aplicación y comenzó a configurarla; al terminar, le pidió su numero a Akane y lo registro en el aparato. Habiendo establecido el contacto, creo el grupo de estudios. Mientras conversaron, no se percataron que alguien les estaba observando. Cuando Talos termino de agregar a Akane, una figura femenina arropada por una sudadera grande, de color verde, contrastante con un cabello anaranjado se acerco a la mesa del dúo. La chica se sentó al lado, recostando sus brazos en la mesa, dejando su barbilla apoyada sobre los brazos. La chica observo al dúo y prosiguió a hablar: —¿Ya terminaron? — Mascullo con desidia. —Raymond me ha enviado a buscarte. Parece que lo estas evitando u algo así— La chica se levanto de la mesa y acomodo las manos sobre sus caderas. —¿Qué esperan? Podemos irnos ya…—
>>68264 El joven peliverde solto un suspiro ante las declaraciones de la jovencita pelinaranja Si, si, ya te oi la primera vez y si te voy a acompañar solo déjame que termine de comer mi almuerzo y por cierto tu quién eres, yo asumo que eres parte del consejo estudiantil o una amiga de Konig pero me gustaría saber tu nombre si es posible Talos posó sus ojos en Akane antes de consumir de una buena vez su alimento Disculpa Akane parece que no voy para nuestro primer reclutamiento de compañeros de estudio, mi instinto me dice que este asunto va tardar un buen rato
>>68263 >Kan Una vez fuera del salón, pudo sentir todas sus energías siendo renovadas al no estar atrapado en su pupitre inmóvil por 10 minutos enteros. Caminando por los pasillos, aparentemente sin un objetivo claro y solo recorriendo las instalaciones para poder familiarizarse mejor, y quizás agarrar algo que comer en el comedor, chocó contra alguien en medio del camino. No se movió de su lugar al entrar en contacto con ella, por lo que fue más como si un niño pequeño hubiera chocado contra una montaña. "Mhm? " Se detuvo, sin haber perdido nada de inercia en ese pequeño contacto con la chica pequeña, y miró había abajo viendo desde aquello que estuvo apunto de pisar. Primero la miró algo estupefacto por un segundo, sorprendido de haber sido tomado por sorpresa tan fácilmente, hasta que la chica le dirigió la palabra. >¡Deberías tener cuidado! No puedes andar por ahí sin ver… "Uh???" Cuestionó en voz alta mostrando los dientes con una sonrisa, ahora inclinándose hacia ella "No es mi culpa ser tan alto, ¿Oh si?" O en otras palabras, no era su culpa que la chica tenga que levantar la cabeza para poder verlo, tal como si fuera la lógica de una persona burlándose de la idea de evitar pisar hormigas esparcidas en su jardín a pesar de la diferencia monumental de tamaños. Pronto su sonrisa se ablandó, dándose cuenta de que estaba tratando con una chica, bastante más joven que él. Y le extendió la mano para ayudarla a levantarse. "Oi, lo que sea, lo siento, tendré más cuidado la próxima vez" Prometió sin cruzar los dedos, dispuesto a cumplir con su palabra por algo tan trascendental. Se le fue inculcado en el hoyo sucio donde se crió que las mujeres había que tratarlas como si estuvieran hechas de Cristal, era la responsabilidad intrínseca de un hombre el usar su fuerza natural para proteger, después de todo. >¿Eres nuevo? Te ves muy… atlético. ¿Eres del club deportivo? Negó con la cabeza, mientras la levantaba del suelo como si pesara menos que una pluma. Las manos de Kan eran tan ásperas, tan duras y cicatrizadas, que bien parecían capaces de cortar diamante con sus nudillos. Agarrarlo de la mano solo era comparable a tomar la mano de una Estatua. "Todavía no. Vengo desde muy lejos y no he tenido tiempo de echarle un vistazo" Respondió sin perder su sonrisa airosa "Ya luego juzgaré si vale la pena" Luego de decir tal cosa sin un pelo en la lengua, le echó un par de vistazos al cuerpo de la chica, cerciorando de que esté bien. "... ¡Bueno! Ya que pareces estar bien, voy a pirarme" Caminó hacia delante pasándola de largo, sin haber tenido intención de quedarse a hablar desde un principio "Ah, por cierto. Soy Kan Khaing Yadanar, de Birmania. Tat tar" Siguió su camino sin darle más importancia a esa breve interacción, dejandole su nombre a la chica para imaginarse su sorpresa en unos años en adelante cuando vea su cara en la Televisión, siendo nombrado Campeón Mundial Invicto de todos las divisiones de peso, por primera vez en la Historia. Ambición para nada exagerada y loca de la que no dudó un segundo desde que era un infante revoltoso.
>>68423 La chica del moño verde frunce el ceño ante tu percibida agresividad. Viendo que opondrás resistencia, baja los brazos y regresa al asiento que estaba ocupado con anterioridad. La chica bufa con desdén ante tu respuesta — Bien. Tendrás tu satisfacción, niño. — Responde con seriedad. Decides no verla de frente, pero notas por el rabillo del ojo que se cruzó de brazos, además de acomoda una pierna sobre la otra. — Por cierto, soy Nakano Nozomi, tesorera del concejo estudiantil. Continuas con tu almuerzo, observando el rostro de desconcierto de Akane, con quien te disculpas por todo este desastre, asegurando que tu visita a Konig tardara un buen tiempo. Nozomi agrega: —No será necesario. La señorita Akane, ¿Correcto? — Voltea a ver a la chica de la bufanda, esperando confirmación de su nombre— Como decía, Akane puede venir contigo, no hay necesidad de dejarla sola. Nozomi se levanta de su asiento de nuevo, esperando a que tu y Akane le sigan. Antes de terminar tus alimentos. La chica su celular, dejando de prestarte atención. Parece que esta hablando con alguien; notas que escribe con rapidez, como si quisiera que dejaran de molestarla. —Carajo, dame tiempo. — Nozomi vocaliza sus pensamientos en voz alta. Por su expresión, parece que esta ahora mas enfocada en el celular que en ti. Ella decide apagar su celular y guardarlo para que no moleste el sonido de las notificaciones. —Puto Konig No eres el único al que molestan.
>>68501 Acabas de llamar la atención de aquella chica. Después de ser increpado sobre tus afiliaciones, respondes que no te encuentras en ningún club por el momento, tampoco es como te importe, así que decides despedirte de aquella chica y seguir tu camino. Antes de poder avanzar, vuelves a oír aquella voz, con un carácter animado, aquella chica regresa a preguntarte algo: —Eh, disculpa. ¿No te molesta si te acompaño? — Pregunta la chica con un rostro animado— No quiero molestarte, pero esta escuela tiene mucho por ofrecer. Claro, no te estoy forzando a que me hagas caso, pero, podríamos conversar un poco y estar en contacto. ¿Qué me dices— Aquella sonrisa no mentía? Ahora quiere ser tu amiga.
>>68534 Pese a la pequeña muestra de enojo de parte de Nonozomi y su sutil provocación al llamarlo "Niño", el peliverde se mantiene en calma y silencio como si ello nisiquiera le importara, su atención está centrada en su almuerzo pues no comía de noche Talos al presenciar las dificultades que estaba pasando Nozomi con su jefe, como un poco más rápido de lo habitual, tras termina se levanto de su asiento y se acerco a la pelinaranja Bueno que solo falta que termine de comer la señorita Akane para irnos Sigh...Sr. Nozomi se que no soy la persona más agradable y tiendo hacer enojar a la gente con facilidad pero no quiero ser tu enemigo ¿Así que podemos zanjar nuestras diferencias y estar armonía para hacer nuestros encuentros más amenos? El joven acerca su mano para estrecharla con la de la tesorera en una claro gesto de paz
(87.72 KB 245x262 Deception.png)

>>68534 >>68550 >Nunca aprendo. Sin el suficiente coraje para decir ningúna palabra me limito a asentir con la cabeza cuando Nozomi dice mi nombre. Ella era bonita, como una de esas actrices que verías en esas series juveniles. Aunque si hablaba de su actitud era otro tema, uno que por supuesto no diría ahora, problamente nunca. Ni siquiera lo pensaría de ahora en adelante. >Contrario a mis pensamientos Nozomi no era otra amiga de Talos, sino, más bien un miembro del consejo estudiantil. De alguna forma esto me hace pensar que Talos no tardó mucho en adaptarse en este ambiente, prácticamente nada. Tenía la impresión de que a él no le agradaba demasiado Nozomi, hablando algo disgustado con su llamativo lenguaje de la lingüística. Desde hace unos minutos he querido hacer un chiste de que si siempre cargaba con un diccionario para hablar, era un chiste malo, lo sé, pero quizás habría podido aligerar las cosas. >Considerando que estaba siendo una molestia en esta conversación, que no me relacionaba en absoluto, tenía la intención de levantarme e irme lentamente. Pero soy demasiado lenta y ahora también estoy invitada, claro, no era que tuviera otra cosa mejor que hacer. Esto podría ser algo positivo, debe serlo. —"Y-Ya termine de comer... Este... ¿Podrías no decir malas palabras?" >Dije sin siquiera atreverme a mirarla y con la esperanza de que quizás no me halla oído. No soportaba las groserías, al menos no en el mundo real. Recuerdo muy bien que a Mayu no le gustaban, se que le daría un ataque si dijera algo semejante. >Me quedo unos segundos en silencio antes de poder decir algo. Soy consciente de que para ella soné cómo toda una ñoña. Al menos yo lo pensaría si alguien más lo dijera, otra vez soy incapaz de mantener la boca cerrada. —"...Jaja. E-Era una broma... Sí, yo soy Akane." >Aclare mi nombre con ella, algo que seguramente no era necesario. Realmente... no fue necesario. >Ya que parecía que solo me esperaban a mi procure dejar lo más aseado la mesa donde Talos y yo comimos. Estaba bien, hacer otras cosas me ayudaba pensar con claridad. Esto era una oportunidad, conocer personas, hacer amigos y... Bueno, solo eso, ¿qué era lo peor qué podría pasar?
>>66010 https://www.youtube.com/watch?v=9ZNTPyEofuI La chica cuya vestimenta llamaba a memorias del el invierno muerde su carnada y responde a su llamado expreso a modo de un comentario que se arroja al aire. En el rostro inquieto de Masayuki se pinta una sonrisa relajada y juguetona; una expresión risueña, propia de un adolescente que gana comodidad de la misma forma en la que otra persona suspiraría con alivio. ーKotori. ーrespondió. La inmediatez de su palabra fue tal que parecía interrumpir a la chica en caso de que tuviese algo más para decir. Su cabeza apunta cual flecha al frente y sus ojos buscan en las ventanas aquellas imágenes memorables que se puedan rescatar en el agitado movimiento del metro, aún sin entablar contacto visual en favor de su insistente búsqueda de paisajes urbanos, de contemplar cada esquina que pudiese. No era apuro aquel sentimiento que sentía por conocer la ciudad; sino el profundo deseo e impulso de un arraigado espíritu aventurero que ni la virtuosa paciencia de un japonés, un demonio travieso que ni el fruto de un largo linaje religioso de generaciones lograba sellar. La imagen plasmada en los vidrios se extendía lateralmente de manera infinita como un gran biombo con más detalles de los que podía ver según avanzaba, sonsacando una pausa silenciosa de unos segundos a través de la concentración. ¿Huh? "Spaced-out" otra vez... Acomoda su postura descansando su rostro sobre su mano; su espalda arqueada. ーHabrá quién te diga que no es importante... Pero yo creo que comenzar el año escolar sin la bendición de Tenjinsama es arrojarse al vacío de cabeza. ー dice con pasividad. ー¡Más importante que las ceremonias de graduación! *ahem* Se percibe cierto orgullo en sus últimas palabras al mismo tiempo que sus esfuerzos para que aquello no se evidenciase en el breve momento de cándido vigor que acababa de tener. Intentaba revelar indirectamente cuál era el motivo de su viaje. ーEs mi primera hora en Hokkaido. ー dice con serenidad. ーHe llegado hoy mismo /ayer desde Kyoto, han sido unas pocas de viaje, suficientes para continuar en movimiento. Aún no tengo la oportunidad de poner pie un en Nishi. Al pronunciar el nombre de su ciudad natal, acomodó vistosamente su ropa como si sobre él cayese el deber de mantener el estético estereotipo del snob fashionista de Kyoto. En sus gestos muestra su humor sosegado y su soltura; abierto a conversar. Finalmente, vuelve sus ojos hacia ella. "Las vestimentas locales", piensa. Asume con ese motivo que ella es de por allí. ーEl estilo que vistes... Je, ya hasta me siento en sintonía con el lugar, debo ponerme al tanto también. ¿Dónde te has hecho con ellas? ーpregunta, refiriéndose a sus prendas con clara aprobación. ーCuéntame un poco, es curioso ver a otros libres de sus uniformes a esta hora. Siento tardar así sin avisar, pero a mi teclado le agarró la mariconería. Cuando tengas ganas y tiempo le pegamos un acelerón para ponerme al día en la línea de tiempo; por suerte se puede justificar llegando tarde kek
>>68535 >Kan ... Estaba absolutamente acostumbrado a ser visto con malos ojos por los residentes de aquel País tan lleno de inhibiciones, ese trato es todo lo que ha conocido desde que puso un pie en este país, barriendo a aquellos que se acostumbraron a su actitud con el paso del tiempo por supuesto. Sin embargo, ahí estaba una chica que lo buscó inmediatamente después de ser testigo del tipo de molestia que podía ser el muchacho Birmano. Primero, fue tomado levemente por sorpresa, pero al final no pudo importarle menos. "Haz lo que quieras" Respondió todavía con algo de incredulidad. No era el tipo de chico que analizara a las personas de forma profunda, las trataba de forma honesta y sin transparencias incluso si los demás gustaban de complicarlo todo. Por ello no se preocupaba de ser manipulado por los demás, confiaba en su instinto al tratar con personas deshonestas. Sus palabras acerca de la Escuela le traían sin cuidado, pero no estaba listo para descartar ayuda de inmediato considerando que casi se pierde en su primer día de Escuela --aunque eso fue por quedarse trotando toda la mañana-- y ni siquiera llegó a echarle un vistazo al Club deportivo. Aun así le irritaba un poco ser visto como un pobre extranjero que no sabe ni donde esta parado, en parte por que es verdad, pero mayormente porque es insultante. "... Seguro" Respondió casualmente seco a su sugerencia de seguir en contacto, a pesar de haberse conocido hace medio minuto. Probablemente se canse de él en unos 20 minutos de todas formas.
>>68553 Nozomi callo al escuchar tu voz. La seria mirada de la chica hizo que bajaras la vista ante su porte; Escuchaste un suspiro, sospechaste que salió del cuerpo de Nakano, quien responde a tu petición con un tono de voz que tu supones, es una mezcla rara de vergüenza y cansancio. —Lo siento, Akane— Nozomi asiente en señal de enmienda hacia ti. Mientras seguías la conversación de tu compañero y la funcionaria escolar, esta pregunta por tu nombre. Confirmas que, en efecto, te llamas Akane. Quizá ella este esperando más información además de eso. Nozomi dejo de prestarte atención mientras enfocaba su vista en Talos. La conversación se volvió mas tranquila: Nozomi no parece ser una clase de “Javert” sin cerebro, sino una funcionaria presionada por sus superiores a darles lo que desean. La postura erguida, pero relajada de la chica del moño verde te da cierta información sobre ella y su forma de dirigirse. >>68550 Nozomi permaneció en posición mientras comías; jurarías que es un soldado, de no ser por su sudadera y estética desenfadada. Sabiendo que habría conflicto con la chica, mencionas que no eres la persona más simpática del lugar. Nakano responde con una risita ante tu declaración. No sonaba como una burla por parte de ella, sino mas bien como una risa contenida ante un chiste demasiado bueno… —No, no. Puedo asegurarte que no tienes madera de “Yankee” como para hacerme enfadar. —sacudió las manos en señal de negación. Resumió su platica y continúo hablando contigo— mira, usualmente Ray esta enfocado en sus tareas, tanto, que no suelo recibir ordenes de el. En otras palabras, puedo hacer lo que crea conveniente… Pero apareciste por aquí y acabas de llamar su atención con fuerza. Es la primera vez que lo veo tan enfocado en otra cosa que no sea sus estudios y el consejo. Yo tampoco espere esto, pero ya estamos aquí, así que no hay necesidad de aplazar lo inevitable. Concluyo contigo, reafirmando que solo sigue ordenes de Konig. Decides extender tu mano, buscando un acuerdo de paz entre tu y la representante del presidente, quien está prestándote mucha atención, cosa que te incomoda. Nozomi acede a tu petición, respondiendo con el ansiado apretón. —Bueno, no tengo planes de ser adversaria tuya, tampoco te conozco de nada. Créeme cuando te digo que el no es así. Solo dale en el pu…—Nozomi pauso con violencia, recordando la petición de Akane— en el gusto, si.— Nozomi sonríe de forma idiota, esperando que tu compañera no haya escuchado la primera parte.
>>68615 —Oh, ya entiendo. —La chica respondió en consecuencia a la mención de tu idea para hoy — Bueno, yo debería estar también en la escuela, pero no quiero. Se que es importante, pero quiero regresar a Minami. A juzgar por la mirada de la chica, se veía algo triste de tener que partir de la vida rural para tener que meterse de lleno a la ciudad, a pesar de que minami es parte de Sapporo. Mencionas tu viaje de Kyoto hasta el norte de Japón: las horas gastadas y como es que sientes la imperiosa necesidad de recibir una bendición, antes que nada. Acomodaste tus prendas, intentando llamar la atención de la pelirosada: nada. No capto el gesto y decides preguntar por sus prendas, remarcando que te sorprende ver a estudiantes aun de civil. —No sé, mami me las compro. Son muy cómodas, y calidas — La chica sonríe después de decir que sus prendas son cálidas. Parece orgullosa de ellas. Observas con más atención las prendas y logras ver un pequeño logo en aquella chaqueta. Te cuesta trabajo leerlo, esta en alfabeto latino, pero te hace un poco de ruido: ‘’The north face’’
>>68695 Japón nunca fue un país abierto o con gente que fuera mas festiva; este hecho te ha hecho ser un poco mas rígido a la hora de interactuar con tus nuevos compañeros, eso y otras experiencias. Dejando de lado esto, parece que aquella chica se encuentra interesada en ti, por lo que decides aceptar su invitación a que te siga. Te conoces con perfección, y sabes que se retirara pronto: Kya! Gracias. —Te da un pulgar arriba mientras dirige sus caderas al lado opuesto del brazo que levanto— ¡Bueno, vámonos ya, ya, ya! Ambos comienzan a retirarse: La chica decide no dejarte decir nada, por lo que el resto del viaje parece un monologo que una plática común, solo siendo interrumpido por tus respuestas que rozan en lo lacónico. —Bueno, el club deportivo ofrece muchas opciones: natación, atletismo, voleibol. Si, lo se, muy pobre. He oído que pretenden agregar artes marciales, bueno, tenemos kendo, pero me refiero a artes marciales donde golpeas con los puños… ¿Cómo se llamaba esa cosa? No importa— La chica no tiene pretensiones de detenerse, mientras sigue hablando sobre la escuela. —Hay otros clubs, como en cualquier escuela, pero tenemos algunos clubs de nicho que no encontraras ni en las escuelas de pago. Por cierto, Khan, ¿Qué te trajo hasta aquí? Hokkaido no es el lugar mas bonito, mucho hielo y nieve, pero tiene algo de encanto. Si no cuentas la cervecería, entonces hay muy poco por no decir nada. Esto va para largo.
TURNO GENERAL <-_-_-_-Shizutani-_-_-_- >>68709 Llegaron al comedor de la escuela: No parece haber muchas personas ahí. Para un estudiante japones le es mas común traer su propia comida de su casa, pero eso no significa que no puedas comprar algo dentro de las instalaciones. Tu compañera no había detenido su platica, y siguió hablándote de cosas variadas: —Oh, me olvido. Soy Ohara Nina —Agrego con animo— Soy supervisora del consejo estudiantil, pero últimamente me he ocupado con la administración de los clubes. —Se encogió de hombros mientras terminaba de hablar. Te hizo una ceña, indicándote que le acompañes. Nina tomo asiento y haces lo mismo. —Entonces, supongo que vas a ser parte del club deportivo. ¿Verdad? >>68553 >>68550 (Seguimiento >>68707) >-_-_-_-LIFB-_-_-_- El camino hacia el salón fue aburrido. Nozomi no cruzo palabra desde que discutieron en los comedores, y el silencio comenzaba a incomodar. Detuvieron su andar al ver que la chica se detuvo a mitad de camino. Las puertas de los salones se observan desde ambas partes. Nozomi se dirigió a una puerta a la izquierda de ustedes, casi hasta el fondo del pasillo. La distancia impedía oír algo con claridad, pero los murmullos daban a entender que había logrado algo. Ella voltea a verlos, haciendo un gesto con el brazo: —OK. Pueden pasar—Grito Nozomi desde el fondo. Antes de entrar, Talos decide adelantarse y entrar primero; Observo el interior del salón: Se encontraba decorado como si de una oficina se tratara, volteaste y viste a aquel condenado presidente de grupo. Raymond te regreso la mirada, sonriendo. Da un sorbo al cafe que tiene en las manos y te habla con un tono suave: —Bueno, creo que te debo una disculpa. Konig te invita a sentarte, desplazando su mano sobre la mesa.
(45.14 KB 480x640 Distortion.jfif)

>>68707 >>69413 —"E-Esta bien." >Respondo con las únicas palabras que pueden salir de mi boca. Por un momento al escuchar su suspiro temí de que realmente hubiera metido la pata, no tarde en hacerme montones de ideas de como que quizás era ella de las chicas más populares y hablaría con las demás de lo anticuada que era. O que quizás me viera como un blanco fácil y decidiera molestarme en todo lo que me quedaba de instituto. >Antes de poder seguir imaginándome cosas, Nozomi en un tono notoriamente incomodo termina por disculparse conmigo. Yo solo doy una mueca intentando lo mejor posible para que se viera como una sonrisa natural y dejo que prosiga con su conversación con Talos. >Eso pudo salir mucho peor. >Unos minutos después salgo del comedor al lado de Talos. El enorme silencio en todo el trayecto hizo que me incomodara un poco, aunque finalmente decido guardar silencio ante el miedo de decir otra cosa igual de absurda. >Al llegar en lo que creía era la sala del consejo estudiantil paso detrás de Talos para tratar de acomodarme en un lugar donde molestara lo menos posible. Aunque aun así no puedo evitar sentir que estoy fuera de lugar en esta situación. >Apretando los puños miro de vuelta a Nozomi. Estando más calmada estoy mejor preparada para hablar de los temas más comunes para hacer amigos, tal y como tenia planeado. Después de todo apenas había iniciado el día... probablemente solo estaba exagerando las cosas. >Acercándome un poco a Nozomi empiezo a susurrarle. —"Y dime... ¿t-tienes cuenta en Tik-Tok?" >Otra vez, creo que eso tampoco fue mi mejor momento.
(1.28 MB 1032x1457 N.(Pokémon).full.3294749.png)

>>69413 >>69511 El sentimiento de incomodad solo seguía creciendo con el tiempo pero no llevo a ninguna reaccion violenta de parte del peliverde, solo lo hacia sentir extraño Al recibir el permiso de Nozomi para pasar a la sala y escuchar las disculpas de Koning, el joven tomo asiento antes de mirar directamente a los ojos al Raymond Podemos ahorrar todo ese asunto de las disculpas e explicaciones por ahora Esto ya es raro para mi y supongo que sera peor para los demas...asi que podemos agitlizar todo lo que sea que necesites de mi persona y Akane e ¿ir directamente al grano, Konig?
>>69511 Caminas todo el trayecto pensando en muchas cosas, pero ninguna verificable; te mantienes en silencio hasta que llegan al final del corredor. Observas a tu compañero entrar; Mientras esperas, preguntas a Nozomi sobre sus gustos; si tiene cuenta en alguna página o app: —TikTok…No, lo siento—Nozomi menciona con confusión ante tal pregunta. — Mira, tengo cuenta en BilliBilli, ¿eso cuenta? — Responde. Su voz se oye mas confundida aun, como si no supiera el porqué de tu pregunta. Nozomi sacude la cabeza y te da una palmada en la espalda: —Vamos, entra. No tardaremos nada— >>69532 Raymond se sobresalta ante tus palabras; parece que se encuentra ofendido por tan Brusca forma de tratarlo: —‘’Mein Gott’’— Susurra Raymond— ¿Qué carajos te hice yo para recibir tal infamia? Si es por lo de la mañana, ok, debí ser mas comunicativo. Pero ok, ya que me lo estas pidiendo, voy a decirte porque estas aquí: — Konig se detiene, observándote. Deja de prestarte atención para respirar un poco, preparándose para hablar contigo. —Primero: Eres un estudiante nuevo, por ende, la dirección nos obliga a asistirte en cualquier forma para que tu integración al medio sea lo más cómodo posible; no solo tu, también tu compañera detrás de ti está en la lista de prioridades de nuestro cuerpo. Segundo, y no menos importante; Como mi compañero de cuarto, siento que debo conocerte, tu sabes, vamos a ser muy cercanos de aquí en adelante, así que, pues, puedes contar conmigo para todo. Lo que sea— El chico soltó un suspiro pesado, concluyendo su misiva. —Bien, si deseas hacerme compañía, puedes quedarte, de hecho que estoy comiendo ligero, así que puedes tomas las galletas que quieras del escritorio. Pero no te voy a obligar a nada, así que has lo que deseas. — Konig voltea a ver a tu compañera, llamando su atención de nuevo. —Por cierto, —Sonríe Raymond— ¿Quién es la chica de la bufanda que te acompaña? ¿Cuál es tu nombre, pequeña?
>>70072 El muchacho se quedo algo perplejo ante la misiva dada por Raymond ¿Eso..es todo? Ahg...y yo pensaba que este llamado era mas importante A la próxima ocasión por favor considera transmitir esta clase de comunicados en un periódico escolar o en un afiche No es por juzgar por juzgarte o por ofender tus capacidades pero comprende que cualquier adolescente se preocuparía y se pondría nervioso si es llamado de forma personal por un figura de autoridad En todo caso podemos conocernos mejor fuera del horario de clases Por ahora solo soy un estudiante y tu el presidente del consejo estudiantil Comprendo tus buenas intenciones y valoro tu dedicación a tu labor pero no vuelvas a hacer esto El que me hayas llamado a mi y a la Sr. Akane va uno que otro rumor de que hicimos algo que te molesto o que atenta con la normas de la institución No soy una persona que le de importancia a los rumores pero no puedo negar que influyen en el comportamiento de las masas El peliverde miro intensamente las galletas como si estuviera hipnotizado e incluso acerco su mano derecha al envase para tomar una de ellas pero su mano izquierda bruscamente detuvo a su congénere Sigh...agradezco la oferta pero tendré que rechazarla, quiero ser puntual con mis clases Y antes de irme...quisiera preguntarte ¿Si algún club de deporte ya ha abierto sus inscripciones?


Forms
Delete
Report
Quick Reply